AMOR Y CONVIVENCIA

QUERER QUERERSE”

AMOR Y CONVIVENCIA

¿Qué es para vosotros el amor?

A través de la historia, filósofos, científicos y poetas han intentado definir o describir el fenómeno del amor.

Unos dicen que el amor es la quinta esencia de la vida. Lo que le da sentido y valor.
Otros, que todos hemos nacida para amar y ser amados. Que este es precisamente la finalidad de la vida humana.

Hay quienes sostienen que sólo el amor nos puede hacer felices. Que una vida sin amor no tiene sentido. Que el dinero, el placer o el poder jamás podrán llenar nuestras vidas.

Lo cierto es que se habla mucho de amor, pero uno tiene muchas veces la sensación de que se nos escapa el significado pleno de esta palabra. Es muy posible que utilicemos la palabra amor con tanta frecuencia como ambigüedad: (HACER EL AMOR).

Una de las distorsiones más corrientes es la tendencia a identificarla o confundirla con el sexo, como aparece claramente en esta expresión, tan usada por todos y en todas partes.

Hay una ignorancia de lo que es auténtico amor y no digamos nada del amor conyugal. Todo tiende a ridiculizar la institución matrimonial: los medios de comunicación, las películas, los amigos, el ambiente que nos rodea…. No oímos otra cosa que parejas que se separan (Las que permanecen unidas no somos noticia), parejas que se juntan, uniones sentimentales, etc. Este ambiente repercute bastante en los jóvenes, imitadores de lo que ven, que unido a una insensibilización religiosa y falta de ideales les produce una inseguridad y miedo a un compromiso para toda la vida.

Yo creo que hay crisis de amor a todos los niveles, que se manifiesta en egoísmo, agresividad, competencia, ese querer subir a cualquier precio aunque haya que pisar a los demás; se abandono de los ancianos porque dan quehacer; ese suprimir vidas antes de nacer porque pueden limitar la libertad, etc.

Todos sabemos que estamos metidos en una sociedad materialista donde TANTO TIENES, TANTO VALES, donde no sólo el dinero, sino la sensualidad y el deseo de placer son valores de altísima cotización. Una sociedad en la que el pudor y la fidelidad están pasados de moda; una sociedad egoísta que favorece que cada uno se encierre en su YO sin abrirse a los demás, y, por supuesto, sin abrirse a Dios, también pasado de moda. ¿Qué extraño tiene, pues, que estas crisis de amor se reflejen en la pareja o en el matrimonio cuya esencia debe ser precisamente el amor?
Todo esto se complica con el género de vida actual, de mayor libertad de costumbres y del trabajo de la mujer, del que no estamos en contra, pero que lleva consigo el contacto de personal de otro sexo por largos periodos de tiempo, en los cuales a veces estamos tentados de ver lo que en nuestro cónyuge echamos en falta.
Lo que pasa es que estamos en la época de los LIGHT o de los SUCEDANEOS, porque una cosa es ENAMORARSE Y otra cosa es amar. Una gran mayoría de amores tienen en realidad poco de amor. Hay en ellos pasión, deseo, interés…
Es fácil enamorarse (belleza, encanto, simpatia) pero sí solo quieres a la persona por sus cualidades físicas, es muy difícil mantenerse enamorado, y no digamos llegar al verdadero amor, pues las circunstancias pueden cambiar (enfermedad, accidente, años, etc)…
Cuando se construye una casa se ponen los cimientos: la base. Estais a punto de construir vuestra casa, pues bien, el fundamento y la base del matrimonio es el AMOR.
Como hemos visto antes una de las tendencias contemporáneas más corrientes sobre la naturaleza del amor es confundirlo con el instinto y la atracción sexual. Pero eso es un error, ya que una de las características del verdadero amor es la LIBERTAD y los INSTINTOS NO SON LIBRES.
Tampoco los sentimientos y emociones pueden ser la esencia del verdadero amor, porque son incontrolables y cambiantes. Es evidente que para amar a una persona debemos conocerla, pero no la amamos por el mero hecho de conocerla. Eso depende de nuestra libre voluntad.
Definitivamente la ESENCIA DEL AMOR ESTA EN LA VOLUNTAD , la capacitad que poseemos de aceptar o rechazar libremente la realidad que descubrimos con nuestro entendimiento. Por tanto EL CORAZÓN DEL AMOR ES LA DECISIÓN DE LA VOLUNTAD o sea, la aceptación de la persona tal cual es. Vamos a detenernos en esos actos de voluntad en los que se basa el amor:
AMAR ES DEJAR SER :
Dejar ser es respetar lo que es real en el otro. Ayudarle a potenciar sus cualidades, a desarrollar su creatividad, sus capacidades. DEJAR SER Y RESPETARLE ES AYUDARLE A SER LIBRE Y A SER PERSONA.

AMAR ES ACEPTAR AL OTRO TAL Y COMO ES Y ASUMIR SU FRAGILIDAD
Aceptar al otro tal y como es, con sus grandezas y sus miserias, sus manías y genialidades, con sus limitaciones y humores, es amarlo. AMAR ES DARSE
No nos cuesta ser generosos dando cosas: regalos sofisticados, obsequios deslumbrantes ,pero nos cuesta darnos. Amar no es dar cosas, es DARNOS. Darse uno mismo es una actitud profunda en el ser que renuncia a vivir en función de sí, sino que está atento al otro y busca la felicidad del otro, sin esperar nada a cambio, porque otra característica del verdadero amor es que es GRATUITO.

AMAR ES COMPARTIR
Lo más importante que comparten los que se aman es la intimidad. Pero también se deben compartir los bienes espirituales y materiales. Es importante revisar con frecuencia qué cosas compartimos, pues este será un buen indicador del contenido de la relación.

AMAR ES PERDONAR
El perdón es un ingrediente inseparable de cualquier relación de amor. QUIEN NO PERDONA, NO AMA. Aprender a borrar las limitaciones y defectos del otro, sin tenerlas en cuenta, sino quitarles importancia.

AMAR ES SACRIFICARSE
(SACRIFICARSE=ACTO DE ABNEGACIÓN INSPIRADO POR EL CARIÑO) y (AGUANTAR: TOLERAR A DISGUSTO ALGO MOLESTO O DESAGRADABLE)
No se estila esta palabra en nuestro genero de vida, pero sí realmente queremos hacer feliz al otro, tendremos que olvidarnos de nosotros mismos, salir de nuestro egoísmo (que es la muerte del amor) y de nuestra comodidad.
AMAR ES CONFIAR
Cuando se ama realmente a una persona nos fiamos de ella, no dudamos de ella y mucho menos dejamos que los celos invadan nuestro corazón.

AMAR ES COMPRENDER Y CONOCER
Es conocer al otro de tal manera que nos ponemos en su lugar y entendemos sus puntos de vista. (Si supiéramos comprender, no necesitaríamos perdonar). Es quizá una de las consecuencias más importantes del verdadero amor, en cuanto supone una clara disposición a valorar al otro, saliendo de uno mismo. Aquí entra también el respeto, pues aunque alguna vez no estemos de acuerdo, nunca deberá faltar el respeto al otro.
El amor como cosa viva aumenta que hay que nutrirlo día a día, sino se apaga. Tiene que ser cierto, aunque suene cursi la frase de: HOY TE QUIERO MÁS QUE AYER, PERO MENOS QUE MAÑANA.
Una de las principales dificultades que a la larga presenta el amor es la :CONVIVENCIA DIARIA.

La convivencia es un trabajo costoso que exige comprensión y generosidad constante por parte de los dos.
Convivir es ante todo compartir. Tomar parte en la vida ajena, y hacer participe de la propia. (Pasar del YO, TU, al NOSOTROS).
La convivencia es un arte que debe cultivarse en los pequeños detalles:
_Interesarse por el otro, ser comprensible con el
_Compartir sus preocupaciones. Hacer propios los problemas del otro.
_Hacerle la vida amable. Esforzarse en pulir las diferencias que dificultan la relación cotidiana.
_Disculpar siempre. Respeto y tolerancia mutua.
_Desdramatizar los pequeños contratiempos.
_Luchar por no tener una susceptibilidad a flor de piel que dificulte el trato.
_Cuidar el amor (el mejor amor se desmorona, se viene abajo, se oxida si no se le cuida; es un trabajo de día a día a base de pequeñas cosas).
_Compartir sentimientos, ideas y creencias.
_Evitar la rutina.
_Potenciar la ESPIRITUALIDAD. Hoy existe una clara represión de la espiritualidad, y sin embargo es difícil mantener el amor conyugal sin espiritualidad. (Lo físico tiende a degradarse en alguna medida. Con lo espiritual sucede justamente lo contrario) Enrique Rojas en su libro “El amor inteligente” dice que el amor debe estar regido por el corazón y la cabeza (VOLUNTAD) pero unidos ambos por la espiritualidad.
Los que estamos aquí estamos convencidos que el amor autentico es maravilloso, pero exige esfuerzo. No terminamos nunca de querernos; va evolucionando, purificándose. Pero también es cierto que sabemos que hay crisis. Desconocer que a lo largo de cualquier relación conyugal, por estable y positiva que sea, han de darse algunas crisis, es un gran error. Estas crisis no pueden ser la muerte del amor, sino el crisol que lo purifica. No puede haber crecimiento sin crisis y la ley del amor es CRECER O MORIR.
Ninguna pareja suele romper de repente, sino que hay un proceso lento de ruptura. Cuando una persona esta enferma lo fundamental es encontrar los síntomas para establecer el diagnostico y obtener la curación. Lo mismo ocurre con las enfermedades del amor en las que también hay unos síntomas que hay que buscar y poner el remedio oportuno.

LOS SINTOMAS PUEDEN SER. :
_Tristeza :En el amor tiene que haber alegría; cuando aparece la tristeza habitual, algo va mal. “Un amor triste es un triste amor”.
_El silencio: cuando no hablamos, no se pregunta, no nos interesamos por las cosas del otro, y hay desinterés (pájaro que no canta, algo tiene en la garganta)
_La falta de educación: Nunca la pareja debe faltarse al respeto, ni poner en evidencia al otro delante de los demás, o llevarle la contraria por sistema.
Seria bueno que además de reflexionar sobe estos síntomas o causas de desamor, aprovechéis el cursillo para hacer una revisión de temas, con vistas a vuestro matrimonio, que son muy importantes y no pocas veces suelen ser causa de desunión en la pareja.
TRABAJO: El de el y el de ella, buscar conjuntamente la felicidad nuestra y de la familia, no para ganar más o cambiar de ambiente.
ECONOMIA Y DINERO:¿ falta o sobra? El dinero lo ganamos los dos, aunque solo trabaje uno. ¿Cómo lo empleamos? Austeridad y sencillez.
TIEMPO: Jerarquía de valores para organizarlo. .
AMBIENTE FAMILIAR : Tiene que ser alegre y acogedor. La casa es para estar, no para enseñarla. ¿Hay malestar? Causas. Apertura sin exagerar.
FAMILIA DEL OTRO : A nuestros padres y familiares los necesitamos y nos necesitan, pero hace falta tener independencia de ellos .
HIJOS : Hemos de ir de acuerdo en la procreación y educación, siempre con generosidad. (De esto ya os hablarán )
AMISTADES Y TERCERAS PERSONAS : Las amistades que tenemos ¿nos unen o nos separan? ¿Debemos renunciar a alguna
Os hemos hablado del amor en general, ahora vamos a hablaros brevemente del amor conyugal y sus características.
El amor conyugal no es una meta, algo dado y acabado en un momento concreto, como puede ser el día de la boda, sino un camino a recorrer y como una tarea y afán de cada día. EL AMOR QUE NO SE RENUEVA CADA DÍA SE VUELVE HÁBITO Y UNA ESCLAVITUD. Lo que da frescura al amor conyugal es vivir descubriendo nuevos horizontes, nuevas metas y posibilidades. Porque para ser felices no es menester una vida cómoda, fácil y sin obstáculos, sino tener un corazón enamorado. Un corazón que se esmera en mantener ese fuego día a día, cueste lo que cueste

CARACTERÍSTICAS DEL AMOR CONYUGAL
_ Un amor total: El amor conyugal exige donación plena, sin reservas, compartiendo todo: las cosas materiales (dinero etc.) los valores psicológicos (la personalidad, los gustos ), los aspectos espirituales como la oración, los sacramentos, el compromiso cristiano etc.
_Un amor fiel y para siempre: El amor que no surge como un proyecto para siempre no es verdadero, ya que el amor, por su propia exigencia intrínseca, quiere y espera que sea algo definitivo. En esto no hay escapatoria: o nos decidimos a amar en fidelidad y para siempre o no amamos de verdad.
_Un amor fecundo: Hablar de fecundidad en el matrimonio parece significar en exclusiva hablar de hijos y del número de hijos. Pero aunque esto también abarca la fecundidad, hay otras acepciones del término fecundidad. La fecundidad conyugal no sólo hace referencia a los hijos, sino también a lo que doy y a o que me doy, a lo que damos y a lo que nos damos. La pareja debe transmitir vida. No sólo vida física, sino todas las otras vidas: LA DEL CORAZÓN, LA DEL PENSAMIENTO, LA DEL ESPIRITU (la fe, la gracia etc.) En la medida en que la pareja se da vida uno a otro, dan vida a sus hijos, dan vida a su entorno, en esa medida son fecundos.
PROGRESAR EN EL AMOR

Os hemos hablado de que hay que cuidar el amor. EL AMOR NO ES ALGO ÚNICO QUE SE SIENTE, EL AMOR ES ALGO QUE SE HACE. Las parejas que mantienen vivo su amor y lo hacen progresar, son las que realmente cuidan de su matrimonio. Progresar juntos: esto es en realidad el amor. Pero como podéis comprender, progresar en esta relación no sucede sin más, esto se hace DÍA TRAS DÍA.
1._ REALIZANDO DIARIAMENTE MANIFESTACIONES DE AMOR
Son un testimonio vivo de nuestro amor, porque brotan del fondo de nuestro corazón. Igual pasa en el amor (besos, piropos, teléfono, flores, ).

2._EXPRESANDO APRECIO Y AGRDECIMIENTO. No considereis vuestra entrega mutua como algo ya merecido. Alimentad la propia estima de vuestro marido/mujer, ensalzando sus talentos o cualidades. Buscad oportunidades para ALABAR AL CONSORTE EN PÚBLICO, especialmente delante de los hijos, parientes, amigos. CRITICAD POCO O NADA. Decid “MUCHAS GRACIAS” POR CADA GESTO DE AMOR.
3._ MEJORANDO VUESTRA COMUNICACIÓN
Como de esto os van a hablar a continuación no os vamos a decir nada.
RESUMIENDO
El buen amor se hace como el buen vino: necesita reposo y buenas cubas donde criarse, una temperatura adecuada y tiempo; pero lo más importante es la calidad de la uva. Igual pasa en el amor. LO IMPORTANTE NO ES CUÁNTO OS QUEREIS, SINO LA CALIDAD DE VUESTRO AMOR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *