«Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón.» (Salmo 18)