SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

1ªLct.:Apoc.7,2-4.9-14Unas muchedumbre inmensa que nadie podría contar
Sal.23,1-2,3-4ab.5-6:Estos son los que buscan a al Señor
2ªLct.:Jn.3,1-3:Veremos a Dios tal cual es.
Evangelio: Mt.5,1-12ª: Estad alegres y contentos porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

Hoy la Palabra de Dios proclamada dirige a nuestra atención hacia ese espectáculo maravilloso del ámbito celestial en que una multitud inmensa de bienaventurados no se cansa de alabar y bendecir al Dios de Santidad:”la salvación es de nuestro Dios y del Cordero…la bendición, la gloria, la sabiduría y la acción de gracias y el honor y el poder son de nuestro Dios por los siglos. Amén”
Al celebrar el 50 aniversario de la Renovación carismática en la Iglesia católica, alrededor de 80.000 personas de 128 países se reunieron en el Circo Máximo de Roma para alabar, bendecir y escuchar y celebrar a Jesús el Señor en la misericordia del Padre y la fuerza del Espíritu Santo. Un prestigioso coro y orquesta de jóvenes y toda la asamblea cantaban :“Alabaré, alabaré a mi Señor…como expresión de un canto universal para distintas lenguas y razas unidas por el Espíritu Santo. Anticipo de la ciudad celeste, la Jerusalén del cielo que acompaña a la iglesia peregrina de la tierra.
¿Quiénes son estos bienaventurados que reconocen al Señor y la alaban y adoran? “Los hombres de manos inocentes y puro corazón”,” los que vienen de la gran tribulación y han blanqueado sus mansos en la sangre del cordero”.Tantos hombres y mujeres ,jóvenes, niños y ancianos, obreros y empresarios ,padres y madres, artistas y gentes sencilla y tantos profesionales y trabajadores que han vivido con actitud creyente en Jesús, cordero degollado.
Hoy se nos invita a recordar a tantos conocidos y desconocidos que por su fidelidad ,honradez, justicia, amor a Jesús, disfrutan de la visión de Dios. Y lo alaban eternamente pues como dice S.Agustín: ”Eres Tú mismo quien le estimula a que halle satisfacción alabándote porque nos has hecho ,Señor para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”(Conf.1,1,).
Los recordamos no porque necesiten nuestros honores .Dice S. Bernardo:” por lo que a mi respecta confieso que al pensar en ellos se enciende en mi un fuerte deseo: gozar de su compañía ,llegar a ser conciudadanos y compañeros de los espíritus bienaventurados: patriarcas, profetas, mártires. Luego resucitar con Cristo que se manifieste su gloria en nosotros”(Liturgia de las horas,vol.IV,p.1336)
Ellos interceden por nosotros. Y nosotros suplicamos al Señor que nos dé ”espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo .Ilumine los ojos de nuestro corazón para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos”(Ef.1,17-18)
Pues hemos recibido la Palabra de S.Juan: ”Ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que cuando se manifieste seremos semejantes a Él porque lo veremos tal cual es(1ªJn.3,1-3).
Si ya en esperanza sentimos el gozo de Dios que será cuando lo poseamos, advierte S.Agustín.
La celebración de la Solemnidad de todos los Santos nos sitúa ante la palabra de Dios que nos dice: ”Sed santos como Dios es Santo “(1ª Pe 1,15-16).La Santidad de Dios hace referencia a su ser transcendente, separado, distinguido de… más allá de la creación y hace referencia a la pureza o perfección. Y Dios todo lo que toca lo hace Santo. La santidad en los hombres no es una prerrogativa para unos pocos elegidos. El Concilio Vaticano II en el capítulo 5 de la Lumen Gentium lo dedica a la universal vocación a la santidad en la Iglesia que se obtiene mediante la caridad, vínculo de la santidad y plenitud de la ley. Sacerdotes, obispos, religiosos y seglares todos llamados a ser santos.

Señor, que realizando nuestra santidad por la participación en la plenitud de tu amor, pasemos de esta mesa de la Iglesia peregrina al banquete del reino de los cielos” Haz que sintamos interceder por nuestra salvación a todos aquellos que gozan de la gloria de la inmortalidad.”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *