VIERNES SANTO

VIERNES SANTO

CELEBRACION DE LA PASION DEL SEÑOR

1ªLct.:Isaías 52,13-53,12:El fue traspasado por neutras rebeliones

Sal.30,2.6.12-13.15-16.17 y 25:Padre ,a tus manos encomiendo mi espíritu.

2ªLct.:Hebreos 4,14-16;5,7-9:Aprendió sufriendo a obedecer.

Pasión de Ntro ,Sr. Jesucristo según San Juan

La figura del Siervo de Yahvé ofrecida por el relato del profeta Isaías es el resultado de toda la  maldad cargada sobre un inocente y además “murió con los malvados”.Como si al final de su vida valiese  lo mismo su muerte que la de los malvados.

Luego el profeta  Isaías eleva su mirada para trascender el horror ante el final del Siervo y anuncia:”El quiso triturarlo con el sufrimiento y justificará a muchos”.

Nos ha dicho la carta a los Hebreos que “Jesús, a pesar de ser Hijo aprendió sufriendo a obedecer”

Este es un momento intenso para contemplar a Jesús “quien se anonadó haciéndose obediente hasta la muerte de cruz “,para acoger al crucificado “escándalo para los judíos, necedad para los griegos pero poder de salvación para el que cree en El”

Abril de 1867,un matrimonio recién casado visita las salas del museo de Basilea.El hombre flaco y rubio de pequeños ojos se ha detenido ante el Cristo en el sepulcro de Holbein..Los ojos aparecen magnetizados por el terrible muerto. Es-escribirá más tarde-el cadáver de un hombre lacerado por los golpes, demacrado, hinchado, con unos verdugones tremendos sanguinolentos y entumecidos,,las pupilas sesgadas; los ojos grandes, abiertos, dilatados brillan con destellos vidriosos. Es un cuerpo sin belleza.Su mujer percibe que su rostro está dominado por el pánico. Teme que le dé un ataque y el hombres musita:  Un cuadro así puede hacer perder la fe”.Luego en el hotel tuvo uno de los más dramáticos ataques epilépticos de su vida. Se llamaba Fedor Mikailovich Dostoieuski .Estos descubrimientos le llevaron hacerse dos preguntas :Si los que iban a ser sus apóstoles  futuros, si las mujeres que lo seguían y estuvieron al pie de la cruz vieron su cadáver así ¿cómo pudieron creer a la vista de tal cadáver ;que aquel despojo iba a resucitar? Y una segunda :si aquel mismo maestro hubiera podido ver la víspera de su suplicio esa imagen de muerto ¿se habría atrevido a subir a la cruz?

Mas en Jesús crucificado ,maltratado, deshecho de los hombres, varón de dolores ante quien se vuelve el rostro apreciamos que la muerte no tiene la última palabra ,sino la vida de Jesucristo.

Como el apóstol Pablo al final de su carrera tan accidentada podemos decir:”¿Quién podrá separarnos del amor de Cristo? Ni la angustia, ni la muerte ni la espada, ni peligro alguno podrá separarnos de Cristo. En todo vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado”(Rm9,35) .

JUEVES SANTO

JUEVES SANTO 1

1ªLct.: Ex.12,1-8:La Pascua judía

Sal.115:El cáliz que bendecimos

2ªLct.:1ªCo.11,13-26:Cada vez que coméis de este pan

Evangelio: Jn.13,1-15:Los amó hasta el extremo.

La celebración de la Pascua judía tal como es descrita en el libro del Éxodo, para los israelitas no es sólo el relato de un acontecimiento pasado sino el memorial, el recuerdo, la actualización de aquella intervención de  Dios- Pascua: paso del Señor- a favor de su pueblo, liberándolos de la esclavitud de Egipto .”Este día será para vosotros memorable, en él celebraréis la fiesta del Señor, ley perpetua para las generaciones”.

Jesús adentrándose en la corriente familiar judía y celebrando por anticipado con sus discípulos la pascua judía cambia el contenido de las bendiciones tradicionales sobre  el pan y el vino  refiriéndolas a su cuerpo y sangre. Tal como nos lo recuerda S. Pablo en la segunda lectura y lo confesamos en el salmo responsorial :El cáliz que bendecimos es la comunión de l sangre de Cristo.

“Haced esto en memoria mía. Cada vez que coméis este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor hasta que vuelva.

Luego Jesús durante la cena realizó un gesto que trastorno al propio Pedro: se puso a lavar los pies a sus discípulos y ante la negativa de aquél le corrigió:”si no te lavo los pies no tiene nada que ver conmigo”.

La Encarnación del Hijo de Dios, el memorial de su pasión y muerte en la Eucaristía y el ejercicio del amor como siervo lavando los pies a sus discípulos invierte el sentido de toda religión en que el hombre busca a Dios. Ahora Dios es el que por puro amor viene al hombre.

Nos emociona a todos imaginar el gesto de Jesús lavando los pies a sus discípulos como nos emociona pensar en las veces que las madres y los padres lavan a sus hijos o los hijos lavan a sus padres imposibilitados .tantas personas que en el. mundo lavan y cuidan a otras. Pero nos conmueve cuando alguien cuida, lava  a  otra persona anónima.

Lo que muchas veces hacemos es amar a quien nos ama, ayudar a los nuestros, pero romper las fronteras para amar incluso a nuestros enemigos eso es algo “divino” y quines lo realizan son divinos. Fue Jesús quien llevó  a cabo el extremo del amor:” os he dado ejemplo para que lo que he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis”.

Una mirada a los discípulos que reciben el encargo de “Haced esto en memoria mía” y de lavar los pies a los hermanos vuelve a orientarla hoy Jesús hacia el ministerio de los sacerdotes encargados de celebrar los misterios de Dios en la comunidad eclesial Logremos una gran bendición para ellos y para los  jóvenes que son llamados.

En verdad contemplando a Jesús en la cena de despedida podemos exclamar:¡Es hermoso lo que hace Jesús ¡¡Es bueno lo que hace Jesús¡. ¡Es verdazo cuanto dice y hace¡.

¿Cómo pagaré al señor todo el bien que me ha hecho? Alzaremos las copa de la salvación invocando su nombre.

Aquí  y ahora Jesús me dice :Haz esto en memoria mía .Dad la vida en memoria mía. Amén.