SOLEMNIDAD DE STA.MARÍA,MADRE DE DIOS

SOLEMNIDAD DE STA.MARIA,MADRE DE DIOS

 

MARIA MEDITABA TODO ESTO EN SU CORAZON

1ªLect.:Números 6,22-27:Invocarán mi nombre y los bendeciré

Sal 66,2-3.5.6 y 8.:El Señor tenga piedad y nos bendiga

2ªLect.:Gálatas,4,4-7:Dios envío a su Hijo,nacido de una mujer.

Evangelio:Lucas 2,16-21:Le pusieron por nombre Jesús

Se nos narra en la historia de la Iglesia que ,al anochecer, enterada la comunidad cristiana de Efeso (431),con antorchas acudió al lugar donde los Padres conciliares habían declarado solemnemente que al ser María, madre de la persona del Verbo, Dios y hombre, María es Madre de Dios, la Teotokos.

Al confesar la maternidad divina de María profesamos la fe en la humanidad y divinidad de Jesús, el sublime consorcio de Dios que  acampó entre nosotros y se hizo hombre,”que por nuestra salvación bajó del cielo”

“Nacido de una mujer, nacido bajo la ley para rescatar a los que estaban bajo la ley, para que pudiéramos ser hijos”.Dios entrando en la corriente de la vida humana impregnada por la ley del pecado, en su Hijo Jesús, hijo de mujer, quiebra el embrollo y confusión de la humanidad herida para elevarla a la “plenitud de los hijos de Dios si creen en El ”como dice el Prólogo al evangelio de S.Juan. ¡Cómo me sorprendió  el testimonio de una mujer que en su edad adulta se sentía profundamente invadida por el sentimiento y convicción de “ser hija e Dios” ¡Daba saltos de alegría ¡O a aquel hombre adulto que se repetía así mismo:¡Dios me ama¡¡Soy hijo de Dios¡

Una vez más en la Maternidad divina de María celebramos el don, lo que Dios hace por nosotros sin nuestra intervención. Dios viene a nosotros, nos desconcierta su amor, su grandeza, su entrega.

San Agustín se expresa en estos términos ante el misterio de la maternidad divina de María:”antes de dar a luz a su Hijo ya ha sido discípula de Jesús. Formémosle en nuestro corazón.”

María conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón. No pura pasividad sino asentimiento y reconocimiento de Dios en sus obras grandes. María, José, los pastores dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído son expresión del estupor, la admiración, el impacto jubiloso, el fulgor, la gloria que desprende el Misterio de Dios.

Si no nos sentimos impactados, admirados ante el misterio quizá tengamos obturadas nuestras sensibilidades espirituales para el encanto, lo gratuito, la gracia, el don. Si nuestra mirada humana se ilumina más ante una riqueza humana: dinero, poder, posesión, bienes, prestigio que ante un gesto de solidaridad, perdón, compasión o caridad, algo falla en nuestra urdimbre humana llamada a ser divinizada por el encanto de Dios, hecho hombre. No porque las riquezas y los bienes materiales sean malos sino porque-en la liturgia de ayer se lo pedíamos-sostenidos por el consuelo de las cosas temporales nos han de ayudar a aspirar con confianza a los bienes eternos, lo definitivos.

Por esto hoy también le pedimos al Señor nos conceda experimentar la intercesión de aquella de quien  hemos recibido a su Hijo Jesucristo, el autor de la vida, Príncipe de la paz.

 

 

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

1ªLct.:Eclesiástico 3,3-7.14-17ª:El que teme al Señor honra a sus padres
Sal.127,1-2.3.4-5:Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos
Col.3,12-21:La vida de familia vivida en el Señor.
Evangelio :Lc.2,41-52:Lo encuentran en medio de los doctores.

La palabra de Dios que ha sido proclamada es como un foco de luz abundante sobre la familia de Nazareth : José, María y Jesús.
El misterio de Dios en la vida de María y José ha dilatado su fe, su visión, su apertura de corazón para acoger la vida de Jesús.
Los sencillos y parcos relatos que los evangelios nos dan de la Encarnación y nacimiento del Hijo de Dios ponen de manifiesto cómo María y José elaboran en su interior con madurez y fe sincera todo lo que desborda sus cálculos humanos. Sus preguntas, preocupaciones, su temores son guiados por la luz del Espíritu que les ayuda a entregarse a los designios de Dios.
Hijo ¿cómo nos has tratado así? Mira que te hemos buscado angustiados ¿No sabíais que he de preocuparme de las cosas de mi padre?
“Ellos no comprendieron lo que quería decir”.María y José han de realizar un camino progresivo en la fe:”su madre conservaba todo esto en su corazón”, han de fiarse de su hijo:” que bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad “”creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres” Contemplamos como un orden, sentido y pedagogía de Dios en relación a esta bendita familia de Nazaret
Hoy dejamos que la luz del Señor ilumine nuestras familias. Con vosotros nos alegramos por tantos momentos de alegría y éxitos logrados y compartidos en familia. Nos unimos a vuestras dificultades, sufrimientos, incomprensiones, silencios de convivencia. Comprendemos el necesario y a veces dificultoso ejercicio de la autoridad.
En medio de las convulsiones sociales que afectan a la institución familiar los cristianos estamos a testificar que la unión matrimonial hombre y mujer responsablemente a la vida, elevado a la categoría de sacramento por Jesús ha ayudado a humanizar el amor, la elección y el afecto intersexual con el fruto de los hijos. Con la gracia sacramental de estado ha sido y continúa siendo un ámbito de salud, alegría cariño para los esposos y los hijos.
Ante la plaga de la poligamia en la periferia de Paris, un joven francés de origen africano, Kofi Jumeau comenta:”Yo estaría contra la poligamia incluso en África. He crecido entre cuarenta hermanos nacidos de las once mujeres de mi padre. Todos mis hermanos y yo hemos sido víctimas de la misma descomposición familiar
El cristiano sabe que la familia es un don de Dios que se despliega en el amor, el cuidado, la ternura, la comprensión ,el, sacrificio y se fortalece en torno al cuarto mandamiento: honrarás a tu padre y a tu madre. La sensibilidad cristiana con nuestros padres se expresa así:”sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras viva; aunque flaquee su mente ten indulgencia, no lo abochornes mientras seas fuerte”
Vuestra presencia vecinal, en tantas ocasiones, los grupos de cáritas que ayudan a las familias, los grupos de matrimonios que preparan a los novios o que se reúnen para compartir y comunicarse son iniciativas para que el mundo sea más humano y divino que se construye desde la familia.
Que el Señor nos bendiga y nos dé entrañas de misericordia, bondad, humildad, dulzura y comprensión.”Concédenos, Señor que imitando las virtudes domésticas de la Sagrada Familia, lleguemos a gozar de los premios eternos en el hogar del cielo””Guarda a nuestras familias en tu gracia y tu paz” Nos unimos a la gran jornada familiar que se celebrará en Madrid.