"Es necesario que él crezca y que yo venga a menos".

    El Evangelio de hoy

    Lectura del Santo Evangelio Según San Juan 3, 22-30:

     

    bibliaicon1En aquel tiempo, fue Jesús con sus discípulos a Judea y permaneció allí con ellos, bautizando. También Juan estaba bautizando en Enón, cerca de Salim, porque ahí había agua abundante. La gente acudía y se bautizaba, pues Juan no había sido encarcelado todavía. Surgió entonces una disputa entre algunos de los discípulos de Juan y unos judíos, acerca de la purificación. Los discípulos fueron a decirle a Juan: "Mira, maestro, aquel que estaba contigo en la otra orilla del Jordán y del que tú diste testimonio, está ahora bautizando y todos acuden a él". Contestó Juan: Nadie puede apropiarse nada, si no le ha sido dado del cielo. Ustedes mismos son testigos de que yo dije: "Yo no soy el Mesías, sino el que ha sido enviado delante de él". En una boda, el que tiene a la novia es el novio; en cambio, el amigo del novio, que lo acompaña y lo oye hablar, se alegra mucho de oír su voz. Así también yo me lleno ahora de alegría. Es necesario que él crezca y que yo venga a menos".

    navidad

    Los discípulos de Juan se plantean la purificación del bautismo debido a la cantidad de personas que acuden a Jesús. El bautista ante estas inquietudes les responde que es la voluntad de Dios y deben alegrarse por ello.

    ¿Dónde está el éxito pastoral? El profeta Juan nos da una bella lección: La voluntad de Dios y ponernos al servicio de ella. La humildad no le hace caer en la soberbia de creerse el factor principal de la misión. El catequista, el sacerdote, el animador… tienen que tener bien claro que lo principal es que el Reino de los cielos habite en cada comunidad parroquial.

     

     


    Bienvenido

    Hasta pronto