¡UNIDOS POR LA ESPERANZA! Yo me quedo en casa.
    Palabras Frases
    Dios

    * ¿Qué es, entonces, mi Dios?: sumo, óptimo, poderosísimo, omnipontentísimo, misericordiosísimo y justísimo; secretísimo y presentísimo, hermosísimo y fortísimo, estable e incomprensible, inmutable, mudando todas las cosas; nunca nuevo y nunca vieje; renueva todas las cosas y conduce a la vejez a los soberbios sin ellos saberlo; siempre obrando y siempre en reposo; siempre recogiendo y nunca necesitando; siempre sosteniendo, llenando y protegiendo; siempre creando, nutriendo y perfeccionando; siempre buscando y nunca falto de nada. (Confe. 1, 4, 4)

    * Señor, amas y no tienes pasión; tienes celos y estás seguro; te arrepientes y no sientes dolor; te aíras y estás tranquilo; mudas de obra pero no de consejo; recibes lo que encuentras y nunca has perdido nada; nunca estás pobre y te gozas con los lucros; no eres avaro y exiges usuras; te ofrecemos da más para hacerte nuestro deudor; pero ¿quién es el que tiene algo que no sea tuyo, pagando tú deudas que no debes a nadie y perdonando deudas, sin perder nada con ello? (Conf. 1, 4, 4).

    *Tú, Señor, eres la vida de las almas, la vida de las vidas que vives por ti misma y no te cambias; la vida de mi alma. (Conf. 3, 6, 11).

    *Tú estabas dentro de mí, más interior que lo más íntimo mío y más elevado que lo más sumo mío. (Conf. 3, 6, 11).

    *Dios es inefable. Más fácilmente decimos lo que no es que lo que es. Piensa en la tierra: eso no es Dios. Imaginas el mar: no es Dios. Te representas los hombres y animales terrenos: no son Dios. Piensa en los ángeles, potestades, virtudes, dominaciones, tronos: no son Dios. Pues, ¿qué es? ¿Sólo he podido decirte lo que no es? Pero, ¿qué es? ¿Buscas lo que es?: lo que ni ojo vio, ni oído oyó, ni logro barruntar corazón de hombre. (Enr. in ps. 85, 12).