Jueves Santo, Ciclo B

     

    bibliaicon1Leer la palabra de Dios.

     

      

    Las lecturas del jueves Santo tienen todas ellas en común que Dios siempre acompaña a los hombres en cualquier acontecimiento. La soledad es una de las lacras de nuestro tiempo. Cada vez más personas viven solas. Y en especial las personas mayores. Este es un hecho muy palpable en Europa, donde en países como Alemania o Inglaterra ya desde el estado tienen un organismo para apoyar a estas personas. Pero hay muchas formas de soledad. En América Latina, que por ello no quedan exentos otras partes del planeta, la pobreza es un factor que deja a muchos en la exclusión. ¿Cuántas personas enferman y no tienen apoyo? ¿Cuántos mueren solos en su casa? En la selva peruana uno se encuentra con estas desgracias.  Ancianitos que no tienen para comprar su medicina, abandonados por sus hijos o los quieren echar de su casa... Son situaciones que parecen extremas pero que por desgracia existen. Y hoy las lecturas nos recuerdan que en medio de todos los avatares humanos Dios nos acompaña.

    En nuestra limitada existencias ¿Quién no ha experimentado la soledad? Todos nos hemos sentido alguna vez solos. Y no hablo de la soledad buscada para nuestra paz sino de aquella de sentirse que uno lidia con los problemas de la vida, con la sensación de estar en medio de una isla en el océano. San Agustín pedía con insistencia amar y ser amado. Y hay esta la clave para salir de la soledad que nos lleva al abismo. El evangelista Juan escribe de Jesús que amo a los suyos hasta el extremo. Y este amor se lo enseña por medio del gesto del lavado de los pies: El amor es servicio. Es darse sin medida. Desprenderse de uno mismo y abajarse por el bienestar del otro. Pero a la misma vez Jesús sentía un amor inmenso de su Padre Dios. El amor que transmitía era correspondido plenamente no por los hombres sino por Dios. Y lo mismo sucede con nosotros, el amor es gratuito, Cuando amamos uno descubre en su universo que no esta solo, pero a la misma vez cuando ese amor lo ponemos en Dios uno sabe que siempre será correspondido. De ahí que saquemos una conclusión importante. Hay que amar a los hombres, pero sabiendo que el corazón hay que dárselo ha Dios, pues el siempre es fiel.

    Jesús lo experimento bien en sus propias carnes. A los que tanto amo en este mundo lo abandonaron. Incluso sintió el silencio de Dios en la cruz, pero sabía en quien había puesto su corazón y Dios lo resucito al tercer día.

    Que este jueves santo descubramos que no estamos solos por medio del amor al prójimo y pongamos nuestro corazón a Dios que siempre es fiel.


    Calendario

    September 2021
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    30 31 1 2 3 4 5
    6 7 8 9 10 11 12
    13 14 15 16 17 18 19
    20 21 22 23 24 25 26
    27 28 29 30 1 2 3

    logopadreluis

    Bienvenido

    Hasta pronto