Feb 4

    Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

    Evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (6,7-13):


    bibliaicon1En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y añadió: «Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.» Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

    Palabra del Señor

    trigo1

    Jesús envía a sus discípulos a la misión. Enfatiza mucho que lleven lo prescindible y su sustento sea lo que les den. El Reino de Dios es la manifestación de la presencia de Dios. Su misión mostrarlo.

    ¿Somo conscientes de la misión que Dios nos ha encomendado? Dios tiene una misión para cada uno de nosotros. Ello se traduce en la vocación. La fidelidad a ella hace que el Reino de Dios pueda ser mostrado por medio del ejemplo.

    • ¿Somo conscientes de la misión que Dios nos ha encomendado?
    Feb 3

    No pudo hacer allí ningún milagro, solo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se admiraba de su falta de fe.

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (6,1-6):

    bibliaicon1En aquel tiempo, Jesús se dirigió a su ciudad y lo seguían sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada: «¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada? ¿Y esos milagros que realizan sus manos? ¿No es este el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? Y sus hermanas ¿no viven con nosotros aquí?». Y se escandalizaban a cuenta de él. Les decía: «No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa». No pudo hacer allí ningún milagro, solo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se admiraba de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

    Palabra del Señor

    trigo1

    El Reino de Dios esta presente. Jesús lo proclama y lo manifiesta con los milagros. Los prejuicios endurecen el corazón y se manifiestan en la falta de fe.

    ¿Cuáles son nuestros prejuicios? Ellos son como muros. Nos alejan de los demás y no dejan actuar a Dios. El desprendernos de ellos nos hace tener una relación más profunda. Aprendamos a romper los muros para dejar actuar a Dios.

    • ¿Cuáles son nuestros prejuicios?

     

    Feb 2

    El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

    El evangelio de hoy 

    Lectura del santo evangelio según san Lucas (2,22-40):

    bibliaicon1Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.» Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.
    Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.» Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y, cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

    Palabra del Señor

    trigo1

    Jesús es presentado delante de Dios según la tradición de su tiempo. Simeón y Ana son capaces de ver los signos de los tiempos y reconocer la presencia de Dios.

    ¿Somos capaces de ver la presencia de Dios? Cada día es una oportunidad para descubrirla. Nos ofrece la oportunidad en nuestro prójimo. Simeón y Ana lo reconocieron por que esperaban la liberación del pueblo, es decir, se preocupaban por los otros. En nuestro alrededor hay muchos que necesitan de nuestra ayuda. El día que tomemos conciencia encontraremos a nuestro Señor Jesús.

    • ¿Somos capaces de ver la presencia de Dios?

     

     

     
    Feb 1

    «Espíritu inmundo, sal de este hombre».

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (5,1-20):

    bibliaicon1En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegaron a la otra orilla del mar, a la región de los gerasenos. Apenas desembarcó, le salió al encuentro, de entre los sepulcros, un hombre poseído de espíritu inmundo. Y es que vivía entre los sepulcros; ni con cadenas podía ya nadie sujetarlo; muchas veces lo habían sujetado con cepos y cadenas, pero él rompía las cadenas y destrozaba los cepos, y nadie tenía fuerza para dominarlo. Se pasaba el día y la noche en los sepulcros y en los montes, gritando e hiriéndose con piedras. Viendo de lejos a Jesús, echó a correr, se postró ante él y gritó con voz potente: «¿Qué tienes que ver conmigo, Jesús, Hijo de Dios altísimo? Por Dios te lo pido, no me atormentes». Porque Jesús le estaba diciendo: «Espíritu inmundo, sal de este hombre». Y le preguntó: «Cómo te llamas?». Él respondió: «Me llamo Legión, porque somos muchos». Y le rogaba con insistencia que no los expulsara de aquella comarca. Había cerca una gran piara de cerdos paciendo en la falda del monte. Los espíritus le rogaron: «Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos». El se lo permitió. Los espíritus inmundos salieron del hombre y se metieron en los cerdos; y la piara, unos dos mil, se abalanzó acantilado abajo al mar y se ahogó en el mar. Los porquerizos huyeron y dieron la noticia en la ciudad y en los campos. Y la gente fue a ver qué había pasado. Se acercaron a Jesús y vieron al endemoniado que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio. Y se asustaron. Los que lo habían visto les contaron lo que había pasado al endemoniado y a los cerdos. Ellos le rogaban que se marchase de su comarca. Mientras se embarcaba, el que había estado poseído por el demonio le pidió que le permitiese estar con él. Pero no se lo permitió, sino que le dijo: «Vete a casa con los tuyos y anúnciales lo que el Señor ha hecho contigo y que ha tenido misericordia de ti». El hombre se marchó y empezó a proclamar por la Decápolis lo que Jesús había hecho con él; todos se admiraban.

    Palabra del Señor

    paloma

     

    Jesús ha venido a liberar la opresión de este mundo. Ella se manifiesta de muchas maneras, pero se someten a Él. La libertad que trae Jesús es reflejo de que el Reino de los Cielos ya esta en medio de nosotros. El poseído quiere ir con el Señor, Pero le dice que proclame entre los suyos lo que ha sucedido. Como la semilla va creciendo, el Reino se va propagando.

    ¿Cuales son nuestras opresiones? ¿Cómo salimos de ellas? La lectura de hoy nos enseña que Jesús es una alternativa segura. Para ello debemos creer en Él y en su palabra.

    • ¿Confió en Jesús?
    Ene 31

    La autoridad viene de Dios y de la fidelidad a su palabra. IV Domingo del Tiempo Ordinario, ciclo b

    bibliaicon1

     Leer la palabra de Dios

     

     

    paloma

    “Jesús enseñaba con autoridad” nos dice el evangelio. La seguridad de las palabras que salen de su boca están acordes con su estilo de vida y ellas vienen directamente de Dios. Moisés pide ayuda a Dios. Un profeta que predique la palabra de Dios. Él tiene que ser fiel a lo que dicta el Señor y no predicar palabras de Dioses extranjeros.  San Pablo llama a la radicalidad del Seguimiento a Dios. Intenta prevenir de la incoherencia que muchas veces se da en la vida, tener “dos amos” a los que servir.

                En la sociedad las palabras ya no tienen autoridad. Grandes discursos se han pronunciado y han quedado en el olvido. Los políticos, publicistas… han abusado: Grandes promesas por medio de la palabra que luego no se cumplen, elixires que prometen la felicidad y crean más infelicidad. Recuperar el valor de la palabra parte de la fidelidad a ella. Esto es lo que nos enseña hoy las lecturas. Dios quiere que sus palabras cobren vida. Nos insta a que las cumplamos. Cuando la carga de la vida se hace muy pesada, me vienen las palabras de Jesús: Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera. Estas palabras muchas veces se me han hecho vida. Poner toda la confianza en Él me ha enseñado que siempre está conmigo y que hay que poner las cargas en cumplir su palabra. Cuando uno cumple su palabra se siente seguro, bendecido y sin miedo.

            Lo más triste que nos sucede a los cristianos es cuando no somos fieles a Dios. Uno siente que ha perdido su simpatía, se siente inseguro a la hora de transmitir el evangelio a los demás. San Pablo ante esta situación nos insta a la radicalidad del seguimiento. Esta radicalidad debe partir de dejar las preocupaciones de este mundo o las “cargas de la vida” y centrarnos en lo que verdaderamente nos hace dignos de ser hijos de Dios. ¿El casado o la casada deben separarse? No, pues San Pablo ya nos dice que el matrimonio esta santificado. Lo que si nos dice es que incluso dentro del matrimonio hay que servir al Señor como primera cosa por medio del amor que se profesan y como dice Jesús los demás ya se dará por añadidura”. También insta a los que no están casados o no tienen vocación al matrimonio a servir de una manera más radical a Dios. Lo importante es no perder el trato con el Señor.

    Jesús enseñaba con autoridad. Tú también puedes enseñar con autoridad. Se fiel al evangelio, predícalo con la palabra de Dios y da ejemplo por medio de tu vida y Dios habitara en ti dándote la fuerza, la valentía y el poder para ser un verdadero seguidor del Señor Jesús.

    Calendario

    May 2021
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    26 27 28 29 30 1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
    31 1 2 3 4 5 6

    logopadreluis

    Bienvenido

    Hasta pronto