En el día 5 proponemos la siguiente frase de San Agustín:

Sólo puedo en verdad hacer lo que quiero, cuando dejo de querer hacer lo que no puedo. (Carta 10, 1)

Conocernos exige mucha humildad. Ella nos lleva a saber cuáles son nuestros límites. No tenemos que confundir esto con la superación que Dios nos pide día a día. La humildad de la que hablamos es aquella que nos hace ver realmente cual es nuestro camino y no desviarnos de él.

Hoy proponemos que reflexionemos sobre la humildad en nuestra vida y lo hagamos por medio de la oración.