SÉPTIMO DOMINGO ORDINARIO

Séptimo domingo ordinario

1ªLct.:Lev.19,1-1.17-18:Amarás a tu prójimo como a ti mismo

Sal.102,1-1.3-4.8 y 10,12-13:El Señor es compasivo y misericordioso.

2ªLct.:1ªCo.3,16-23:Todo es vuestro, vosotros de Cristo y Cristo de Dios.

Evangelio: Mt.5,38-48:Amad a vuestros enemigos.

El fragmento del evangelio de Jesús según San Mateo que ha sido proclamado es prolongación  del  sermón del monte. Jesús ”que no ha venido a abolir la ley sino a darle  plenitud”  eleva a una categoría sublime e inimaginable el mandamiento del amor:”amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen”.

Conociendo nuestra urdimbre humana y sus reacciones viscerales y primarias de inmediato surgen en nuestro corazón bastantes interrogantes:¿Se podrá llevar a cabo tal propuesta?¿No se tratará de un deseo utópico pero irrealizable?¿Acaso no es legítimo defendernos y luchar contra el mal? Jesús mismo a quien le abofeteó en el tribunal le dijo: Si he hablado mal ¿dime en qué? ,Si no ¿por qué me pegas?

Es seguro este tono en el hablar de Jesús  sobre la exigencia del amor. De hecho el destino, asumido por propia voluntad,  de la vida de Jesús fue la muerte, dar la vida “por nosotros y por nuestra salvación” hasta exclamar:”Perdónalos porque no saben lo que hacen”.En días pasados, en el evangelio de S. Marcos, Jesús increpa a Pedro que le quiere apartar del camino de la cruz:”Apártate de mi ,Satanás, tú  piensas como los hombres no como Dios”

“ Cuanto más nos identificamos con la misión que se nos ha confiado como ha hecho el Hijo eterno, más íntimamente nos haremos hijos e hijas del Padre celeste: de ello da testimonio  todo el sermón del monte” (Hans Urs von Balthasar:”si no os hacéis como este niño …p.54)

Este es el motivo y razón de fondo del amor a los enemigos :“Así seréis hijos de vuestro Padre que hace salir el sol sobre malos y buenos””Si no os hacéis como niños no entraréis en el reino de los cielos”

En el ámbito de la gracia, del Reino de Dios, de la ciudad de Dios, presente ya aquí, el creyente y la comunidad cristiana ensayan esa nueva dimensión del amor total. Quien perdona como Dios nos perdona y como  Jesús en la cruz ,vive la conciencia de ser hijo:”Sed santos como yo soy santo””Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”.

Jacques Lebreton, fue privado de sus manos y sus ojos por la explosión de una granada activada y lanzada por su vecino, presa del pánico. Harán falta cinco años para recobrar una autonomía física mínima ,quince para perdonar antes de dedicar su vida a testimoniar su experiencia humana y espiritual”.(J.Lebreton Sans yeux e sans mins Casterman,Paris 1966

En nuestra vida de cada día, en nuestra convivencia ordinaria vivimos roces, fricciones que nos hieren y van dejando sus secuelas, sus heridas que nos impiden vivir en paz y reconciliados. Podemos sentirnos con odio, resentimiento, rabias, antipatías y a veces solapadas.¡Cuántos corazones lastimados incluso con estupenda actitud creyente¡”Juan José Cortes ,el papa de Mariluz asesinada, se expresaba diciendo el temor de que en el juicio contra los asesinos de su hija se despertase el rencor y la  rabia que tanto daño hace por añadirse al dolor ya soportado.

Siendo joven sacerdote llegaba todos los meses a mi parroquia una señora para que celebrásemos una misa por el eterno descanso de su hermano al que habían asesinado. Siempre me decía “pero yo no perdono a Dios lo que ha sucedido a mi hermano”.Nunca había oído semejante expresión” Poco a poco iba comprendiendo aquella dolorosa situación y la expresión:”No odiarás de corazón a tu hermano, ni te vengarás, ni guardarás rencor sino que amarás a tu prójimo”…Es decir, que tu corazón se sienta libre de cualquier resentimiento de tal modo que al sufrimiento por una injusticia recibida no se añada este sufrimiento””Dejaos reconciliar por Dios en nuestro Señor Jesucristo”.”Antes de depositar la ofrenda si tiene tu hermano algo contra ti ve y reconcíliate con él”

Un samurai visitó a un viejo sabio para plantearle una duda que le atormentaba:¿existen el infierno y el paraíso?

-¿Quién pregunta eso?.-Un guerrero samurai

-¿Con esa cara de idiota? Y ¿además tan estúpido y cobarde?

El guerrero airado desenvainó el sable.

El viejo sabio exclamó: ¡Ahora se abren las puertas del infierno¡

El guerrero comprendió la sabiduría del viejo y guardó el sable avergonzado .El sabio exclamó de nuevo: ¡Ahora se abren las puertas del cielo¡

Está aquí Jesús en medio de nosotros y ve todo nuestro interior, los repliegues de nuestra sicología, nuestros sufrimientos y rencores, nuestras fobias. Vamos a hacer un ejercicio de fe en Jesús que “es el mismo hoy, ayer y siempre”.Vamos a pedirle que hoy nos sane de raíz, nos libere de toda resistencia a la paz y al perdón .Que cure a las personas que nos han hecho sufrir y nos cure por haber hecho sufrir a los demás.

Las iglesias, los templos, los santuarios son ámbitos de paz. A veces como que la tocamos físicamente. Muchos nobles deseos y súplicas humildes han dejado un ambiente de calma. Y además está garantizada por Jesús, l a Sama. Virgen o el Santo de devoción. En la plegaria Eucarístíca  Vb decimos:  “que tu Iglesia sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando” No sólo a nivel personal sino también eclesial donde hemos de vivir la utopía del perdón y del amor a los enemigos.

Nos impulsa el Espíritu a ser sal que sala que quema que purifica y que da sabor hasta llevar al extremo el amor incluso  al enemigo.

“La meditación asidua de tu doctrina nos enseñe a cumplir de palabra y de obra lo que te complace”.

“Concédenos loa salvación eterna cuyas primicias nos has entregado en este sacramento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *