Miradlo los humildes y alegraos buscad al Señor y vivirá vuestro corazón. (Salmo 68)