SÁBADO SANTO

SÁBADO SANTO

VIGILIA PAS CUAL .

1ªLct: Gn.1,1-31. 2,1-1

Sal.103: Oh señor envía tu Espíritu

2ªLct.:Ex.14,115-15,1: La Pascua judía

Sal.Ex.15:Cantemos al Señor sublime es su victoria

3ªLct:Is.55,1-11:Sellaré con vosotros alianza perpetua.

Sal.Is.12,1-6:Sacaréis aguas con gozo de la fuentes de la salvación.

4ªLct.Ez.36,16-28:Derramaré sobre vosotros un agua pura.

Sal..41:Como busca la cierva corrientes de agua viva.

Rom.6,3-11:Cristo una vez resucitado de entre los muertos ya no muere más

EvangelioMc.16,1-8:Jesús el nazareno, el crucificado ha resucitado.

En el fragmento del evangelio según San Marcos se nos refiere que algunas de las mujeres que acompañaron a Jesús hasta su muerte en la cruz guardaban todavía en su corazón un sentimiento de piedad hacia el muerto Jesús y un coraje sereno como para finalizar el rito de veneración última al cadáver.

No midieron bien sus fuerzas pues se dieron cuenta  de  la dificultad de la piedra pesada a la entrada del sepulcro. ¡Pero la intuición y la corazonada vencen tantas dificultades¡ Ahora toma la iniciativa Dios de la vida ,la misericordia y la justicia. Se adelanta la revelación de Dios, se manifiesta su misterio y las mujeres no tiene n que  actuar:”¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado? No está aquí. Ha resucitado.

Recordemos la sorpresa de María en su Anunciación: Ave, Maria, llena de gracia .Ella se turbó a  y ante la iniciativa de Dios para que fuese Madre de Jesús:¿Cómo puede ser eso pues no conozco a varón?…El Espíritu Santo te cubrirá con su sombra…lo que es imposible para los hombres es posible para Dios.

Lo inaudito es que el Dios invisible tome carne humana, entre en el torbellino de la corriente humana y vuelva ahora a manifestarse al recrear la personalidad encarnada de su Hijo Jesús resucitado para una vida transfigurada.

Id y decídselo a los  discípulos y a Pedro: El va por delante. Allí lo veréis

Espanto, temblor, admiración, estupor, miedo. Ahora comienza la historia transfigurada con Jesús resucitado y sus amigos con las manifestaciones de Jesús resucitado irán modulando su ver las cosas. La memoria vivificada se iluminará y serán capaces de dar la vida por lo que han visto y oído.

Ellos, constituidos en comunidad de Jesús asistidos por el Espíritu Santo actualizarán en todas las generaciones la gran noticia: Jesús ha resucitado, Jesús vive. La vida triunfó          de  la muerte, la luz venció al infierno.

Somos llamados a recibir esta corriente de gracia y a dejar destruida nuestra personalidad de pecadores por nuestra adhesión a Jesús resucitado. Esta suerte, esta gracia la vivimos en el sacramento del bautismo.

Volvamos a pues renovar nuestra incorporación a Jesucristo recordando nuestro propio bautismos para  andar en una vida nueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *