CANTOS DE ADVIENTO

ADVIENTO

1.Somos un pueblo que camina (E. V. Mateu) 
 
Somos un pueblo que camina, 
y juntos caminando podremos alcanzar 
otra ciudad que no se acaba, 
sin penas ni tristezas, ciudad de eternidad.
 
Somos un pueblo que camina, 
que marcha por el mundo buscando otra ciudad. 
Somos errantes peregrinos 
en busca de un destino, destino de unidad. 
Siempre seremos caminantes, 
pues sólo caminando podremos alcanzar 
otra ciudad que no se acaba, 
sin penas ni tristezas, ciudad de eternidad.
 
Sufren los hombres, mis hermanos, 
buscando entre las piedras la parte de su pan. 
Sufren los hombres oprimidos, 
los hombres que no tienen ni pan ni libertad. 
Sufren los hombres, mis hermanos, 
mas Tú vienes con ellos y en Ti alcanzarán 
otra ciudad que no se acaba, 
sin penas ni tristezas, ciudad de eternidad.
 
Danos valor para la lucha, 
valor en las tristezas, valor en nuestro afán. 
Danos la luz de tu Palabra, 
que guíe nuestros pasos en este caminar. 
Marcha, Señor, junto a nosotros, 
pues sólo en tu Presencia podremos alcanzar 
otra ciudad que no se acaba, 
sin penas ni tristezas, ciudad de eternidad.
 
Dura se hace nuestra marcha, 
andando entre las sombras de tanta oscuridad. 
Todos los cuerpos desgastados, 
ya sienten el cansancio de tanto caminar; 
pero tenemos la esperanza 
de que nuestras fatigas al fin alcanzarán 
otra ciudad que no se acaba, 
sin penas ni tristezas, ciudad de eternidad.



2.ERRANTE VOY

ERRANTE VOY, SOY PEREGRINO,

COMO UN EXTRAÑO BAJO EL SOL.

ENCUENTRO A DIOS EN MI CAMINO,

CONSUELO Y PAZ EN MI DOLOR.

1.- Unido a Dios en alianza,

el nuevo pueblo en marcha

va; luchando aquí por la

esperanza de un mundo nuevo

que vendrá.


2.- Recorro en fin de mi camino.

Voy a mi patria, Jerusalén.

Nada me inquieta ya mi destino

porque el Señor guarda mi fe.


3.ABRAHAM.


ABRAHAM, EL ETERNO CREYENTE.

ABRAHAM, EL AMIGO DE DIOS.

ABRAHAM, ERES PADRE DE UN PUEBLO,

LA FAMILIA, QUE EL SEÑOR ESCOGIO.


1. Numerosos como estrellas del cielo

son los hijos que nacieron de ti.

El Señor ya cumplió su promesa

y te dio herederos sin fin.


2. A lo largo de los siglos que pasan

tu familia crecerá sin cesar.

Y esperando el retorno de Cristo

vivirá en la fe y el amor.

4. LLEGA EL MESÍAS

1.-El Dios de paz, Verbo Divino,

Quiso nacer en un portal.

El es la luz, vida y camino,

Gracia y perdón trajo al mortal.

 

VEN SALVADOR, VEN SIN TARDAR,

TU PUEBLO SANTO ESPERANDO ESTÁ.

 

2.- Vino a enseñarnos el sendero,

vino a traernos el perdón,

Vino a morir en un madero,

Precio de nuestra redención.


3.- Por una senda oscurecida,

vamos en busca de la luz,

luz y alegría sin medida

encontraremos en Jesús.


4.-Nuestro señor vendrá un día,

1.  El mundo muere de frío,

el alma perdió el calor,

los hombres no son hermanos,

el mundo no tiene amor.



5.-VEN, SEÑOR, NO TARDES

VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES.

VEN, VEN, QUE TE ESPERAMOS.

VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES.

VEN PRONTO, SEÑOR.

1.  El mundo muere de frío,

el alma perdió el calor,

los hombres no son hermanos,

el mundo no tiene amor.


2. Envuelto en sombría noche,

el mundo, sin paz, no ve;

buscando va una esperanza,

buscando, Señor, tu fe.




6.Ven, Señor

Ven Señor, no tardes en llegar

y la paz al mundo llegará

Con tu luz podremos caminar,

la noche se vuelve claridad.


El misterio: de un pecado vino a hacerse una promesa

El milagro: que la culpa fue causa de redención.


Del cantar de los profetas fue brotando la esperanza

La sonrisa de una Virgen dio al mundo la salvación.


Por las sendas de la vida se abren nuevos horizontes

En las sombras de las penas un nuevo sol brillará.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *