CESÁREO GARABAIN

7. TU NOS DIJISTE

Tú nos dijiste que la muerte
no es el final del camino,
que aunque morimos no somos,
carne de un ciego destino.

 

Tú nos hiciste, tuyos somos,
nuestro destino es vivir,
siendo felices contigo,
sin padecer ni morir.

Cuando la pena nos alcanza
por un hermano perdido,
cuando el adiós dolorido
busca en la Fe su esperanza.

 

En Tu palabra confiamos
con la certeza que Tú
ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz.
Ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz

Cuando, Señor, resucitaste,
todos vencimos contigo
nos regalaste la vida,
como en Betania al amigo.

 

Si caminamos a tu lado,
no va a faltarnos tu amor,

 

8.CRISTO TE NECESITA PARA AMAR

1. Cristo te necesita para amar, para amar.

Cristo te necesita para amar.

NO TE IMPORTE LA RAZA NI EL COLOR DE LA PIEL.

AMA A TODOS COMO HERMANOS Y HAZ EL BIEN.

2. Al que sufre y al triste, dale amor, dale amor,

al humilde y al pobre, dale amor.

3. Al que vive a tu lado, dale amor, dale amor,

al que piensa distinto, dale amor.

4. Al que habla otra lengua, dale amor, dale amor,

al que piensa distinto, dale amor.

5. Al amigo de siempre, dale amor, dale amor,

y al que no te saluda, dale amor.
porque muriendo vivimos
vida más clara y mejor.

 

 

 

9.GRACIAS, SEÑOR, POR NUESTRA VIDA

  A           D                A
GRACIAS SEÑOR POR NUESTRA VIDA,
 E7                               A
GRACIAS SEÑOR POR LA ILUSIÓN,
 D                       A
GRACIAS SEÑOR POR LA ESPERANZA,
 E7                A
GRACIAS DE TODO CORAZÓN.
 
 A                      D
Gracias Señor por cada hora,
 E7                               A
gracias Señor por cada flor,
 D                                   A
gracias Señor porque esperamos,
 E7                               A
a que mañana brille el sol.
 
 
Gracias Señor por la sonrisa,
gracias Señor por por el calor.
Gracias Señor por cada hombre
que aún confía en el amor.
 
Gracias Señor por los amigos,
gracias Señor por por el amor,
gracias Señor por porque creemos
en tu callada redención.


10.Tengo en casa a mi mamá (Gabaraín)
 Tengo en casa a mi mamá, 
pero mis mamás son dos: 
en el cielo está la Virgen 
que es también mamá de Dios.
 
Las dos me quieren a mí, 
las dos me entregan su amor. 
A las dos las busco y las llamo, 
a las dos las quiero yo.
 
Cuando llamo a mi mamá, 
ella viene sin tardar. 
Mi mamá del cielo viene 
si me acuerdo de rezar.
 
Cada día mi mamá 
me da un beso al despertar, 
en el alma llevo el beso 
de mi Madre celestial.
 

11.AL ATARDECER DE LA VIDA

Al atardecer de la vida
me examinarán el amor. (bis)

Si ofrecí mi pan al hambriento,
si al sediento dí de beber,
si mis manos fueron sus manos,
si en mi hogar lo quise acoger.

Si ayudé a los necesitados,
si en el pobre he visto al Señor,
si los tristes y los enfermos
me encontraron en su dolor.

Aunque hablara miles de lenguas,
si no tengo amor nada soy,
aunque realizara milagros,
si no tengo amor nada soy.

 
12.ID Y ENSEÑAD. 
  1.- Sois la semilla que ha de crecer, 
sois la estrella que ha de brillar,
 
sois levadura, sois grano de sal,
 
antorcha que ha de alumbrar.
 
Sois la mañana que vuelve a nacer,
 
sois espiga que empieza a granar.
 
Sois aguijón y caricia a la vez,
 
testigos que voy a enviar.
  
Id, amigos, por el mundo,
 
anunciando el amor,
 
mensajeros de la vida,
 
de la paz y el perdón.
 
Sed, amigos, los testigos
 
de mi Resurrección.
 
Id llevando mi presencia.
 
¡Con vosotros estoy!
  
2.- Sois una llama que ha de encender
 
resplandores de fe y caridad.
 
Sois los pastores que han de guiar
 
al mundo por sendas de paz.
 
Sois los amigos que quise escoger,
 
sois palabra que intento gritar.
 
Sois reino nuevo que empieza a engendrar
 
justicia, amor y verdad.
 
 3.- Sois fuego y savia que vine a traer,
 
sois la ola que agita la mar.
 
La levadura pequeña de ayer
 
fermenta la masa del pan.
 
Una ciudad no se puede esconder,
 
ni los montes se han de ocultar.
 
En vuestras obras que buscan el bien
 
los hombres al Padre verán.

13..-VEN, SEÑOR, NO TARDES

VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES. VEN, VEN, QUE TE ESPERAMOS. VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES. VEN PRONTO, SEÑOR. 1.  El mundo muere de frío, el alma perdió el calor, los hombres no son hermanos, el mundo no tiene amor.   2. Envuelto en sombría noche, el mundo, sin paz, no ve; buscando va una esperanza, buscando, Señor, tu fe.    

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *