DOMINGO OCTAVO ORDINARIO

OCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.:Eclesiástico 27,5-8:No alabes a nadie antes de que razone.

Sal.91,2-3.13-14.15-16:Es bueno dar gracias al Señor

2ªLct.:1ªCo.15,54-58:Nos da la victoria por Ntro. Señor Jesucristo

Evang.:Lc.6,39-45:Lo que rebosa el corazón habla la boca.

 

La Palabra de Dios que ahora se ha proclamado ,sobre todo la primera lectura del libro del Eclesiástico y el fragmento del evangelio de S.Lucas, llevan el sello de una serie de sentencias

Impregnadas de sabiduría y buen juicio para el hombre creyente y también para común y sensato. Hemos recibido la gran noticia sustanciosa y vital que orienta nuestro vivir y morir:” Tanto ha amado Dios al mundo que le ha entregado a su propio Hijo par que todo el que crea en Él tenga vida eterna” ”Y esta es la vida eterna: creer en el Padre y en su Hijo Jesucristo”. Queda pues de manifiesto la gratuidad y la libre iniciativa del amor de Dios, precisa de una interlocución o respuesta libre y responsable por parte del hombre. Por eso este diálogo de Dios y del hombre tiene el tono también de un juicio en el desarrollo y en el desenlace final de su historia. El fragmento del libro del Eclesiástico que hemos escuchado alude a esto: “Se agita la criba y queda el deshecho, así el desperdicio del hombre cuando es examinado. He aquí la resonancia de una agricultura sencilla y primitiva que nos habla de la recogida final del grano después de todas las tareas que lleva la siembra y recolección de la semilla que ha dado o no fruto. Jesús nos ofrecerá la parábola de la semilla y de la cizaña. Otra imagen de este juicio sobre el hombre nos lo sugiere una vasija bien o mal elaborada, puesta a prueba por el fuego del horno. Late pues el sentido moral (bueno o malo) del comportamiento humano. Pero además en este examen o juicio sobre la vida moral del hombre , el espíritu de la Palabra de Dios en el Eclesiástico, dirige una mirada penetrante e incisiva a las intenciones del corazón profundo: sus palabras, su mentalidad, su razonar, su pensar e interpretar la vida, porque también ponen de manifiesto los frutos de su obrar: buenos o malos.

En nuestros días, en nuestra cultura actual, en las distintas manifestaciones culturales se detecta un agudo relativismo: la verdad de las cosas la deciden la persona o un grupo de personas. En estos días se ha presentado por un grupo de intelectuales franceses y españoles el movimiento cultura Uno de nosotros (One of Us) que quiere ofrecer una colaboración de orientación y de situación en la vida y de sentido con amor y búsqueda de la verdad y señalan estos pilares: Pensamiento griego y romano, pensamiento judío y cristiano, la ciencia moderna y la libertad .

La conversa rusa Tatiana Goricheva después de una vida tan desorientada y convulsa, descubrió a Jesucristo y luego con otros universitarios rusos establecieron academias de teología en locales sencillos, en sótanos y otros…Se sintieron atraídos y concernidos por el pensamiento occidental a veces ateo. Y esto les ponía en el límite: o el todo o la nada , o el sentido o la aniquilación. Ella confiesa que la lectura de las obras de Sartre, el existencialista ateo la llevó a la fe porque su reflexión que le abocaba o a la nada o a la fe, al sentido. Exilada en Occidente , aprecia superficialidad y atonía espiritual incluso en las filas de bastantes cristianos.  

Este es hoy nuestro compromiso como cristianos en la línea de la formación permanente de nuestra inteligencia y de nuestro corazón frente a un relativismo o negación de la verdad y de la dignidad de la persona humana querida por Dios. Esta es una faceta de la nueva evangelización. Es lo que nos sugiere Jesús en el evangelio:” un ciego no puede guiar a otro ciego ,un discípulo no puede ser más que su maestro sin un aprendizaje”. Y nos dice Jesús: Yo soy el camino, la verdad y la vida” y así lo constatamos cuando interpretamos y explicamos y damos razón de la esperanza de nuestra vida dejándonos afectar por la luz del evangelio y del desarrollo de la misma en la doctrina y magisterio de la Iglesia. ”Conocer al Padre y conocer a Jesús” no sólo nocionalmente sino también vitalmente.

La buena noticia del evangelio que recibimos con agradecimiento porque es la verdad ,ajena a la mentira, tiene también el tono de la Belleza, de la hermosura y del gozo y complacencia de este mundo que excluye la manipulación objetivadora y cosística de disfrute egoísta y excluye y menosprecia la dignidad de las personas más débiles e indefensas. Por eso la recepción de la belleza del mundo creado incluye el respeto y la dignidad dela persona humana desde que es engendrada hasta que muere. De ahí que la recepción de la buena noticia de Jesús por parte del hombre se expresa en los frutos del amor y la caridad .Por sus frutos los conoceréis, cada árbol se conoce por sus frutos. ”Tuve hambre… No solamente lo prohibido sino lo positivo:”dar frutos de caridad” .”No podemos decir que amamos a Dios a quien no vemos si no amamos al prójimo a quien vemos. Dice Jesús: ”el que es bueno de la bondad que atesora en su corazón saca el bien” porque de la abundancia del corazón habla la boca”. Verdad, belleza y bondad como la impronta del evangelio en el corazón del hombre creyente. Esto no está exento del combate frente al mal que hemos de librar mientras caminamos por la vida de ahí la noticia poderosa de Jesucristo resucitado. Damos gracias por la victoria de Ntro. Señor Jesucristo. Firmeza y constancia porque el Señor no nos dejará sin recompensa.         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *