DOMINGO DECIMONOVENO DEL TIEMPO ORDINARIO

DECIMONOVENO DOMINGO ORDINARIO

 

1ªLct.:Sabiduría 18,6-9:Castigaste a los enemigos y no honraste llamándonos a ti

Sal.32,1.12.18-19.20 y 22:Dichoso el pueblo a quien Dios escogió.

2ªLct.:Hb.11,1-2-8-19: Esperaba la ciudad cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios.

Evagelio: Lucas 12,32-48:Estad preparados.

 

AFIÁNZANOS EN LA LUZ DE LA VERDAD

 

El libro de la sabiduría nos refiere la suerte de los fieles judíos en época de persecución mientras esperaban la salvación “ofrecían sacrificios a escondidas y se imponían esta ley sagrada: ser solidarios en los peligros y en los bienes”. Al fondo adivinamos a los israelitas del tiempo del Ex.11,4-7 a quienes el Faraón les impide la salida de Egipto o a la revelación que Dios  hace a Abraham en un sopor anunciándole la esclavitud y liberación de sus descendientes(Gn.15,13-14)O a la invitación que Dios hace a Jacob para que baje a Egipto donde hará de él una gran nación y la sacará de la esclavitud

Es la celebración de la Pascua, sacrificio secreto porque se realizaba en las casas en que se cantaba el Hall el:Sal113-118.:”Cuando Israel salió de Egipto…

¡Qué hermosura vivir la fe en comunidad¡¡Qué gran riqueza compartir la fe con un amigo creyente¡ Recientemente escuché el testimonio de una cristiana tutti que cuando la guerra de Uganda se había refugiado con otros tusis en un pequeñísimo cuarto de la casa de un pastor luterano hutu.Un grupo de hutus sospechaba de aquel refugio y merodeaba la casa y aquellos tusti encerrados apenas podían mover los labios.Se limitaron durante algunos días a musitar el rosario. Eso les dío fuerza hasta que pudieron escapar pues eran un peligro para aquella excelente familia. La fe une en la diversidad y sostiene en la dificultad.

Hoy en día en muchas diócesis se viven experiencias sinodales. Los cristianos se reúnen, reflexionan sobre asuntos importantes de la  vida cristiana y oran para encontrar juntos respuestas a preocupaciones comunes.

Por ellos con el pueblo perseguido del libro de la Sabiduría “empiezan a entonar los himnos tradicionales” que  salmista explicita: “Dichoso el pueblo a quien Dios escogió””Aclamad justos al Señor que merece la alabanza de los buenos”.

Esta palabra de Dios proclamada se actualiza para nosotros:¿Cómo vivimos la fe?¿Qué significa para mi ser creyente? Pues la carta a los Hebreos nos dice que “la fe es seguridad de lo que se espera y prueba de lo que no se ve”.Abraham en fe obedeció y salió hacia la tierra ofrecida, Sara creyó ser madre en su esterilidad ,los judíos en la tierra prometida, Abraham pensó que Dios tiene poder para resucitar muertos. La fe es confianza en el Dios de la vida, en Jesucristo. La fe es como una nueva visión de la realidad y de la vida sustentada en la luz que recibimos de Dios. El Papa Benedicto XVI en Spes Salvi nos dice bellamente:” La fe no es solamente un tender de la persona hacia lo que ha de venir y que está totalmente ausente :la fe nos da algo. Nos da ya ahora algo      de la realidad esperada y esta realidad presente constituye para nosotros una prueba de lo que aún no se ve. Ésta atrae al futuro dentro del presente de modo que el futuro ya no es el puro todavía-no.El hecho de que este futuro exista cambia el presente; el presente está marcado por la realidad futura ya sí las realidades futuras repercuten en las presentes y las presentes en las futuras

El domingo pasado Jesús nos mostró con un parábola la cortedad de visión en que puede hallarse el hombre que movido por lo visible y sensible de la realidad no mira más allá de ella y con una frialdad calculadora ,acumula bienes y riquezas con el fin de disfrutar pero no cayó en la cuenta de la provisionalidad de la vida y una noche fue llamado a rendir cuentas. Hoy también Jesús vuelve a ayudarnos a interpretar e iluminar la realidad  de la vida que se le ha ofrecido al hombre como una tarea a realizar responsablemente. Conviene reconocer que el hombre es administrador delegado de la vida y no dueño autónomo y  absoluto. La vida no es un coto cerrado sobre sí misma. La realidad tan rica y compleja, está perforada y abierta por el sentido trascendente que le puede llevar a plenitud y veces en nuestra cultura contemporánea, nos hallamos con interpretaciones de un racionalismo tan extremo capaz de sofocar al alma humana ávida de sentido, belleza, bondad y  verdad

La seriedad de la vida, la actitud de vigilancia y sensatez no está reñida con la alegría de la vida y el disfrute de los bienes compartidos. La vida que  nos haN regalado requiere una actitud de responsabilidad pues en cualquier momento puede pedirnos cuentas el Señor.

Hay situaciones dolorosas de la vida que a algunos les lleva a la angustia, el resentimiento, la depresión y a la negación de la trascendencia ,de Dios. Hay personas que después de haber sufrido un cáncer comunican la purificación de su combate y la sensación de paz y sentido. Descubren la sencillez y riqueza de la vida, la familia, la amistad, Dios. Han aprendido a relativizar tantas cosas y a valorar lo verdaderamente importante: el amor, la entrega, Dios. Son vigilantes de sano optimismo que reconocen que han recibido la vida como un regalo y que Dios es su dueño.

Señor, te podemos llamar Padre, aumenta en nuestros corazones el espíritu filial para que merezcamos alcanzar la herencia prometida. Afiánzanos en la luz de tu verdad .La comunión en tus sacramentos nos salve,Señor y nos afiance en la luz de tu verdad.   

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *