DOMINGO DE RAMOS

                                                          DOMINGO DE RAMOS

Evangelio: Lc.19,28-40:Bendito el que viene en el nombre del Señor

Hemos escuchado este delicioso relato de la entrada de Jesús en Jerusalén…Junto al monte de los olivos, ordena a sus discípulos que le traigan un borrico “porque el Señor lo necesita”. Quiere  realizar un  gesto simbólico, cargado de una profunda realidad:” El Mesías, el ungido de Dios, desde la humildad y la fiesta, se muestra como uno rey pacífico a quien la multitud reconoce los milagros y curaciones que ha hecho en su favor y por eso grita aclamándolo:¡Bendito el que viene como rey en el nombre del Señor…paz en el cielo¡

Los fariseos, ofuscados por el signo del maestro intervienen  y protestan. Jesús, elocuente y sabio como siempre, responde :”Si callan gritarán hasta las piedras”. Si los hombres callasen ante la grandeza de Dios, ante la injusticia perpetrada contra un inocente, condenado injustamente, hasta el mundo inanimado gritaría que el Inocente tiene  toda la razón.

Nosotros vamos  a realizar el mismo gesto creyente y festivo  porque Jesús que se manifestó como rey pacífico, también se manifiesta hoy y continuará manifestándose en la debilidad, sencillez y hondura de la carne ya glorificada.”El es el mismo hoy ayer y siempre”(Hb.13,8)

   VERDADERAMENTE ESTE ERA EL HIJO DE DIOS

1ªLct.Is.50,4-7:No oculté el rostro a insultos y sé que no quedaré avergonzado 

Salmo.21: Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?

Flp.2,6-11:Se rebajó a sí mismo y Dios lo levantó y le dio un Nombre

Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según S. Lucas:  Lc.22,14-23,56.

El siervo duramente castigado y golpeado se expresa con un lenguaje de iniciado y sublimado: ”cada mañana me espabila el oído para que escuche como los iniciados”, como los experimentados que trascienden la realidad y la comprenden más y mejor.” El Señor me ha abierto el oído” para que escuchando su espíritu, su sabio susurro,  interprete, descifre este actuar inhumano sobre un inocente. Por eso  ”no me he rebelado, ni me he echado para atrás”. “El Señor me ayudaba y por eso sufría con paciencia y calma ”sin quedar confundido”

Si el lamento de Jeremías perseguido(Jr.20,10-13,que escuchábamos el viernes de la 5ª semana), se desahogaba así :”que yo vea la venganza de ellos que tomas de ellos porque a ti encomendé mi causa”; ahora el Siervo doliente confiando en el Señor que le ayuda,  contará su fama a todos sus hermanos…y como el salmista:” Alabará al Señor  e invitará a glorificarlo. Esta superación y amplitud de miras  llega al colmo en las palabras jamás pronunciadas en la humanidad sino es por Jesús en la cruz:” Padre, perdónalos porque nos aben lo que hacen”.

Hemos escuchado el relato de S. Lucas. En varios cuadros: Cena de despedida e institución de la Eucaristía y servicio  fraterno y profecía sobre Pedro; Oración en Getsemaní y prendimiento; Juicio ante Sanedrín, Pilato y Herodes, con la suma confesión:¿Eres el Hijo de Dios vivo?-Vosotros lo decís:  yo lo soy; Flagelación , vía dolorosa y crucifixión .Y entre otras, dos  palabras :”Perdónales porque no saben lo que hacen” y la palabra del centurión: “Verdaderamente este hombre era un justo.” 

Al ver la película Jesucristo Superstar (1971),me han llamado la atención dos escenas. Después de la horrible flagelación(40 golpes) y contemplar el rostro de Jesús doliente y extenuado, la cámara comienza a dar una vuelta sobre la imagen de Jesús que parece ahora fulgurante, transfigurado, excelso sobre todo, resucitado. De la cruz a la luz, del dolor a la paz, de la crucifixión y muerte  a la resurrección. Al terminar la representación los actores ahora de calle vuelven pensativos, apesadumbrados por lo que han representado y en un autobús destartalado regresan a la vida.Ellos seguramente han quedado impresionados

Dos palabras vuelven a nuestra mente y meditación:” Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen… y  la del centurión, un pagano, un extranjero: “Verdaderamente este hombre era justo”

Jesús que llama amigos a los que guardan su palabra en este domingo de Ramos nos pide guardar estas dos palabras ,que nos dan vida :”murió por nosotros perdonándonos “era verdaderamente justo” como confesaba el centurión, y nosotros ampliando más la confesión de fe: porque era el Hijo de Dios. Y a Él a Jesús anonadado y obediente, le dio “el Nombre sobre todo Nombre” .Es “el Señor para gloria de Dios Padre”

En la oración colecta de la misa pedimos a Dios que nos conceda que las enseñanzas de su pasión nos sirvan de testimonio y que un día participemos en su gloriosa resurrección. Pues el Señor quiso que su Hijo nuestro Salvador, se hiciese hombre y muriese en la cruz para mostrar al género humano el ejemplo de una vida sumisa a su voluntad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *