CICLO A

    Feb 22

    Cuidemos a nuestro prójimo.

    bibliaicon1 Leer la palabra de Dios (Haz clic aquí) 

     

              Dios es Santo, perfecto. Dichas cualidades están relacionadas con el prójimo. El camino para llegar a ellas pasa por como nos comportamos con el Hermano. Dios le dice a Moisés que no odie a su hermano ni le guarde rencor, sino que le ame. Jesús añade que recemos por los que nos persiguen, es decir por los que no nos aman. En el trasfondo de las lecturas están las relaciones que tenemos con los otros. Hay muchas maneras de interactuar, de lo que vamos a tratar es de la profundidad que implica lo que hoy las lecturas nos proponen. 

              El sistema social imperante en nuestro tiempo nos invita a la superficialidad en la relación con el otro. Esta superficialidad esta muy unida a la economía. Según el estatus social que tengas te relacionaras con una persona u otras, unido a los ambientes que puedes acceder. El apóstol Santiago ya en su tiempo escribía del peligro que implica el ver aun hombre bien vestido y a otro harapiento y el trato que se le daba a uno y a otro. No es nada nuevo lo que estamos hablando, pero debemos ser conscientes de la realidad en la que vivimos. Otro aspecto de nuestro tiempo es la solidaridad encubierta que va muy unida a la manipulación, los sentimentalismos e intereses de los grandes sectores que manejan el poder global (Gobiernos, multinacionales...). Sectores de poder que crean mucho de los grandes problemas medio ambientales, sociales, económicos son los que se erigen como bandera de dar la solución al sufrimiento que han causado. Pero la causa más dolorosa de la interactuación con el otro es la competencia deshumanizadora, que hace ver al otro como un enemigo al que hay que vencer. Las oposiciones aun puesto de trabajo, la lucha de poder donde se imponen los intereses personales a los comunitarios.
              Estamos insertos en esta sociedad. Los primeros cristianos ya se diferenciaban del sistema social imperante. Dios nos interpela a ser Santos y Perfectos como Él. Debemos ser una luz en este mundo. En el día a día cuidar nuestro trato con el prójimo. Tener un mismo Dios implica tener un mismo Padre que nos ha creado. Esto nos lleva a que nadie debe estar por encima de nadie. Amar conlleva indignarse ante el que hace daño, pero sobre todo perdonar y rezar por ellos. En la coherencia podremos demostrar que los seguidores de Cristo vivimos en el mundo, pero no con sus valores sino con los valores que nos hacen más humanos y nos asemejan a nuestro Creador.

    Ene 5

    ¿Qué le puedo ofrecer al niño Dios?

                ¿Qué le puedo ofrecer al niño Jesús? Pienso en el regalo que le podría dar para hacerlo más feliz. Dios habla mucho de la conversión. Cambiar las “cosas” de mi vida que lo alejan de Él. Hoy es una buena oportunidad. Los Magos vinieron de diferentes partes del mundo. Nos demuestra que todos podemos ofrecerle regalos. Tenemos un Dios que no solo llama a los judíos, ni a los musulmanes, ni a los budistas... nos llama a todos.

                En esta navidad estamos celebrando al “Emanuel” que significa “Dios con nosotros”, El siempre pone en nuestros corazones el deseo por medio de su espíritu. Este deseo hay que trabajarlo y entonces surge la conversión. La Palabra de Dios, el evangelista Juan, nos recuerda que Dios no vino a condenar el mundo sino a salvarlo y Nuestro Señor Jesucristo nos dice que no ha venido a sanar a los sanos sino a los enfermos.

                Es muy importante darnos cuenta que necesitamos la ayuda de Dios. No puede haber cambio sin esta premisa. La conversión siempre va unida a la humildad. Ella es la puerta. Nos hace comprender que necesitamos cambiar y que se puede. Los magos fueron adorar al niño Dios porque supieron ver que el mundo a partir de ese acontecimiento ya no volvería a ser el mismo. Sus vidas cambiaron y las nuestras también si nos dejamos interpelar por el deseo de querer estar con Él. Démosle el mayor regalo que le podemos ofrecer. La conversión de nuestras vidas.

    Dic 4

    Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos (2° domingo de adviento)

            bibliaicon1 Leer la palabra de Dios (Haz clic aquí)

             

    Que grandeza saber más del Espíritu Santo. El profeta Isaías nos dice sus cualidades: Sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia y temor del Señor. Estas cualidades están al servicio del pueblo y ellas propician la armonía y el señorío de Dios. Este señorío nos remite a la creación. Si ahora sufre, esta convulsa y violentada, cuando el Señor reine se dará la transformación: “El cabrito, el ternero y el león comerán juntos, la vaca pastara con el oso...

              En el tiempo de adviento revivimos que el Señor vino y habito entre nosotros. San Pablo lo valora de la siguiente manera: Para los judíos Dios cumple las promesas hechas a su pueblo y en los paganos pueden alabar a Dios por su misericordia. Por lo tanto, estamos en un tiempo propicio para la conversión. El profeta Juan nos llama e interpela: “Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos”.

              Preparar el camino es tomar conciencia de la gracia de Dios, darse cuenta de la actuación del Espíritu Santo. Allanar sus senderos es acoger al Hijo de Dios, acoger su palabra y cumplirla. Estamos ya en el segundo domingo de adviento alabemos al Señor nuestro Dios por medio de nuestra entrega.

    Nov 27

    El tiempo es acuciante (1° domingo de adviento)

     

    bibliaicon1

    Leer la palabra de Dios (Haz clic aquí)

     logonavidad1El Señor esta en lo más alto de la tierra. Así nos describe Isaías la importancia de Dios. Utiliza la simbología de la montaña. En ella han acontecido los acontecimientos más relevantes: Abraham recibe la promesa de una descendencia como las estrellas. Moisés descubre al Dios de Abraham y le dan las tablas de la ley por la cual se regirá su pueblo y la promesa de la tierra prometida. Todos los pueblos están llamados como Abraham y Moisés a encontrarse con Dios. Este encuentro restablecerá la paz y la armonía, pues el Señor será el árbitro.

                Isaías nos pone de manifiesto que Dios es la esperanza para este mundo. El es el único que puede traer la paz. En nuestra vida hay muchos momentos para la inquietud, la angustia, el miedo... esto nos hace perder la armonía. “Caminar a la luz del Señor” es un buen comienzo para este adviento. Dios viene a nosotros. Quiere colmar nuestra vida de sentido y esperanza. Aceptar que Dios sea el juez de nuestras vidas implica que traerá la paz a nuestra existencia.

                San Pablo nos recuerda que nos demos cuenta en que momento vivimos. Estamos en adviento. Es un tiempo fuerte para la conversión. Dejar las obras de las tinieblas y revestirnos con las armas de la luz.

                No sabemos el día ni la hora cuando volverá el Señor Jesús. Por lo tanto, el tiempo es acuciante. Ahí que estar preparado. Aceptar a Dios como juez y revestirnos del Señor Jesucristo. Que este adviento sea propicio para ello.

    Dic 29

    La Sagrada Familia

                  Estamos terminando el año. Leyendo y reflexionando las lecturas que nos ponen este domingo me hacen reflexionar sobre el tema de la conciencia, de la cual nos habla el Apóstol San Pablo. Para Él la conciencia está unida a los mandamientos de Jesús y tienen como eje principal el amor mutuo de los prójimos que nos hace estar cerca de Dios.

                Estar cerca de Dios. Pero para ello hay que saber discernir. Escuchamos a mucha gente, nos distraemos con muchas cosas: Televisión, Internet, fiestas, futbol… rigen nuestra vida y nuestra manera de vivir. Podríamos decir que lo que alimentamos en nuestro interior es lo que nos hace vivir de un modo o de otro. De ahí la importancia de poner a Dios en el centro de nuestros pensamientos. Para ello necesitamos la oración. Sin ella es imposible que Dios gobierne en nuestro interior.

                La verdadera oración nos saca lo mejor de nosotros mismos: Nos hace vivir con alegría, esperanza, nos acerca al prójimo, da la sabiduría necesaria para discernir correctamente... Nos crea la conciencia necesaria para conocer las cosas de Dios.

                También necesitamos la Palabra de Dios que va íntimamente unida a la oración. Ella es consuelo, fortaleza, consejera y sobre todo la revelación del amor de Dios.

                Y una última necesidad para que Dios gobierne nuestro interior es el actuar del Espíritu de Dios en las personas. También se necesita el discernimiento del magisterio de la iglesia y los devocionales que mantienen viva la llama de querer estar cerca de Dios.

                Un buen propósito para este nuevo año: Vivir según los mandamientos que nos enseña Jesucristo.

                No podemos terminar esta pequeña meditación sin hablar de la familia. Tanto la primera lectura como el evangelio tienen algo en común: Ir a la “Casa de Dios” en familia. Una buena enseñanza el no perder nunca este valor de vivir la fe en familia.

    El evangelio para los niños

    humidios

    Calendario

    February 2020
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    27 28 29 30 31 1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 1

    Bienvenido

    Hasta pronto