«Mi alma se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren.» (Salmo 33)