PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO.

1ª Lct: Jeremías 33,14-16: Suscitaré a David un vástago legítimo.
Sal 24,4ab-5ab.8-9.10 y 14:A ti, Señor, levanto mi alma.
2ª Lct.:1ªTs.3,12-4.2:Que el Señor os fortaleza interiormente.
Evangelio: Lc.21,25-28.34-36:Se acerca vuestra liberación.

                      EN TI,SEÑOR,PONGO MI ESPERANZA
La palabra de Dios que ha sido proclamada ilumina el sentido del tiempo litúrgico de Adviento que alude a la 1ª y 2ª venida del Señor(parusía) y a la esperanza que alienta y enardece.
El profeta Jeremías desde su atalaya de hombre de Dios que con dolor ha contemplado los desaciertos y torpezas de los dirigentes del pueblo de Israel con dos exilios(Nínive y Babilonia)y que ha tenido que denunciar las situaciones de infidelidad del pueblo, siendo motivo de sufrimiento, rechazo, persecución y finalmente martirio; ahora emite un comunicado esperanzador: ”suscitaré a David un vástago legítimo que hará justicia y derecho…Vivirán tranquilos y la llamarán ”Señor, nuestra justicia”.
Nos imaginamos el sentimiento de postración, abandono y desesperación de un pueblo siempre hostigado y perseguido. Y ahora, un profeta, un hombre de Dios ,promete un futuro esperanzador: un Mesías, un nuevo David que restablecerá, el orden, la justicia, el derecho. ¡No es poca la esperanza en un Mesías que restablezca la justicia¡.
Después de una mañana ajetreada para el juez que ha de tratar el último caso, pide a los abogados de éste sean breves en sus exposiciones. Uno de ellos, cruzando los brazos exclama:¡Vale¡ Solo pido que a mi cliente le hagan justicia. ¡Ese era su anhelo y digamos no pequeño¡
Nosotros también necesitamos explicar e interpretar los acontecimientos difíciles de la vida de cada día. A veces pensamos que la ciencia y loa técnica, la razón instrumental y la estrategia pueden arreglar las situaciones y nos construimos un caparazón de autonomía capaz de devorarnos. Pero hay situaciones complejas y difíciles que nos afectan y son como hendiduras, perforaciones en nuestra alma por donde puede llegar la luz de la esperanza.
Hay un canto que:” Nos es con las armas, ni la violencia como el mundo cambiará…solo el amor lo salvará…y con tu Santo Espíritu”
Así es como la esperanza bulle en el corazón de la gente, salpicada y rodeada de situaciones injustas, dolorosas ,de soledad .La esperanza perfora el caparazón autosuficente y autónomo para dejar pasar la luz de otra forma de vivir.La esperanza es como uno talismán,un tesoro,es como “la memoria del futuro”(todo de Diosy en Dios amor),es como una” melodía en el fondo de nuestra memoria”,”una convicción íntima de quee todo resultgará bien”.
Y ante esta palabra y promesa ,un cántico de esperanza: ”Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas, haz que camine con lealtad porque Tú eres mi Dios y mi Salvador”.
S.Pablo en el fragmento de la primera carta a los tesalonicenses que hemos escuchado centra nuestra atención en la venida de Jesús que ya ha acontecido y que acontecerá cuando al final venga con todos los santos.Ha predicacdo la gracia de Dios y ha inaugurado una comunidad cristiana con un nuevo estilo de vivir”el amor mutuo y a todos hasta rebosar.Y así se vive la esperanza con humildad,amor,respeto,confianza y paciencia.
En la residencia de ancianos que visito dirigida por la Hermanas Misioneras Capuchinas del Trabajo cuando llega el momento de ir al comedor, es aleccionador ver como se acercan despacio,algunos llevan a otros en la silla de ruedas,todos van lentos y respetuosos.Dándose tiempo,sin atropellar,ni alterar,dejando que cada uno siga su ritmo .Esto es vivir de esperanza.
En el fragmento del evangelio, Jesús alerta sobre la venida del Hijo del Hombre,alguien tan importante y significativo,tan excelso que ha de tener un escenario especialísimo de aparición (simbólico y real).Lo importante es que ÉL VIENE.Se entrecruzan lo simbólico y lo concreto,lo solemne y lo espectacular como la conflagración y convulsión cósmica(Sol,luna y estrellas,…sufrimientos,injusticias,enfermedades)que desperezan y despiertan al hombre de su autonomía soberbia y su torpeza para abrirse a lo que es más grande que lo que se piensa sobre la realidad: “no es nada más que esto”.
Porque esta es la esperanza realizada:Aquí está el Señor.Pero esta virtud que es gracia,don,regalo,merece nuestra colaboración…nuestra vigilancia,nuestra sobriedad(vicio,dinero,bebida que embotan).
¿Qué me sugiere vivir con esperanza?¿En qué ocasiones difíciles de tu vida ha brotado o se ha hecho presente la esperanza como viritud o fuerza del corazón que te ha llenado de paz?
Dentro de unos momentos cuando termine la Eucaristía y vuelvas al fragor de la existencia piensa para tus adentros :llevo en mi corazón guardado el fuego y calor de la esperanza…la convicción íntima de que pase lo que pase”cualesquiera sean los vericuetos por donde discurra la historia,ésta está en manos del Señor.Un gran filósofo frances,Gabriel Marcel se expresa diciendo que “espero que el final será de la paz y la alegría”.
Por la esperanza gustamos ya algo de lo que nos dará al final el Señor(Spes salvi).La razón de la esperanza es la resurrección de Cristo.
Aviva el deseo de salir al encuentro de Crsito,acompañados de buenas obras.Que la Eucaristía sea prenda,arra,anticipo de la salvación.Tú nos enseñas ya en nuestra vida mortal a descubrir el valor de los bienes eternos y a poner en ellos nuestro corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *