SOLEMNIDAD DE S.IGNACIO

SOLEMNIDAD DE SAN IGNACIO DE LOYOLA

 

1ª Lct. Is.52,7-10: El espíritu de Dios está sobre mi

Sal.33,2-11: Bendigo al Señor en todo momento

2ªLct.:1ªCo.10,31-11,1: A.M.G.D

Lc.14,25-334: Dejad todo por Jesús

A los jesuitas o la Compañía de Jesús, los asociamos a una  importante congregación religiosa de la Iglesia católica. Notable e influyente y también numerosa pues son alrededor de 20000 miembros extendidos por todo el mundo: colegios, universidades, publicaciones, misiones. Apreciada y también perseguida en su historia y afectada también, como las demás congregaciones, por la crisis humana y cultural. Ha sido y  es un muy apreciable en la historia de la iglesia católica.

Hoy sobre quien nos centramos es sobre Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús a finales del s.XVI .Nacido en Loyola(Guipuzcoa)que herido en la defensa del castillo de Pamplona, durante su convalecencia mientras empleaba el tiempo leyendo cualquier historia, novelas, topó con el libro de la Vida de Cristo e historias de santos que le impulsaron a un cambio de vida. San francisco de asís y Sto.Domingo de Guzmán le encantaron

Aranzazu, Monserrat, Cueva de Manresa, Tierra Santa, Roma, fueron hitos señalados  de su peregrinaje exterior e interior pues le perseguía el Nombre de Jesús a quien iba a dedicar toda su vida fundando la Compañía de Jesús en Roma.

Había interiorizado que “El Espíritu del señor está sobre mi…me ha enviado a dar una buena noticia…Por Jesús había dejado su tierra, su profesión pues no encontraba otro motivo en la tierra que anunciar a Jesucristo.

Sabemos que su itinerario y peregrinación a veces fueron duros y difíciles hasta descubrir la voluntad de Dios. Experimentó la tentación y hasta la desesperación. El Señor le acompañó con la fuerza del gozo que experimentaba al celebrar la Eucaristía. ”Cantaré eternamente las misericordia del Señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades “

El conocimiento, y la experiencia de Jesucristo y su enamoramiento le impulsaron a la fundación de la Compañía pues “la mies es mucha y los obreros pocos” ,”Poneos en camino”

Y así en Roma decide ponerse a las órdenes del papa con el “cuarto voto de obediencia al Papa para hacerse presente en cuantos centros fuesen necesarios para anunciar la fe: universidades, colegios, iglesias, misiones. Una Compañía de hermanos anunciando a Jesucristo .En París tuvo un encuentro con Francisco Javier y de ahí el envió a anunciar a Jesús al Oriente: China, Japón, India.

Para la vida espiritual dejó una connotación de discernimiento espiritual: hay pensamientos y afectos que de inmediato causan alegría y placer y luego tristeza. Hay pensamientos difíciles que luego dejan alegría y paz.

Alabamos al Señor y le damos gracias, nos felicitamos por tan gran Santo, Ignacio de Loyola

Y a cuantos estamos en retaguardia ocupados en las tareas del siglos un lema ”AMGD”, todo para la gloria de Dios. ”Cualquier cosa que hagáis hacedlo para la gloria de Dios

Que bajo su protección y ejemplo merezcamos compartir con él la gloria del cielo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *