NAVIDAD

    Ene 5

    ¿Qué le puedo ofrecer al niño Dios?

                ¿Qué le puedo ofrecer al niño Jesús? Pienso en el regalo que le podría dar para hacerlo más feliz. Dios habla mucho de la conversión. Cambiar las “cosas” de mi vida que lo alejan de Él. Hoy es una buena oportunidad. Los Magos vinieron de diferentes partes del mundo. Nos demuestra que todos podemos ofrecerle regalos. Tenemos un Dios que no solo llama a los judíos, ni a los musulmanes, ni a los budistas... nos llama a todos.

                En esta navidad estamos celebrando al “Emanuel” que significa “Dios con nosotros”, El siempre pone en nuestros corazones el deseo por medio de su espíritu. Este deseo hay que trabajarlo y entonces surge la conversión. La Palabra de Dios, el evangelista Juan, nos recuerda que Dios no vino a condenar el mundo sino a salvarlo y Nuestro Señor Jesucristo nos dice que no ha venido a sanar a los sanos sino a los enfermos.

                Es muy importante darnos cuenta que necesitamos la ayuda de Dios. No puede haber cambio sin esta premisa. La conversión siempre va unida a la humildad. Ella es la puerta. Nos hace comprender que necesitamos cambiar y que se puede. Los magos fueron adorar al niño Dios porque supieron ver que el mundo a partir de ese acontecimiento ya no volvería a ser el mismo. Sus vidas cambiaron y las nuestras también si nos dejamos interpelar por el deseo de querer estar con Él. Démosle el mayor regalo que le podemos ofrecer. La conversión de nuestras vidas.

    Dic 29

    La Sagrada Familia

                  Estamos terminando el año. Leyendo y reflexionando las lecturas que nos ponen este domingo me hacen reflexionar sobre el tema de la conciencia, de la cual nos habla el Apóstol San Pablo. Para Él la conciencia está unida a los mandamientos de Jesús y tienen como eje principal el amor mutuo de los prójimos que nos hace estar cerca de Dios.

                Estar cerca de Dios. Pero para ello hay que saber discernir. Escuchamos a mucha gente, nos distraemos con muchas cosas: Televisión, Internet, fiestas, futbol… rigen nuestra vida y nuestra manera de vivir. Podríamos decir que lo que alimentamos en nuestro interior es lo que nos hace vivir de un modo o de otro. De ahí la importancia de poner a Dios en el centro de nuestros pensamientos. Para ello necesitamos la oración. Sin ella es imposible que Dios gobierne en nuestro interior.

                La verdadera oración nos saca lo mejor de nosotros mismos: Nos hace vivir con alegría, esperanza, nos acerca al prójimo, da la sabiduría necesaria para discernir correctamente... Nos crea la conciencia necesaria para conocer las cosas de Dios.

                También necesitamos la Palabra de Dios que va íntimamente unida a la oración. Ella es consuelo, fortaleza, consejera y sobre todo la revelación del amor de Dios.

                Y una última necesidad para que Dios gobierne nuestro interior es el actuar del Espíritu de Dios en las personas. También se necesita el discernimiento del magisterio de la iglesia y los devocionales que mantienen viva la llama de querer estar cerca de Dios.

                Un buen propósito para este nuevo año: Vivir según los mandamientos que nos enseña Jesucristo.

                No podemos terminar esta pequeña meditación sin hablar de la familia. Tanto la primera lectura como el evangelio tienen algo en común: Ir a la “Casa de Dios” en familia. Una buena enseñanza el no perder nunca este valor de vivir la fe en familia.

    El evangelio para los niños

    humidios

    Calendario

    September 2020
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    31 1 2 3 4 5 6
    7 8 9 10 11 12 13
    14 15 16 17 18 19 20
    21 22 23 24 25 26 27
    28 29 30 1 2 3 4

    Bienvenido

    Hasta pronto