SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE MARÍA

SOLEMNIDAD DE LA ASUNCIÓN DE MARIA A LOS CIELOS

1º Lct.:Crónicas 15,3-4.15-16;16,1-2:Instalaron en el centro de la tienda el arca de Dios.
Sal.131,6-7.9-10.13-14:Levántate, Señor, ven a tu mansión.
2ªLct.: 1ªCo.15,54.57:Nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo
Evanglio: Lucas 11,27-28:¡Dichoso el vientre que te llevó¡

1ªLct.:Apocalipsis 11,19ª;12,1-6ª.10ab.:Una mujer vestida de sol, la luna por pedestal.
Sal.44,11.12ab.16:De pie a tu derecha está la reina enjoyada con oro
2ªLct.:1ªCo.15,20-26:Primero, Cristo como primicia; después todos los cristianos.
Evangelio: Lc.1,39-46:El poderoso ha hecho obras grandes por mí.

Imaginamos el momento en que María ,llena de júbilo, convencida íntimamente exclama:”Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador…Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí”.
Después de la turbación por aquel anuncio del ángel :”Ave Maria, llena de gracia, el Señor está contigo …” y aquella pregunta inquietante:¿Cómo podrá ser esto si no conozco varón … María fue llevada al interior del misterio de Dios para saberse y sentirse agraciada por Dios, elegida, llena de Dios. Es la Madre de Dios, la madre de Jesucristo que recorre un singular camino hasta llegar junto a la cruz de su Hijo acompañada por Juan y algunas mujeres.
Ante el júbilo compartido con su prima Isabel, ésta le dice:”Dichosa tú que has creído”.Toda una cascada de gracia y bendición baña a aquellas dos mujeres y María ya ha respondido admirablemente:” Hágase en mí según tu Palabra”
“María ,dice S. Agustín, fue discípula de su Hijo antes que Madre” por eso “María es más por haberlo concebido en la fe que en la carne”.
Celebrar el misterio de la Asunción de María a los cielos, “sin experimentar la corrupción del sepulcro”, como su Hijo, es resaltar la obra graciosa y grandiosa de Dios con la humanidad que eligiendo a María como Madre de su Hijo la corona con la gloria y la vida eterna.”La muerte ha sido absorbida en la victoria.¿Dónde está, muerte tu aguijón”(1ª Co 15,54-57)
La alegría, el júbilo, la fiesta de tantas generaciones en torno a la “Dormición de María” “Tránsito de María”, “Asunción de María” ; el que tantos pueblos de España celebren esta gran solemnidad pone de relieve la seriedad de la vida que no oculta “los sufrimientos de la humanidad” pero más la afirmación y confesión de Jesús crucificado y glorioso primicia de los que van a resucitar “como su Madre María y los que crean “pues nuestra vida está escondida con Dios en Cristo” hasta que se revele la manifestación plena de los hijos de Dios”.
Una hermosa leyenda se nos ofrece sobre la imagen del Tránsito de María, patrona de Zamora. Una imagen yacente de María cautiva la admiración de cuantos la contemplan. Un día llegó un peregrino al convento de clarisas de Zamora a quien la comunidad recibió y le dispensó alojamiento .Como gratitud a aquella acogida él les pidió un recinto privado al que no deberían de acceder mientras él estuviera allí.Después de varios días la Madre superiora picada por la curiosidad se acercó a observar por la ranura de la puerta y vio una gran claridad. Tomo la llave, abrió la puerta y ¡oh, qué maravilla¡, se encontró ante una espléndida imagen de la virgen durmiente en su lecho¡ Se acercó más y descubrió que le faltaba el dedo de la mano derecha¡ Ella interpretó que su curiosidad femenina había impedido la conclusión de aquella imagen celestial pues también se le reveló que aquel peregrino había sido un ángel.
María en su Asunción es “figura y primicia de la Iglesia que un día será glorificada”.
Como amadores de Dios, salvados por Jesús y felicitando a la Madre de su Hijo Jesucristo y nuestra Madre, continuamos en esperanza anhelando el encuentro definitivo con el amor pleno cuando Dios sea todo en todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *