En el día 4 proponemos la siguiente frase de San Agustín:

*La caridad que nace de un corazón puro, y de una conciencia recta, y de una fe sincera es la verdadera grande virtud, porque ella es el fin de los mandamientos (Epist. 177,11)

El amor no tiene malas intenciones. Ayuda a todo el mundo sin mirar a quien. Cuando el amor está unido a la fe cobra el verdadero sentido pues Dios es la máxima expresión de la caridad.

Hoy proponemos hacer una lista con aquellas personas que tenemos más cercanas y con las que más cariño debemos darles. Una vez hecha intentaremos cumplir el mandato del amor.