UNDÉCIMO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO UNDÉCIMO DEL TIEMPO ORDINARIO.
1ªLct: Ez.¨17,22-24:Ensalza los árboles humildes
Sal.91,2-3.13-14.15-16:Es bueno dar gracias al Señor
2ªLct:2ªCo.5,6-10:En destierro o en patria nos esforzamos en agradar al Señor
Evang.:Mc.4,26-34:Es la semilla pequeña que se hace más alta que laas demás hortalizas.

Por el profeta Ezequiel, el Señor promete realizar una acción sencilla y a la vez espléndida en contraste con otras acciones espectaculares de su poder pues , Él,es ”Señor Dios de los ejércitos”, ”creador de todo cuanto existe por medio de su Palabra”. Este ejercicio sencillo y simbólico consiste en “arrancar una rama tierna del alto cedro y plantarla en la cima de un monte elevado y se haga un cedro noble” ofreciéndonos un mensaje vivo y cabal: ”Yo el Señor humillo a los árboles altos y ensalzo a los árboles humildes”.Aquí resuena la voz de María en el Magníficat : “derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes”, ”porque ha mirado la humildad de su esclava” y “ha hecho obras grandes por mi”.Así es el modo de actuar de nuestro Dios, paciente, rico en misericordia que no avasalla y oprime.Hace pocos días leíamos un fragmento del libro de los Reyes donde el profeta Elías desafiaba a los cuatrocientos profetas de Baal que clamaban a su dios y no les hacía caso; y Elías invocando el poder de Dios hace  caer  fuego sobre un altar y sus sacrificio inundados de agua, para demostrar su omnipotencia.Sin embargo Jesús, ante la súplica de sus discípulos para que cayera fuego sobre una ciudad samaritana que nos le había acogido bien,les pide calma(Lc.9,54) pues Él no ha venido a condenar sino a salvar.Un economista aleman Schumacher ha escrito un libro “Lo pequeño es hermoso” de mucha repercusión, para convencernos de la necesidad de una economía sostenible pues los bienes naturales (los combustibles,la energía) son limitados.Ha de ser humanizada y controlada la economía.La ciencia y la técnica han de ser orientadas con humanidad.Justicia,armonía,belleza y salud para una economía justa. He leído en un dominical  que en un pueblo en la frontera entre Centroáfrica y el Congo ,una monja católica, enfermera en un hospital, y un imán musulmán trabajan por la reconciliación de cristianos y musulmanes. Pequeñas y al mismo sabrosas noticias en una humanidad que sufre por tanto desamor .Sor María Concetta y Moussa Bawa suscitan esperanza; son pacientes y misericordiosos con la gente que acude a ellos.
Por eso podemos decir con el salmista ”el justo crecerá como una palmera, se alzará como un cedro del Líbano, plantado en la casa del Señor”.”En la vejez seguirá dando fruto y estará lozano y frondoso.”
San Pablo por medio de la fuerza y la violencia quiso cortar de raíz la fe en Jesucristo como una herejía dentro del judaísmo y después de su encuentro con Jesús y de su dedicación a predicarlo se expresa con tanta humildad y sabiduría:”vivimos desterrados lejos del Señor,caminamos sin verlo” pero “es tal nuestra confianza” que deseamos morir para estar junto al Señor”.Merece la pena esforzarse para agradarle y recibirle a Él que es nuestro `premio.Cuando se expresa así Pablo ha atravesado, como apóstol del Señor, muchas visicisitudes con alegrías y sufrimientos.Así es la densidad de vida en Cristo Jesús.
Este es el ceñidor de todo creyente cristiano implicado en la construcción de un mundo más justo.”Deseamos morir para estar con el Señor”
Esto es lo que insinúa Jesús anunciando el Reino de Dios…”como una semilla que germina y va creciendo sin que se sepa cómo” o “como un grano de moztaza la semilla más pequeña que se hace grande”
Frente a nuestros cansancios,nuestras prisas e impaciencias es preciso recordar las palabra de Jesús expuesta a través de parábolas o relatos de la vida que nos sitúan en un plano más elevado e iluminado de significado.Por eso Jesús a sus discípulos les ayuduaba explicándoles su significado.De nuevo como creyentes que hemos recibido el baño de la gracia, necesitamos también el baño de la palabra,hacernos discípulos a los que el Espíritu enseña,ilumina y explica.
Hoy el Señor que nos ha regalado esta palabra viva nos envía a dar palabras de esperanza y consuelo,nos envía a sembrar y hacer crecer el Reino de Dios que es amor,paz,compañía,esperanza.Hoy tu palabra,mi palabra puede ser creadora del Reino de Dios.Cercanos,vecinos,amigos,niños,jóvenes,ancianos pueden recibir nuestra palabra  ungida por el Señor y recibir la  curación de sus vidas.Dice Jesús:”os envío para que désis fruto abundante”.Por los gestos sencillos de cada día vamos haciendo crecer el Reino “sabiendo que no quedará sin premio el vaso de agua dado a un hermano por mi causa”,como dice Jesús
Oh Dios,fuerza en nuestra debilidad,ayúdanos a guardar tus mandamientos y agradarte con nuestras acciones y deseos.”Por estos dones,alimento del cuerpo y sacramento que renueva nuestro espíritu”,concede gozar del auxilio de estos dones”.Que la comunión en los misterios,expresión de nuestra unión contigo realice la unidad de tu Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *