CUARTO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO CUARTO DEL TIEMPO ORDINARIO

1ªLct. Sofonìas 2,3;3,12-13:Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde
Sal.145,7.8-9ª.9bc-10:Dichosos los pobres en el espíritu porque ellos es el Reino de los cielos.
2ªLct.:1ªCo.1,26-31:Dios ha escogido lo débil del mundo.
Evangelio: Mt.5,1-12ª:Dichosos los pobres de espíritu.

El fragmento del evangelio según S. Mateo que ha sido proclamado y denominamos de las BIENAVENTURANZAS, nos da un perfil de Jesús, de su identidad: actitudes y sentimientos y de su proyecto. El mismo diseña para los discípulos LA CARTA MAGNA así como para todos aquellos que se deciden por el Reino de Dios.
Nos imaginamos la majestuosidad de Jesús desde el monte emitiendo este discurso:”Bienaventurados los pobres, los misericordiosos, los limpios de corazón…” que a todos nos emociona y al mismo tiempo nos interroga.
El destino final de Jesús, “que no tenía donde reclinar la cabeza”,asumido como cumplimiento de la voluntad del Padre: dar la vida por amor hasta morir en la cruz;va surcado por la pobreza, la misericordia, la sinceridad, la justicia, la fortaleza de ánimo en la persecución…
Jesús personaliza y colma el “anhelo de los pobres de Yahvé”,ese grupo de fieles creyentes y justos del pueblo judío del que nos ha hablado el profeta Sofonías ”que han puesto su confianza en el Señor”,que han guardado los mandatos del Señor con fidelidad. Es la imagen del Siervo de Yahvé de la que habla Isaías que “salvará a su pueblo por el sufrimiento.”
Las bienaventuranzas no son una serie de mandamientos añadidos, más elevados y exigentes sino el estilo de vida de Jesús y sus discípulos siempre dispuestos a acoger las insinuaciones del Señor de la vida.
Los sufridos y golpeados por la vida, siempre dispuestos a ayudar, disculpar o perdonar, los misericordiosos, los limpios y sinceros, de los que anhelan ver la justicia y la equidad realizadas, los perseguidos por causa de Dios y de Jesús son los humildes que se ponen a flor de humus, tierra, atentos a la verdad. Los humildes como las madres que se han puesto al nivel de la tierra como Jesús para servir lavando los pies de sus hijos.
“Estad alegres y contentos porque vuestra recompensa será grande en el reino de los cielos” La recompensa será sentir que Dios les da la razón por su vida donada.
La expansión del Evangelio de Jesús por el mundo greco-romano comienza por las capas más humildes y pobres de la sociedad donde Jesucristo se presentaba como Salvador de todos, especialmente de los que no tienen grandes cosas que esperar. Así nos describe S.Pablo su apostolado en el puerto de Corinto:”no hay en vuestra asamblea muchos sabios en lo humano, ni poderosos, ni aristócratas”
Sabemos que esa sabiduría de la humildad y de la entrega de Jesucristo es captada e interiorizada por ricos, sabios, filósofos que convirtiéndose a Jesús ordenan su riqueza o sabiduría por la causa de Jesús, del Reino que predica.
Apologetas, teólogos, pastores, matronas romanas, los padres de la iglesia encarnando las bienaventuranzas jalonan la historia del cristianismo vivo.
Un joven turco, estudiante de Económicas, recientemente ha dado testimonio de su conversión al cristianismo después de ser un inquieto creyente musulmán.
Siempre buscador de la verdad, entra una mañana en una iglesia católica de Ancara done se celebraba la Eucaristía en turco. Las palabras de la consagración: tomad y comed, esto es mi cuerpo le conmocionaron. Dios misterio viene a nosotros. La mirada al crucifijo y la acogida dispensada por aquella comunidad cristiana le ponen en el camino de Jesucristo..Experimenta la incomprensión de su familia pero su fe en Jesucristo le llevará incluso a pedir que en su carnet de identidad aparezca su nuevo nombre y su religión cristiana. Un ejercicio de libertad religiosa no sin dificultades .
Señor, reanimados por los dones de la salvación que el pan de la vida eterna nos haga crecer continuamente en la fe verdadera.
Que estas ofrendas, signo de nuestra servidumbre, al ser aceptadas por ti se conviertan para tu pueblo en sacramento de vida y redención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *