DECIMOCUARTO DOMINGO

DOMINGO XIV DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct.:Ez.2,2-5:Sabrán que hay un profeta en medio de ellos
Sal.122,1-2ª.2bcd.3-4:Misericordia, Señor, misericordia
2ªLct.2ªCo.12,7-10:Presumo de mis debilidades, porque así residirá en mi la fuerza de Cristo.
Evang.Mc.6,1-6:No desprecian a un profeta más que en su tierra

Un profeta es aquel que en nombre de Dios anuncia, consuela, exhorta, anima o denuncia por la palabra ,por gestos o símbolos.
En la primera lectura vemos que este es el sentimiento de Ezequiel. Movido por el Espíritu denuncia la infidelidad de su pueblo aunque no le hagan caso. “Pero que se sepa que es un profeta.”.Que se ponga de manifiesto que al menos alguien es testigo de la verdad y da la vida por la justicia y la verdad pues “la verdad nos hace libres”como dice Jesús. 
En el evangelio la impresión de la gente ante lo que Jesús hace y dice es de  incredulidad:”¿Pero quién es éste? ¿No es uno de los nuestros?¿Por quién se tiene? “En su propio pueblo Jesús, la Palabra de Dios es rechazada. No pudo hacer milagros por su falta de fe.”Solo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos”.”Encadenaron su palabra” pues ”vino a los suyos y no le recibieron”.Jesús instará a la fe pues ”si tuvierais fe como un grano de mostaza… o se lamentará de la torpeza de sus discípulos:”hombres de poca fe”……La persona camina entre la fe y la incredulidad que en cierto modo es otro tipo de fe. Por eso ante las situaciones difíciles y adversas, la persona con fe o creyente es como una luz en el camino de los hombres, un profeta de Dios necesario.
Sin embargo Jesús es considerado por el pueblo como un gran profeta con autoridad y realizó gran cantidad de signos y milagros como expresión de su palabra:” el Reino de Dios está en medio de vosotros, creed en el evangelio.¡Qué grande es tu fe¡¡Tu fe te ha curado ¡Que se realice según tu fe¡”.Al don y gracia del evangelio es preciso responder con fe y confianza activa y así es efectiva fructuosa: ve, que se cumpla según crees.
Hoy también se actualiza la Palabra. Nos reunimos en su nombre en torno a la palabra de Dios que se proclama, a la fracción del pan, la caridad y a los pastores.
Dejamos que hable el Señor, y realice su salvación: Nos ama, consuela, alegra y denuncia para que nos convirtamos.”Si el grano de trigo no cae en tierra y muere no puede dar fruto, si muere da fruto abundante”. Se trata de crecer y madurar en la fe.
Celebremos la palabra de Dios, dejemos que resuene en el mundo y aunque débiles los cristianos “nos sentimos un pueblo de profetas , reyes y sacerdotes que proclaman las hazañas de Dios”.Sentimos consoladoras las palabras de S.Pablo: “Te basta mi gracia: la fuerza se realiza en la debilidad” .Presumo de mis debilidades porque así residirá en mi la fuerza de Cristo.
Nos convertimos en signos de contradicción.”Pero cuando soy débil, entonces soy fuerte” Un gran polemista novelista, periodista inglés K.G.Chesterton convertido al catolicismo decía: “cuando uno se convierte a la Iglesia católica al entrar ,ella no te pide quitar la cabeza(pensar y no ser borrego) sino por respeto quitarse el sombrero (prejuicios, egoísmos ) y además a los cristianos les cabe la misión de ir contra corriente para defender al mundo de caer en la moda, en la modorra borreguil. Nos orienta y despierta a lo humano.
Cuenta el papa cómo su padre, un gendarme alemán ,alentaba contra el nazismo que llegó a adueñarse del corazón alemán
Que el Señor nos de la palabra de la verdad y de la vida y seamos al de la tierra y luz del mundo.
Señor, concede a tus fieles la verdadera alegría, que alcancen la vida eterna y perseveremos siempre cantando tu alabanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *