VIERNES SANTO

VIERNES SANTO

 

1ª Lct.Is.52,13-53,12: Fue traspado por nuestras rebeliones.
Sal.30:Padre,a tus manos encomiendo mi espíritu
Hb.4,14-16;5,7-9:Experimentó la opbediencia y fue casua de salvación.
Pasíon de Jesucristo según S.Juan18,1-19,42:

Hemos escuchado la Palabra de Dios y el emotivo relato de la pasión de Jesús según S.Juan donde hemos percibido la dramática pugna de la luz, Jesús, ”el Yo soy” y el mundo de las tinieblas personalizado por las autoridades religiosas y civiles de Israel. Hemos escuchado la reacción violenta de Pedro, que corregido por Jesús, ha de devolver la espada a su sitio pues Jesús ha elegido no el recurso a la violencia y a la destrucción del pecado y del mal por el poder y la fuerza sino cargando con el pecado y no destruyendo la libertad del hombre.
Jesús llevado ante la autoridad judía y desviado a la autoridad romana de Poncio Pilato ,acusado de ser Rey de los judíos desconcierta a Pilato que no encuentra en él ningún delito pues le habla de otro Reino y de la Verdad. Castigado, azotado, escarnecido es presentado como ECCE HOMO,HE AQUÍ EL HOMBRE.
Y así es Jesús, en él se muestra como es el Hijo   Dios, siervo doliente, varón de dolores, despreciado, herido de Dios y humillado como expresión del sumo amor.Platón cuatrocientos años antes, reflexionando sobre cómo sería un hombre justo, había dicho que cuando él mismo asumiese la apariencia de injusticia sobre sí mismo ya que en esto muestra que no sigue la opinión de los hombres sino que se orienta a la justicia por amor a ella.Y así según Platón el verdadero justo es el perseguido y el incomprendido .Impresiona a todo cristiano este discurso.Se ha vislumbrado algo de la revelación del hombre ofrecida en  la cruz .El justo perseguido y crucificado nos dice quien es el hombre.LA VERDAD DEL HOMBRE ES SU CARENCIA DE VERDAD. Pero también nos revela a Dios y su inagotable abismo de amor divino.Y ¿qué hacía Dios ante el sufrimiento de su Hijo?Dice S.Bernardo que Dios no se podía alegrar ante el sufrimiento de su Hijo,Dios se complace en la obediencia y confianza de su Hijo.Los artistas,los pintores antes que los teólogos han captado la respuesta a esta pregunta¿dónde estaba Dios cuando su Hijo sufría? Estaba sufriendo con Él. Y así han esculpido y pintado la la imagen de la Trinidad :Jesús crucificado,el Padre abrazándolo y el Espíritu en medio.
Lo crucificaron,encomendó al cuidado mutuo a la madre y al discípulo Juan con la presencia de algunas mujeres y la audacia de los amigos José de Arimatea y Nicodemo.Algunos no negaron o abandonaron a Jesús Y Juan “el que vio todo da testimonio y su testimonio es verdadero y él sabe que dice la verdad para que también vosotros creaís”.Así en estas palabras está contenida la luz que después de la tiniebla va a despuntar como la aurora de la resurrección
Por todo ello,el Siervo Doliente,herido de Dios y humillado,triturado por nuestros crímenes “aquel que en los días de su vida mortal con gritos y lágrimas presentó oraciones y súplicas fue escuchado” y sus cicatrices nos curaron y podemos acercarnos confiadamente al trono de su gracia a fin de alcanzar misericordia”.
Señor,recuerda que ternura y misericordia son eternas.Que los que hemos llevado grabada por nuestra naturaleza humana la imagen de Adán,por la acción santificadora de tu gracia llevemos la imagen de Jesucristo,el hombre celestial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *