Ene 30

    «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?».

    El evangelio de hoy 

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (4,35-41):

    bibliaicon1Aquel día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: «Vamos a la otra orilla». Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó una fuerte tempestad y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba en la popa, dormido sobre un cabezal. Lo despertaron, diciéndole: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?». Se puso en pie, increpó al viento y dijo al mar: «¡Silencio, enmudece!». El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo: «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». Se llenaron de miedo y se decían unos a otros: «¿Pero quién es este? ¡Hasta el viento y el mar lo obedecen!».

    Palabra del Señor

    paloma

    Jesús atribuye el miedo a la falta de fe. La desconfianza los lleva a creer que van a morir. Él es el camino, la verdad y la vida y una vez más lo demuestra no solo calmando la tempestad sino también los corazones.

    Cuanto necesitamos que alguien calme nuestro interior, les dé la confianza y fuerza para superar las adversidades. Las redes sociales con sus logaritmos, la publicidad, la filosofía hedonista que impera en nuestra época crean muros que vuelven insensibles a las personas para no profundizar y comenzar el camino de búsqueda de encontrar aquel que puede traer la paz. Es momento de hacer un alto en la vida y romper los muros.

    • ¿Estoy dispuesto hacer un parón en mi vida y reflexionar como influye las redes sociales, los logaritmos, la publicidad y la filosofía hedonista?
    Ene 29

    “El reino de Dios se parece a un hombre que echa semilla en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo”.

    El evangelio de hoy

    Lectura de la carta a los Hebreos (10,32-39):

    bibliaicon1HERMANOS:
    Recordad aquellos días primeros, en los que, recién iluminados, soportasteis múltiples combates y sufrimientos: unos, expuestos públicamente a oprobios y malos tratos; otros, solidarios de los que eran tratados así. Compartisteis el sufrimiento de los encarcelados, aceptasteis con alegría que os confiscaran los bienes, sabiendo que teníais bienes mejores y permanentes. No renunciéis, pues, a vuestra valentía, que tendrá una gran recompensa. Os hace falta paciencia para cumplir la voluntad de Dios y alcanzar la promesa. «Un poquito de tiempo todavía y el que viene llegará sin retraso; mi justo vivirá por la fe, pero si se arredra le retiraré mi favor». Pero nosotros no somos gente que se arredra para su perdición, sino hombres de fe para salvar el alma.

    Palabra de Dios

    paloma

    La llegada de Jesús hace que se instaure la soberanía de Dios. Dicha soberanía esta oculta a los ojos de muchos. Solo aquellos que cumplen su voluntad son capaces de verlo. Las obras del Reino se manifiestan en las buenas obras que dignifica aquellos que se benefician.

    Se nos invita a entrar dentro del Reino de Dios. Realizar sus obras sin tener intereses egoístas. Lo que se ha recibido gratis de Dios hay que darlo gratis.

    • Mis obras ¿Por qué están motivadas?
    Ene 28

    “Si se esconde algo, es para que se descubra; si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz”.

    El evangelio de hoy

     Lectura del santo evangelio según san Marcos (4,21-25):


    bibliaicon1En aquel tiempo, dijo Jesús a la muchedumbre: «¿Se trae el candil para meterlo debajo del celemín o debajo de la cama, o para ponerlo en el candelero? Si se esconde algo, es para que se descubra; si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz. El que tenga oídos para oír, que oiga.»
    Les dijo también: «Atención a lo que estáis oyendo: la medida que uséis la usarán con vosotros, y con creces. Porque al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.»

    Palabra del Señor

    paloma

    Quien es fiel al evangelio sus obras florecen y son luz para aquellos que viven en tinieblas. Jesús invita a que el potencial que tenemos dentro por hacer el bien lo vivamos desde nuestra vocación.

    • ¿Mi vocación la vivo desde las buenas obras?
    Ene 27

    “El sembrador siembra la palabra”.

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (4,1-20):

    bibliaicon1En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al lago. Acudió un gentío tan enorme que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y el gentío se quedó en la orilla. Les enseñó mucho rato con parábolas, como él solía enseñar: «Escuchad: Salió el sembrador a sembrar; al sembrar, algo cayó al borde del camino, vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y, por falta de raíz, se secó. Otro poco cayó entre zarzas; las zarzas crecieron, lo ahogaron, y no dio grano. El resto cayó en tierra buena: nació, creció y dio grano; y la cosecha fue del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»
    Y añadió: «El que tenga oídos para oír, que oiga.»
    Cuando se quedó solo, los que estaban alrededor y los Doce le preguntaban el sentido de las parábolas.
    Él les dijo: «A vosotros se os han comunicado los secretos del reino de Dios; en cambio, a los de fuera todo se les presenta en parábolas, para que por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y los perdonen.»
    Y añadió: «¿No entendéis esta parábola? ¿Pues, cómo vais a entender las demás? El sembrador siembra la palabra. Hay unos que están al borde del camino donde se siembra la palabra; pero, en cuanto la escuchan, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos. Hay otros que reciben la simiente como terreno pedregoso; al escucharla, la acogen con alegría, pero no tienen raíces, son inconstantes y, cuando viene una dificultad o persecución por la palabra, en seguida sucumben. Hay otros que reciben la simiente entre zarzas; éstos son los que escuchan la palabra, pero los afanes de la vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás los invaden, ahogan la palabra, y se queda estéril. Los otros son los que reciben la simiente en tierra buena; escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»

    Palabra del Señor

    paloma

    Jesús da mucha importancia a su palabra. Ella muestra el poder de la buena noticia. La palabra es como la semilla. Como ella necesita de nutrientes y agua, la palabra necesita de las obras para florecer.

    ¿Cuál es mi actitud ante la palabra? Cuando la medito ¿Florece y crece en mi interior por medio de las obras?

    Ene 26

    “El que haga la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre”.

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (3,31-35):

    bibliaicon1En aquel tiempo, llegaron la madre de Jesús y sus hermanos y, desde fuera, lo mandaron llamar. La gente que tenia sentada alrededor le dice: «Mira, tu madre y tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan». Él les pregunta: «¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?». Y mirando a los que estaban sentados alrededor, dice: «Estos son mi madre y mis hermanos. El que haga la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre».


    Palabra del Señor

    paloma

    Hacer la voluntad de Dios implica poner a Dios en el centro de nuestra vida. Ello exige romper con los lazos sanguíneos y con los intereses propios. Nuestra vida debe estar subordinada al Reino de Dios.

    Muchos amos quieren tener nuestro corazón. Uno solo nos llevara a la salvación. Jesús se convierte para los cristianos en el camino, la verdad y la vida, es decir, en el cumplimiento pleno de la presencia de Dios en la tierra. Aceptemos y acojamos su mensaje.

    • ¿Quién es el amo de mi corazón?

    Calendario

    May 2021
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    26 27 28 29 30 1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
    31 1 2 3 4 5 6

    logopadreluis

    Bienvenido

    Hasta pronto