Sep 5

    La corrección – XXIII domingo de tiempo ordinario - Ciclo A

    bibliaicon1Leer el evangelio

     

    El que esté libre de pecado que tire la primera piedra, dice Jesús. Esta afirmación nos pone con el texto evangélico que nos ofrece hoy la iglesia. Todos necesitamos sanación. Y ella pasa por el prójimo. Si tu hermano peca repréndelo para que valla por el buen camino. San Pablo aboga por la ley principal. El amor. Y el evangelio de San Juan nos lo recuerda en su comienzo. Dios nos quiere mucho, su misión salvarnos. El amor es el que nos motiva a corregir al prójimo. ¿Cómo podemos corregirlo?

    Tenemos ya claro que por medio del amor. Pero al amor hay que llevarlo a la práctica. Los primeros cristianos ya se lo plantearon en sus comunidades. El hermano que peca hay que tratarlo desde la discreción en lo que se pueda. Como último recurso se pondrá en conocimiento de la asamblea siempre mirando el bien de todos. ¿Cómo podemos llevar esto a nuestra vida actual?

    Partamos de la siguiente pregunta ¿Cuál es mi intención? Jesús fue muy duro con los que tenían un corazón de piedra. Juzgaban a los demás e intentaban corregirlos desde sus prejuicios. Si queremos corregir a alguien debemos tener bien claro cuales son nuestros propósitos. Discernir aquellos que vienen de Dios. Solo así encontraremos el momento, el lugar y las palabras adecuadas.

             Durante esta semana reflexionemos nuestras intenciones. Que el amor sea el principal motor y mirar siempre el bien del prójimo sea nuestro actuar.

    Ago 22

    Creer - XXI domingo de tiempo ordinario - Ciclo A

    bibliaicon1Leer la palabra de Dios.        

      La pregunta que Jesús hace a sus discípulos esta muy relacionada con la confianza que tenían en Él. La respuesta de Pedro afianza esa fe en su persona. Este interrogante se ha realizado a lo largo de los siglos: ¿Quién es Jesús?

             A Jesús se le ha representado de muchas maneras. Las diferentes denominaciones cristinas en sus teólogos tienen a veces ideas controvertidas. Lo que tienen en común es la fe en su persona. Y esto se debe a que a Jesús como hijo de Dios lo conocemos por medio de la fe. Y ella esta sustentada en la Palabra Revelada. Fruto de la experiencia de personas tocadas por la gracia de Dios.

             Hoy creer en lo que no se ve es muy difícil. La tecnología nos hace experimentar todo al instante. El ritmo de vida que llevamos da poco espacio para la contemplación. El ocio se ha convertido para muchos en tener sensaciones al momento... El momento vivido de esta manera como diría San Pablo nos ha dejado en el hombre viejo, donde las sensaciones corporales no dan posibilidad a lo que estamos llamados en la persona del hijo de Dios.

    La fe lleva un proceso de maduración. La vida de los santos nos enseña a que se puede romper la cadena que nos aprisiona. San Agustín vivió parte de su vida intentando satisfacer sus pasiones. El encuentro con Jesús por medio de la palabra revelada le hace entrar en el camino de la fe. San Francisco de Asís también vivió intentando satisfacer su ideales caballerescos hasta que descubre a Dios en los pobres por medio de la Palabra. Edith Stein vivió desde su filosofía intentando dar sentido a su existencia y entorno hasta que en los escritos de Santa Teresa de Jesús descubrió la fe.

    ¿Quién es Jesús? Escucha y lee la palabra de Dios. Ella te guiara en el proceso de maduración de la fe. Dejaras al hombre viejo que solo aspira a las cosas terrenas y te abrirás a la gracia de lo que estamos llamados a ser: Verdaderos hijos de Dios.

    San Pablo hace una alabanza a Dios. Lleno del Espíritu Santo nos revela ciertas cualidades de nuestro Creador: Generoso, Sabio, inescrutable y poderoso. Termina con una afirmación que nos lleva a la confianza y a perder el miedo: “Él es el origen, guía y meta”. Sabemos que en el mundo en el que vivimos muchas acciones están lejos de la voluntad de Dios. Pero debemos no quedarnos en nuestra limitada visión de la realidad. La fe en Dios nos llevará a descubrir que el habita en nosotros y nos dará las fuerzas necesarias para afrontar las contrariedades y abrirnos a la gracia.

    Vivamos este domingo desde la certeza de la fe en Jesús, el hijo de Dios.

    Jul 28

    Necesidad

     

    bibliaicon1 Leer la palabra de Dios.

     

    Tengo hambre, sed, frio... me siento enfermo, triste, depresivo... NECESIDAD. Los hombres somos seres que siempre necesitamos. ¿quién puede satisfacernos? Y esta es la pregunta que nos hacen las lecturas de este domingo. Primero Dios se fija en nuestras carencias y entabla un dialogo. El AMOR que nos profesa hace que satisfaga nuestra pobreza y por último nos restaure. De ahí que el apóstol Pablo exprese que nadie nos podrá separar del amor de Dios.

    Ahora vallamos a la cotidianidad de nuestras vidas. Dentro de nosotros somos como un mar en calma pero que en sus profundidades esta revuelto por las corrientes submarinas. Estamos llenos de pensamientos positivos y negativos, de instintos satisfechos e insatisfechos, de sentimientos tristes y alegres. Como lidiemos con lo escrito depende mucho nuestra estabilidad emocional y física. El evangelio nos dice que Jesús siente lastima y compasión. Con su actuar solventa la precariedad de los que la necesitan. El ejemplo que da abre el camino del Reino de los Cielos. Aprendemos una lección bien valiosa, en la medida que practiquemos con el prójimo lo que la buena noticia más cerca estaremos de Dios.

    Esta proximidad nos lleva a sentir que no estamos solos y por tanto tener las fuerzas necesarias para afrontar las contrariedades de la vida con armonía.

    ¿Quién nos separar del amor de Dios? ¿Quién nos quitara la estabilidad física y emocional? Todo lo podemos en Cristo Jesús. Que este domingo vivamos desde la tranquilidad de sentirnos amados y satisfechos por Dios.


    Jul 22

    Hallar el tesoro.

           bibliaicon1 Leer la palabra de Dios

    Pídeme lo que quieras, le dice Dios a Salomón. Y, ¿Si recibiéramos la misma pregunta? El Libro de los Reyes reflexiona sobre lo que Dios quiere para su pueblo. Y nosotros ¿Qué queremos para nuestras vidas? Responder a la pregunta que nos hace, nos es fácil de responder. Para contestarla tenemos que saber lo que necesitamos y lo que nos conviene. Que es lo mismo que conocerse a uno mismo. San Agustín daba mucho valor a la interioridad. En ella el hombre encontraba su relación con Dios y llegaba a su propio conocimiento de la existencia. Trabajar nuestro interior es esencial. Los cristianos para entrar en este camino tenemos que partir de la oración. Este encuentro se da en lo más intimo de nosotros. El orar nos quita el velo de nuestras debilidades, superficialidades y nos hace estar dispuesto a la escucha y la propuesta de Dios. Él sale primero a nuestro encuentro nos pone en nuestro Espíritu el deseo de amarle como nos expresa la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos. El anhelo hace que le agrademos. Ello se convierte en buenas obras que se asemejan a las de Jesús.

             Descubrimos como nos dice la parábola del evangelio, un tesoro. Nos hace descubrir el Reino de los Cielos. Los valores del bien. Donde uno se convierte en servidor, el amor se transforma en encuentro, la humildad en camino, la piedad en comunicación con Dios, las obras en misericordia y la esperanza en una fe inquebrantable en la promesa dada por Cristo.

             Es misión nuestra el hallar y entrar en el Reino de Dios. Para ello debemos tener presente: Dios siempre nos esta llamando. No debemos sentirnos que no somos dignos a este llamado. Él siempre esta con los brazos abiertos para el que quiera recibirlo. Este encuentro nos lleva a vivir una vida según los valores del evangelio. El prójimo se convierte en el espacio para practicarlos. La oración en el alimento que nos hace tomar conciencia de la realidad. En este domingo hallemos el tesoro y apostemos por él.

    Jul 17

    Los animadores cristianos.

              Jesús fue llamando personalmente a sus discípulos como nos cuenta los evangelios: “...Por aquellos días, se fue él al monte a orar y se pasó la noche en la oración de Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y eligió doce de entre ellos, a los que llamó también apóstoles: ...” (Lc 6, 12-13). La llamada parte primeramente de Dios y el hombre responde. Esa llamada está muy presente en la vida de todo cristiano y se traduce en la vocación a la que somos llamados. En la parroquia en la que trabajo que como bien sabéis esta en la amazonía peruana y abarca a dos etnias, los Kukamas y los Urarinas, hay un llamamiento muy especial y de gran valor. Me refiero a los animadores cristianos. Ellos son para la iglesia haciendo una bonita comparación como el agua que verdea y embellece los campos. En los años ochenta, hablando con padres que trabajaron en estas tierras, con orgullo me decían que había más de ciento cincuenta animadores. Hoy la realidad es bien distinta. Pero os voy a poner un poco en contexto.

             La extensión de la parroquia abarca tres distritos, Nauta, Parinari y Urarinas. Una extensión que nos hace tardar tres días para llegar a la última comunidad que visitamos. De toda la inmensidad del territorio visitamos sesenta comunidades. Y en ellas entran nuestros protagonistas. Los animadores cristianos.

    ¿Cuál es su función? Dos palabras para definirlos: servicio y acompañamiento. Esta responsabilidad no la realizan solos. Están en coordinación con el párroco y su consejo. Para una mayor explicación de sus labores os lo voy a exponer. Los domingos todos los cristianos nos reunimos para celebrar el día del Señor Resucitado. Muchos seguro que estáis acostumbrados asistir a misa y ver a un sacerdote. Aquí muchas comunidades no pueden realizar la eucaristía, pero no por ello dejan de vivir su fe. Los animadores cristianos reúnen a su comunidad, animan y participan en la Palabra donde esta impresa y sellada la fe. Esa creencia les hace ser los maestros que preparan a las familias a los sacramentos. Vallamos a otra situación. En una comunidad necesitan asesoría jurídica. Las autoridades cantidad de veces acuden al animador para que coordinen con el equipo parroquial y recibir la ayuda pertinente. En este tiempo de “coronavirus” se han convertido en un pilar por varios motivos: 1.) Han mantenido la moral firme de sus moradores, exhortando, animando y sobretodo recordando lo fuerte que es un hombre que tiene fe. 2.) Han canalizado la ayuda que la iglesia ha ofrecido a los centros sanitarios para paliar la enfermedad. 3.) Han sido la voz de las comunidades haciendo de corresponsales para la radio del Vicariato y así poder llegar no solo a las ciudades de la selva sino también del mundo. Y es que en todo momento ellos mantienen la cabeza bien alta para seguir mostrando el servicio y acompañamiento a sus comunidades.

             La iglesia da mucho valor a la formación. Y desde que llegue a la parroquia lo he podido observar. El centro de formación de la parroquia se llama “Ikua Uka” traducido “casa de la sabiduría”. En el a lo largo de la historia se han formado promotores de salud, parteras, autoridades, catequistas y por supuesto los animadores cristianos. Los animadores se forman al comienzo y al final de año. En los cursos se capacitan en el estudio de la palabra, el proyecto de la iglesia local, la identidad como pertenecientes a pueblos originarios y también hay espacio para temas que ayuden a fortalecer a las comunidades. Por ejemplo, el tema de la trata de personas, territorialidad, derechos indígenas... Es una alegría ir a las comunidades y escucharlos como predican la palabra sin caer en la literalidad y una interpretación descontextualizada. Ver como ellos toman conciencia de su identidad y la transmiten haciendo a los demás protagonistas de la lucha de sus derechos.

             Sin los animadores cristianos no habría comunidades cristianas católicas en la selva. Su servicio y acompañamiento es un ejemplo de cómo Dios sigue eligiendo y llamando.

             Para la próxima semana os voy a contar la experiencia gratificante de visitar las comunidades y la no tan gratificante de la navegación por el río cuando hay lluvia, se estropea él motor y otros pormenores que se convierten en anécdotas.

    Calendario

    August 2021
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    26 27 28 29 30 31 1
    2 3 4 5 6 7 8
    9 10 11 12 13 14 15
    16 17 18 19 20 21 22
    23 24 25 26 27 28 29
    30 31 1 2 3 4 5

    logopadreluis

    Bienvenido

    Hasta pronto