DOMINGO DE RAMOS

DOMINGO DE RAMOS 2017-CICLO A

MT.21,1-11:¡BENDITO EL QUE VIENE EN NOMBRE DEL SEÑOR¡

Hemos escuchado el fragmento del evangelio de S.Mateo en que se nos describe la entrada de Jerusalén, una entrada triunfal, alborozada, feliz pero a lomos de una borrica con su pollino como expresión de una actitud humilde de quien es el Mesías que nada tiene de pretencioso como potencia amenazante de los caballos carros y carretas de guerreros. Así es la sencillez pacífica de Jesús que ahora despierta gritos de júbilo y alegría:¡Bendito el que viene en nombre del Señor¡¡Bendito el Hijo de David ¡Viva el Altísimo¡Y luego la gente preguntando pero ¿Quién es éste? Otros decían :Es Jesús el profeta de Galilea ¡
Al realizar este ejercicio procesional, como recuerdo de lo que hace tantos años sucedió en un minúsculo país del mundo, Israel, que como cualquier anécdota de la vida pudo caer en el anonimato de los siglos , nosotros, ahora ,hoy de Dios, que estamos por gracia en el camino cristiano creyente, mientras hacemos el movimiento físico de caminar somos animados por el Espíritu de Jesús a volvernos a preguntar. Pero ¿Quién es este Jesús de Nazaret?¿Qué pretendía con sus palabras y gestos, a veces provocadoras y desconcertantes que le llevarán a la condena y a la muerte de cruz? ¿Qué digo yo de É?¿Qué confieso y proclamo porque he sido tocado y afectado por su persona?¿Porqué hay también otras personas que confiesan lo mismo que yo?¿Quién es Jesús para el mundo? ”Decid a la hija de Sión: Mira a tu rey que viene a ti humilde”.

LITURGIA DE LA PALABRA

1ªLct.:Is.50,4-7: No ocultó su rostro a insultos y sé que no quedaré avergonzado.
Sal.21,8-9.17-18ª:Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?
2ªLct.:Flp.2,6-11: Se rebajó a así mismo,por eso Dios lo levantó sobre todo.
Evangelio. Pasión según S.Mateo 26,14-27,66.

Fue traicionado por uno del grupo de discípulos, Judas. Durante la cena de despedida, instituye la Eucaristía y el Sacerdocio y explica lo que acontecerá: ”derramar su sangre para el perdón de los pecados”. En Getsemaní, durante una oración angustiosa y violenta doblegará su voluntad humana ante el Padre antítesis de la lucha que Jacob sostuvo en la noche con el ángel para doblegar su voluntad y le diera su nombre.
Jesús ,que en otras ocasiones se escabullo de la asechanza de sus enemigos, pasando con una dignidad asombrosa ante ellos(“no había llegado su hora” porque ”nadie me quita la vida sino que yo la entrego),ahora sí, se deja apresar para que se cumplan las Escrituras. Y se manifiesta como el enviado de Dios, el Cristo y el Hijo del hombre Majestuoso y Transcendente que viene con gloria. Pero Pedro, uno de los íntimos, el amigo, niega y reniega de Jesús por miedo a los judíos. También Pilato, desconcertado y oportunista lo muestra como el Ecce Homo, indefenso, justo y sin embargo lo condena porque le piden:¡crucifícalo¡¡crucifícalo¡. Y así fue de cruel, lo llevaron al Gólgota y lo crucificaron entre dos malhechores, con este argumento escrito en la cruz: ES EL REY DE LOS JUDÍOS.
Y ahora sí:”Si eres el Hijo de Dios, baja de la cruz…Recordáis la proposición del tentador en el alero del templo: “Arrojate de aquí porque vendrán a sostenerte los ángeles…?A otros ha salvado, que se salve a sí mismo…Las mismas tentaciones: cuando ante la muerte de Lázaro aalguien exclama …”y uno que ha abierto los ojos a un ciego no podía haber impedido que muriera éste? “…O el rico epulón que desde el infierno clama porque envíen algún profeta que alerte del peligro a sus familiares y Abraham responde: “ni aunque resucite un muerto le creerán.” ”Si no creéis en mí, creed en mis obras”. El Padre y Jesús su Hojo, ante el mal y el pecado del mundo no reaccionan con potencia y violencia anulando la libertad del hombre, sino cargando con el peso del mal y del pecado . Jesús había asumido así este destino de muerte e interiorizando su soledad y desconsuelo clamó: ”Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? y como el justo injustamente perseguido también, confiando en el Padre,:”Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu “.Y junto a este desenlace he aquí que un centurión,un extranjero al ver todo aquello exclama: Realmente éste era Hijo de Dios…que si bien no pudiera ser una todavía una confesión explícita de la divinidad de Jesús, reconociendo su inocencia y su perdón para los que le sacrifican, llegará a ser una expresión contenida de energía de la futura confesión de fe de tantos creyentes:Jesús es el Hijo de Dios,el Señor,el Mesias Salvador.
Quisiste, Señor, que nuestro Salvador se hiciese hombre y muriese en la cruz para mostrar una vida sumisa a tu voluntad…que su pasión nos sirva de testimonio y un día participemos en su gloriosa resurrección. Por la pasión de tu Hijo se propicio(favorable, inclinado al bien) a tu pueblo. Que la celebración que actualiza el único sacrificio de Cristo, nos dé la misericordia que no merecen nuestros pecados. Fortalecido por los santos misterios recibe esta súplica :del mismo modo que la muerte de Cristo nos ha hecho esperar lo que nuestra fe nos promete, que su resurrección nos alcance la plena posesión de lo que anhelamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *