DOMINGO DECIMONOVENO

DECIMONOVENO DOMINGO ORDINARIO.
1ªLct.:1º Re.19,9ª.11-13ª:Aguarda al Señor en el monte.
Sal.84,9ab-10.11-12.13-14:Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.
2ªLct.:Rm.9,1-5:Quisiera ser un proscrito por el bien de mis hermanos.
Evangelio: Mt.14,22-33:Mándame ir hacia ti andando sobre el agua.

Todos los que ahora estamos aquí reunidos hemos decidido que en nuestra vida Dios sea nuestro Señor, el sentido, la fuerza y la orientación de nuestro existir.
Pero nuestra vida nos es un recorrido rectilíneo, trazado y vivido con precisión de ahí que en determinadas ocasiones nos podamos sentir desconcertados, indecisos, ásperos, secos, tentados, desilusionados. En alguna ocasión hasta podemos exclamar pero…¿dónde está Dios?
Al profeta Elías ,conforme nos ha referido el fragmento del 1er libro de los reyes, lo sorprendemos en una situación lastimosa. Ha denunciado, ridiculizando y degollado a los falsos profetas que adoran a Baal, ha recriminado a la reina Jezabel y ahora se siente perseguido. Ha tenido que huir y refugiarse en el monte de Dios, Horeb. Cansado, recibe la visita de Dios por medio de un susurro:”al oírlo, se cubrió el rostro con el manto y salió a la entrada de la gruta”.Como Elías,como el salmista:”Voy a esuchar lo que dice el Señor:Dios anuncia la paz.Muéstranos,Señor tu misericordia y danos tu salvación”.
También Pablo “transparente en su concidencia iluminada por el Espíritu Santo, lamenta con pena y dolor el que sus hermanos,los de su raza los israelitas,los herederos de Dios,sus alianza su ley sus promesas han rechazado al Mesías” y sin embargo exclama:”Dios bendito por los siglos”.Así estos hombres se presentan ante Dios para escucharlo.
El relato evangélico de S.Mateo nos narra también la zozobra y angustia que vivieron los discípulos en el mar con la barca a la deriva ”sacudida por las olas”.Y Jesús que “después de despedir a la gente subió al monte a solas para orar “, se acercó a sus discípulos asustados y le dijo:”Ánimo, soy yo ,no tengáis miedo”
Tan apegados estamos a la tierra, a los asuntos de cada día, tan dominados por ellos, que cualquier acontecimiento desdichado o no previsto, nos asusta y desorienta. Hemos perdido la capacidad de escuchar e interpretar los acontecimientos desde la mirada lúcida de la fe.
Desde luego que Pedro el apóstol, el líder de los discípulos de Jesús que habría de morir por el Maestro ,es el prototipo de aquello que a veces nos sucede ante la adversidad.”Comenzó a hundirse y gritó:”Señor, sálvame”.
“¡Qué poca fe¡¿Por qué has dudado?” es el reproche de Jesús a Pedro. En cuanto Jesús estuvo con ellos, amainó el viento, se sintieron seguros y lo reconocieron:”Realmente eres Hijo de Dios”
Circula un hermoso canto de un cantautor cristiano uruguayo ,Luis Alfredo Díaz.:”Una tarde en la playa” que hace alusión a una hermosa leyenda en la que S.Agustín paseando por la playa sorprende a un niño llenando con agua un hoyo en la arena y S.Agustín le dice que es imposible llenar aquel hoyito con el agua de todo el mar. A lo que contesta el niño que más imposible es para Agustín comprender el misterio de la Sma Trinidad sobre el que está meditando. Pues bien imagina Luis Alfredo que un hombre está buscando a Dios y no lo encuentra y pregunta a mucha gente que le contesta: “está aquí, esta allá” , pero él no lo ve”. Se va a pasear y a pensar a la playa,junto al mar
“entonces tristemente a la playa regresé
vi a un niño jugar en la arena y me acerqué

“Oh¡ oh¡ ¿dónde dónde esta Dios? sé que todo lo ha hecho Él
pero ¿dónde dónde esta Dios?, no lo se(bis)

El niño sonriendo me dijo: yo lo encontré,
vive dentro de mi desde que en el creí.
y allí mismo en la arena un largo rato lloré
destruyendo mi yo hasta que nació él

///Oh,Oh Dios vive dentro de mi Sé que ´El vive dentro de mi
desde que como el niño aquel en el creí ///

:”Oh,Oh, Dios vive dentro de mi, sé que Él vive dentro de mi desde que como el niño aquel en Él creí”.
Somos peregrinos en la fe. El Señor nos acompaña y está dispuesto a dilatar nuestra visión , a ayudarnos a crecer en ella. Por eso con tanto amor nos reprocha:¡Qué poca fe¡¿Por qué has dudado? De ahí que Él nos inste a estar a solas con Dios, a orar, a retirarnos a nuestro interior, a escuchar y a aprender a estar en silencio. El domingo pasado, 6 de agosto, fiesta de la Transfiguración de Jesús nos dio una indicación preciosa para dejarnos invadir por la luz de la Resurrección del Señor, un recuerdo sublime de nuestro ser contemplativos en la acción o descubrir la presencia de Dios en nuestro vivir cotidiano.
Hay muchos cristianos: sacerdotes o seglares que han redescubierto el gusto por la oración silenciosa, por la contemplación. Ella es como un impulso maduro para la acción fecunda, jugo sabroso para la vida que ensancha y dilata el corazón para amar al prójimo.Un detalle precioso nos da el evangelio sobre la oración de Jesús y así entre líneas podemos acercarnos a esta vivencia augusta del Maestro. Jesús busca el silencio y la soledad de la noche para orar. En Mateo 14,23 como hemos proclamado; en Marcos 1,15:”se levantó de madrugada fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración”;en Lc 5,16:”pero Él se retiraba a lugares solitarios donde oraba”; Da gracias en el momeneto de las comidas:Mt.14,19″tomó los cinco panes y los dos peces y levantando los ojos al cielo pronuncio la bendición y partiendo los panes se los dio a los odiscípulos” y ,Mt.15,36:”tomó los panes y dando gracias los partió…”Mt,26,26-27:”mientras comían tomó pan y lo bendijo y dándoselo a los discípulos dijo: tomad y comed…”Ora también en momentos importantes como en el Bautismo Lc.3,21:”bautizado Jesús y puesto en oración, se abrió el cielo…”;en la elección de los doce:”…se fue al monte a orar y se pasó la noche en oración. Cuando se hizo de día llamó a sus discípulos y eligió a 12 de entre ellos…”,en la enseñanza del Padrenuestro en Lc.11,1: “Estando en cierto lugar orando cuando terminó uno de sus discípulos dijo: Enséñanos a orar…”,en Mt.6,5:cuando oréis no seas como los hipócritas…”…entra en tu aposento y cierra la puerta y ora al Padre…”en la confesión de Cesarea: Sucedió que mientras él estaba orando a solas…les preguntó a sus discípulos ¿Quién dice la gente que soy yo…”;en la Transfiguración Lc.9,28-29::sucedió que mientras oraba el aspecto de su rostro se mudó…” o en Getsemaní Mt.26,36-44:Seantaos aquí mientras yo voy a orar…”;en la cruz Mt 27,46:y a la hora de nona Jesús clamó con fuerte voz:Elí,Eli,¿lemá sabactani…Dios mío, Dios mío…”,en Lc.23,46:…dando un fuerte grito dijo: Padre, en tus manos pongo mi espíritu…”Ora por sus verdugos Lc.23,24:Jesús decía: Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”; ora por Pedro::”…pero yo he rogado por ti para que tu fe no desfallezca…y cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos”; ora por sus discípulos y los que les seguirán Jn.17,9-24:Padre,los que tú me has dado quiero que donde yo esté, estén también conmigo” .;ruega por sí mismo: Padre, si es posible que pase de mi este cáliz pero no se haga como yo quoero sino como Tú quieras”.;Jn.17,1-5:Padre,ha llegado la hora, glorifica a tau Hijo para que tu Hijo te glorifique a tí”;Hb.5,7:”ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte fue escuchado por su actitud reverente”. Esto manifiesta la comunicación permanente con el Padre Mt.11,25-27:Yo te bendigo Padre…Nadie conoce al Hijo sino el Padre ni al Padre sino el Hijo…”quien nunca le abandona: Jn.8,29Y el que me ha enviado está conmigo, no me ha dejado solo porque yo hago siempre lo que le agrada a Él” y le escucha siempre: Jn.11,22:l”:pero yo ahora sé que cuanto pidas a Dios, Dios te lo concederá” o en Mt 26,53:¿o piensas que no puedo yo rogar a mi Padre que pondría al punto a mi disposición más de doce legiones de ángeles?” Jesús inculca a sus discípulos la necesidad y el modo de orar.Mt.6,5:Cuando oréis no seáis como los hipócritas que gustan de orar en las sinagogas y en las esquinas para ser vistos” Ahora en la gloria continúa intercediendo por los suyos Rm 8,34:¿Acaso Cristo el que murió ,el que resucitó, el que está a la derecha de Dios intercediendo por nosotros?, en Hb.7,25:”…ya que está siempre vivo para interceder por nosotros” o en 1ªJn.2,1:”…tenemos a uno que abogue ante el Padre, a Jesucristo el justo” tal como prometió Jn.14,16: Y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito para que esté con vosotros para siempre”

Vamos a la soledad para orar y volver a la vida solidarios con nuestros hermanos
“Señor, aumenta en nuestros corazones el espíritu filial” y “la comunión en los sacramentos afiance la luz de tu verdad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *