DOMINGO DECIMOCTAVO ORDINARIO

DECIMOCTAVO DOMINGO

1ªLct.:Isaías 55,1-3:Daos prisa y comed
Sal.144,8-9.15-16.17-18:Abres tú la mano y nos sacias de favores.
2ªLct.:Rm.8,35.37-39:Ninguna criatura podrá apartarnos del amor de Dios.
Evangelio. Mt.14,13-21:Comieron todos hasta quedar satisfechos.

Es tan frágil y necesitada nuestra naturaleza que todos los días, por lo menos, en tres ocasiones acudimos a la mesa para comer. Una vez al año, de manera solemne, por medio de “Manos Unidas, campaña contra el hambre” nos solidarizamos con el mundo del hambre y la miseria. En la vida ordinaria vuestros donativos para los pobres dirigidos a la institución eclesial Caritas ,hace que la comunidad eclesial se haga presente en medio de los pobres.
Este rito del comer se ha cultivado tanto que el ingenio del hombre ha creado una cultura rica y sofisticada para que dicha acción tenga su sentido más placentero. En su extremo le lleva al hombre a la gula y a la glotonería.
Un acento que enriquece el acto de comer es el banquete, la comida en común, signo de familia, fiesta y alegría.Y esta experiencia del hambre y la comida, la sed y la bebida, del banquete ,le lleva al profeta a alertar a los fieles creyentes de su relación con Dios semejante a la participación en un banquete abundante y generoso:”oí sedientos, comprad trigo, comed sin pagar”,”¿por qué gastáis dinero en lo que no alimenta?”¿y el salario en lo que no da hartura”.Por elevación de lo visible a lo invisible el profeta pide una nueva relación con Dios:”escuchadme y viviréis”,”sellaré con vosotros alianza perpetua”. Pues el Señor “da la comida su tiempo y sacia fe favores a todo viviente”.La palabra de Dios por el profeta Isaías convoca a este sabroso banquete de la sabiduría y de la gracia precisamente porque el espíritu humano es superficial,inmediatista,perezoso para abrir el alma y corazón a esta corriente de gracia que desde lo más hondo nos está llamando.Sabemos que para lograr agua de un pozo artesiano hay que horadar el terreno  muchos metros de profundidad.Una corriente electrica de gran potencia atraviesa un pueblo peero si éste no está conectado pues se queda sin luz.Los pescadores de perlas de los mares del sur han de bucear muy profundo para conseguir una perla y luego subirla a la superficie.Así nos invita hoy la Paslabra de Dios,a participar en su banquete.
Y así el esta palabra de Dios nos introduce en el ámbito de Jesús que anuncia el Reino de Dios curando enfermedades, dando de comer a una multitud y despertando el sentimiento de solidaridad:”dadles vosotros e comer”,”comieron todos y quedaron satisfechos.Importa destacar en los relatos de los tres evangelistas el tono de Jesus:”al ver aquel gentío,le dio lástima,sintió compasión”
Un grupo de personas rodearon una fuente inmensa de rica y humeante arroz. A todos se les entregó un largo cubierto para comer pero era imposible tomar el arroz y llevarlo a la boca. Así hasta que a uno de los comensales se le ocurrió tomar con su cubierto arroz y le dio de comer al que estaba en frente. Y así fueron haciendo los demás y así se creo un cielo de solidaridad.
Jesús desde la realización de estos signos: curar y dar de comer nos lleva con una mirada profunda al banquete de la Eucaristía y del reino de Dios soñado por Isaías.
Con los ojos nuevos de la fe transcendiendo “nuestro pan de cada día” descubrimos que “no sólo de pan vive el hombre” sino del sentido que el Señor nos regala en el banquete de la Palabra y de la Eucaristía.
Con esta actitud renovada para acoger el alimento de la Palabfra y de la Eucaristía que nos da fuerza para compartir nuestros bienes podemos vibrar con el apstól S.Pablo que después de sus idas y venidas para anunciar el evangelio con tantas dificultades y tantas acciones de la gracia y poder de Dios anunciando a Jesucristo,haciendo uon balance entre éxitos y fracasos se expresa con tanta magnanimidad y madurez de alma”ni la muerte,ni la vida,ni criatura alguna,ni la aflicción ni la angustia podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús”
Derrama tu bondad inagotable,renueva la obra de tus manos en favor de los que te alaban como creador y guía.Transfórmanos en oblación perenne.A quienes has renovado con el pan del cielo,protégelos siempre con tu auxilio.
El conocimiento y el amor de Jesucristo de quien nadie nos podrá separar es la fuerza que nos impulsa a anunciarlo compartiendo con los demás nuestros dones.

