SEXTO DOMINGO ORDINARIO

DOMINGO SEXTO DEL TIEMPO ORDINARIO

QUIERO, QUEDA LIMPIO

1ª Lct. :Levítico 13,1-2.44-46:El leproso vivirá solo
Salmo 32,1-2.5-11:Tú eres mi refugio
2ªLct.: 1ªCo.10,31-11,1.:Seguid mi ejemplo como yo sigo el de Cristo
Evangelio :Mc.1,40-45:Le desapareció la lepra y quedó limpio.

He aquí el doloroso destino que le esperaba a aquel que había contraído la lepra: vivir en soledad y fuera del campamento para evitar todo contagio. Tendría que declarar gritando que era IMPURO, INTOCABLE. Y además ,como le sucedió a Job, sufriría  la sospecha de sus conocidos:¡.Quizá ha cometido algún pecado y la lepra es el castigo ¡Una mentalidad primitiva tiende a asociar a una enfermedad un castigo por un orden infringido¡ Cuando nuestros misioneros el año 1975 llegaron al puesto de misión en Tanzania ,una familia estaba a punto de abandonar  a su suerte a dos niñas gemelas albinas(¡maldición para una familia¡ Así lo interpretaban).Las misioneras agustinas se hicieron cargo de la  situación acogiéndolas en su casa).La Madre Teresa de Calcuta cuando funda las Misioneras de la caridad tiene graves dificultades porque antiguas alumnas que desean ingresar en la congregación tienen la oposición y rechazo de sus padres que ven a sus hijas en una Congregación dedicada a los pobres, los parias, casta impura. Es la misma causa por la que en algunas lugares de India se persigue a los cristianos que practican la caridad con los más desfavorecidos.
El fragmento del evangelio según San Marcos que hemos escuchado manifiesta el grandioso  ser y actuar de Jesús que se encuentra con un leproso. Sintiendo lástima ante aquel intocable y excluido que suplicaba, le tendió la mano y le tocó y con palabras poderosas le curó:” quiero, queda limpio”. Jesús rompió el círculo infernal en que se hallaba aquel pobre hombre .
La palabra y la acción de Jesús declaran una gran noticia: la desesperación, la soledad, la enfermedad no tienen la última palabra y además “no son castigo de Dios”.
Desde el admirable testimonio del P. Damián, hoy declarado beato, en la isla de Molocai donde consumió su vida para estar al lado de los leprosos o desde la apasionante dedicación a luchar contra la lepra de Raoul Follerau y su esposa en pleno siglo XX,¡cuántas batallas se han ganado a esta enfermedad maldita. Cuántos discípulos de Jesucristo con su testimonio han ayudado a las conciencias a superar tanta repugnancia y así aliviar a muchos enfermos. En España el Hospital de Fontilles es todavía un signo actual de la lucha que se ha realizado contra esta enfermedad  tan temida.
Porque sabemos que hoy también  existen otros tipo de lepras o enfermedades o situaciones humanas dolorosas: ancianos, enfermos de Alzeimer, drogadictos, sida, alcohólicos,  expresidiarios….
También hoy Jesús  actúa .A veces, con poder maravilloso  sana a los enfermos. Y en todo momento nos envía a  sus discípulos a dar una buena noticia a los que sufren .Con nuestra presencia dispuesta a ayudar somos evangelio, somos Jesús actuando .
Estamos celebrado la campaña contra el hambre de Manos Unidas.,una benemérita organización eclesial con un acento especial: la salud, derecho para todos..Periódicamente realizamos colecta para Cáritas.. Los grupos de la Pastoral de la Salud se reúnen y visitan con los sacerdotes a las personas enfermas. Hace pocos días un anciano me confesaba que estaba profundamente emocionado porque un matrimonio de su parroquia le había ayudado a vestirse y a calzarse en el Hospital. Le había emocionado que un hombre mucho más joven que él se había arrodillado para ayudarle a poner los zapatos.¡Qué gesto de humildad y de grandeza al mismo tiempo¡
Es verdad que Jesús nos dice: lo que haga tu mano derecha no lo sepa la izquierda. y que en la iglesia no estamos para decirnos:¡qué bien lo hacemos ¡sino para anunciar, celebrar y hacer presente a Jesucristo desde el amor. Pero es saludable dar gracias a Dios por el bien. Hace dos años Caritas Diocesana de  Zaragoza publicó un libro con una lista de 350 fichas de grupos cristianos que ayudan a los necesitados .Cooperación Internacional, Discapacitados, drogodependientes, mujeres marginadas,Infancia-Juventud,Mayores,Presos,transeúntes,Emigrantes.

Pienso en los profesionales de la salud que atienden a los enfermos, en los agentes de seguridad y del orden, en los que acuden cuando sucede alguna catástrofe .¡Hay hombres y mujeres dispuestos a ayudar que hacen  digna a esta humanidad¡
Para continuar haciéndonos presentes y cercanos a los hombres más heridos,”Señor, purifícanos y renuévanos para cumplir tu voluntad””Haz que alimentados con el manjar del cielo busquemos la fuente de donde brota la vida .
Dentro de unos momentos recibiremos el Cuerpo de Jesús y antes diremos: Señor una sola palabra tuya basta para sanarnos. Que nos sane hoy en el cuerpo y en el espíritu pues así también nosotros podremos ser instrumentos de sanación y de amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *