Adaptación del evangelio Según San Marcos 10, 46-52

Nuestro amigo Jesús estaba enseñando en el pueblo de Jericó. Terminada la enseñanza salió del pueblo con sus discípulos y una gran multitud de personas. En el camino había un ciego, llamado Bartimeo. Al oír el ruido de la gente empezó a llamar a Jesús. La gente le decía
que se callara, pero el empezó a gritar más fuerte. Jesús al escucharlo se detuvo y dijo que lo llamaran. Jesús le dijo: “¿Qué quieres que hagas por ti?” A lo que Bartimeo contesto: “Que pueda ver”. Jesús le dijo: “Anda tu fe te ha curado” y al instante recobro la vista y lo seguía por el camino.

Escribe en los espacios en blanco las palabras adecuadas.
   Bartimeo      Dios      enseñar      fe      Jericó   
El evangelio de este domingo Jesús nos pide que tengamos fe. El está en la ciudad llamada . Jesús a todos los pueblos y ciudades a las que iba tenía como función principal la buena noticia. Las palabras que salian de su boca eran de esperanza y consuelo. El ciego sabía muy bien a quien acudir. Su insistencia hace que Jesús lo llame. Bartimeo es curado por su . Jesús solo puede actuar en aquellos que confian en sus palabras. Ellas nos ayudan a portarnos bien con los demás y a saber como tenemos que hablar con nuestro Papá .