PRIMER DOMINGO DE CUARESMA

Iº DOMINGO DE CUARESMA

1ªLct.:Génesis 9,8-15:Pactó Dios con Noé, liberado de las aguas del diluvio.
Salmo 24,4bc-5ab.6-7bc.8-9:TUS SENDAS SON MIERICORDIA Y LEALTAD , PARA LOS QUE GUARDAN TU ALIANZA.
2ªLct.; 1 ªPedro.3,18-22:Aquello fue un símbolo del bautismo que actualmente os salva
Evangelio: Marcos.1,12-15::Era tentado por Satanás y los ángeles le servían

En la primera lectura del libro del Génesis que hemos escuchado ,se nos refiere un acontecimiento trágico para la humanidad.Ya en sus albores, los pecados de los hombres hicieron que Dios se arrepintiese de su obra creadora y decidiese aniquilarla .El diluvio universal fue un gesto de Dios para poner fin a aquella situación de pecado. Pero en el último momento, controlando su enojo, decidió salvar a Noé y su familia junto con una serie de parejas de animales que soportaron aquella catástrofe dentro de un arca. Y al terminar aquel diluvio Dios estableció un pacto de amistad con Noé significado por el arco iris.
El fragmento del evangelio de Marcos, breve y conciso, nos narra la situación de Jesús que impulsado por el Espíritu durante cuarenta días, permanece en el desierto a semejanza de Moisés, Elías o el pueblo de Israel que durante cuarenta años peregrinó por el desierto. Vívía entre alimañas y “dejándose tentar por Satanás”.Lucas y Mateo nos narran las tres tentaciones a la que el maligno somete a Jesús.
Recordando algunas escenas del Evangelio notamos que Jesús a Pedro le recrimina su intento de apartarlo de “ir a Jerusalén para ser juzgado y condenado por las autoridades y morir y al tercer día resucitar.””Apártate de mi, Satanás, tú piensas como los hombres y no como Dios”.O cuando lavando los pies a los discípulos en la última cena, Pedro se resiste :tú, lavarme a mi los pies..Y Jesús le responde: lo que habéis visto en mi, hacedlo también vosotros. El quiera ser el primero sea vuestro servidor.
La tentación más fuerte que experimentó Jesús fue quererlo apartar de su alimento fundamental:”cumplir la voluntad del Padre”:dar la vida, asumir la condición de Mesías doliente, Siervo de Dios. Por eso en su angustiosa oración del huerto clama: Padre, si es posible aparta de mí este cáliz mas no se haga mi voluntad sino la tuya.
¿Cuáles son nuestra tentaciones?¿De qué somos tentados? Somos tentados de dar crédito a lo visible, lo inmediato, lo calculable. Es real lo que podemos captar y dominar. Por eso nos asalta la tentación de abandonar cuando distintas situaciones adversas rompen nuestros proyectos y expectativas y no podemos dominar .Combatimos con Dios, le pedimos cuentas o le reprochamos nuestra mala suerte y el aparente triunfo de los que nos rodean…
Jesús en su situación de enfrentamiento con Satanás, el tentador, después de haberlo vencido decide irrumpir en la vida de los hombres con una proclamación singular: Se ha cumplido el plazo. El Reino de Dios está cerca. Convertíos y creed el Evangelio.
El caos, el desorden, la maldad, la injusticia ,las potencias maléficas que acometen al hombre y al mundo necesita ser sometidos,dominados, por la fuerza de la debilidad del amor de Dios.´
S.Agustín en el comentario al salmo 60 nos alecciona sobre el sentido de la tentación en Cristo.El Señor se halla presente en todos los pueblos y hombres del orbe con graves tentaciones.Él se dejó tentar por ´Satanás y en Él estábamos nosotros tentados.Reconócete tentado en él pero también vencedor en Él.Podría haber evitado al diablo pero si no hubiese sido tenado,no te había aleccioando para la victoria cuando tú fueras tentado”(S.Agustín,salmo 60,2-3.CCCL.39,766,Liturgia de las horas II,p.75)
Jesús vivió un bautismo de fuego y de sangre, de humillación y fue inaugurado el mundo nuevo.”Como era hombre lo mataron pero como poseía el Espíritu fue devuelto a la vida”.
Nuestro camino cuaresmal es una nueva renovación del bautismo, de sumergirnos en Cristo para limpiar no una suciedad sino para “impetrar una conciencia pura por la resurrección de Cristo”. Y las tres actitudes que se desprenden del evangelio Jesús : ayuno, oración, limosna ,son fuerza para combatir al maligno que nos seduce con el placer, tener y ser autosuficiente y son signo de la agilidad, libertad y entusiasmo de nuestro espíritu acompañado por la abundancia y plenitud de la vida divina. Por eso supliquémosle al Señor “Concédenos avanzar en la inteligencia el misterio de Cristo y vivirlo en plenitud.
Señor, haznos sentir hambre de Cristo y vivir de toda Palabra que sale de la boca de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *