candle

     

     

     

    Primer domingo de adviento

     

    La oración es lo más valioso que tenemos los cristianos. San Agustín nos lo explica:

    Cuando la oración brota del alma como una necesidad del alma misma, se convierte en llave de oro, en santo y seña eficaz que abre las puertas del cielo y hace posible el diálogo con Dios. El hombre asciende en oración y Dios desciende en misericordia (In ps. 85, 7).

     candle candle   candle

    En este tiempo de adviento necesitamos a Dios. La necesidad del alma es la llave que nos hace posible el dialogo con Dios. Esta necesidad viene de la vida misma. Tantos sinsabores, decepciones, Angustias, miedos... pero también alegrías, esperanzas, sueños... Lo necesitamos.

    Reflexionamos: Dedica tiempo a Dios. Ora.