DECIMOSÉPTIMO DOMINGO ORDINARIO

DECIMOSÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
1ªLct.:1º Re 3,5.7-12: Pediste discernimiento.
Sal.118,57.72.76-77.127-128.129-130:¡Cuánto amo tu voluntad, Señor¡
2ª Lct.:Rm.8,28-30:Nos predestinó a ser imagen de su Hijo.
Evangelio: Mt.13,44-52:Vende todo lo que tiene y compra el campo

Jesús vuelve a recurrir a las parábolas, relatos de la vida ordinaria que nos remiten a un plano superior para ilustrarnos y enseñarnos con pedagogía y hondura vital. El fin de la predicación de Jesús es mostrar que EL REINO DE DIOS está entre vosotros y es preciso  convertíos y creed. Abrid los ojos y apropiaos de esta gracia de Dios.Y para mostrarnos qué cosa sea el Reino de Dios hoy nos dice que es semejante a un tesoro escondido en el campo y quien lo encuentra vuelve a ocultarlo, vende lo que tiene para comprar el campo y el tesoro. O el joyero que se desprende de todo lo que tiene para comprar la perla fina y preciosa.
El Reino de Dios es una oferta de gracia, de vida en plenitud, de salvación .La iniciativa parte del Señor y como Dios no nos ha creado como veletas o marionetas sino seres libres para que seamos responsables, nos pide “soltar lastre” ”despojarnos del hombre viejo” “andar ligeros de equipaje”.
Pensamos en la disciplina y autodominio que implica la vida del trabajo, la profesión, la convivencia social y familiar. Y lo asumimos porque en el fondo un hilo superior conductor, de sentido y amor va tirando de nosotros y junto con los desgarros e incomprensiones hay un “quid”, un sentido, un amor, un tesoro por el que el merece dar la vida. O puede que nos muramos de egoísmo placentero y de aburrimiento.
En esta tesitura se encuentra el joven Salomón, con una herencia real que administrar. Y en sueños(antes de los profetas el Señor siempre se manifestaba en sueños)con sus dudas, inquietudes y responsabilidades. Y el Señor le dice: “Pídeme lo que quieras…” Y Salomón le pide: “un corazón para gobernar a tu pueblo”. Le pide conocimiento, sabiduría, discernimiento para escuchar y gobernar.
¿Qué difícil el papel de ejercer la autoridad y el gobierno. La dificultad de ser padres responsables de la educación sana de los hijos con orientaciones precisas. Todos deseamos lo mejor. La madre de Santiago y Juan le pidió a Jesús un buen puesto a su lado y Jesús respondió:¡No sabéis lo que pedís¡ S.Agustín al tratar sobre la oración y nuestra ignorancia en el pedir dice: pide la vida eterna¡
Por eso con el salmista decimos:¡Cuánto amo tu voluntad¡ Mas estimo los preceptos de tu boca que miles de monedas de oro y plata ¡Mis delicias serán tu voluntad. La explicación de tus palabras, ilumina, da inteligencia los ignorantes.
La sabiduría, el conocimiento, el discernimiento que recibimos de Dios nos lleva a ahondar en el asunto del Reino de Dios. S.Pablo nos ha dicho: ”A los que aman a Dios todo les sirve para el bien incluso la persecución, el sufrimiento. Porque así es la riqueza y hondura del reino, un tesoro, una piedra preciosa. Y así él nos recuerda: Dios nos ha elegido en la persona de su Hijo a ser sus hijos”.Nos llamó(nos eligió libre y gratuitamente);nos justificó(nos declaró justos, santos= nos libró del pecado y nos revistió de su gracia) y nos glorificó(nos hizo partícipes de la gloria de su resurrección).
Señor, multiplica los dones de tu misericordia y que bajo tu guía nos sirvamos de los bienes pasajeros y nos adhiramos a los eternos(perla preciosa, tesoro escondido).Que estos santos misterios donde tu Espíritu actúa eficazmente santifique los días de nuestra vida y nos conduzcan a la vida eterna. Que este don inefable nos aprovecha para la salvación.