Comenzamos...

    Jesús se despidió de sus discípulos como nos cuentan los evangelistas: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28, 18-20). Esta despedida se ha convertido para muchos en una llamada y vocación a lo largo de los siglos. Hoy como desde los primeros discípulos estás palabras de Jesús siguen vivas. San Pablo valoro mucho los dones que Dios da y que deben ser convertidos en servicio a la comunidad: “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.” (Efesios 4, 11-13) y Dios sigue constituyendo servicios a lo largo de la historia según las necesidades de cada generación. Entre todos estos servicios que son para la gloria y plenitud de Cristo se encuentra uno muy especial: El misionero. Hay muchos tipos de misioneros, yo voy hablar del misionero que deja su país, su familia, su cultura y se embarca rumbo a seguir el camino que otros antes que el hicieron el mismo camino y dejaron un legado a continuar.

    Ser misionero es una llamada que poco a poco se va convirtiendo en vocación. Y la vocación va muy unida a lo que amas. Por ello el misionero descubre en su trabajo de cada día que ama lo que realiza. Y esa realización va muy unida al lugar y a las personas con las que trabajas. Aquí comienza mi historia.

    La Orden de San Agustín en España trabaja en muchos campos, la educación, las parroquias, la universidad, la investigación... y entre ellas está la misión fuera del país. Actualmente los agustinos en España están en un proceso de unificación que culminara con una sola provincia. En este proceso se unirán cuatro provincias. Yo pertenecía a la misionera por excelencia. Ya desde el seminario menor flotaba el aire misionero. Muchos de los formadores que he tenido han misionado en tierras de América Latina y muchos de los padres misioneros que pasaban y nos hablaban de esas tierras quieras o no esas palabras iban cayendo como semillas. En el seminario mayor uno interioriza y descubre esa llamada en el estudio de la Palabra de Dios. Pero eso no quiere decir que tu espíritu este dispuesto a dejar tu país, tu tierra y arriesgarte. Tengo que decir que en esa época tenía miedo y tendrían que pasar unos nueve años. Y llego a la selva peruana donde los agustinos llevamos desde 1901 entrando a formar parte de esa tradición. El comienzo hay que decir que no ha sido fácil. Pero tampoco malo. El clima, muchísimo calor y mucha humedad, ahora acostumbrado. La comida mucho arroz, ahora acostumbrado. Las personas muy acogedoras y no tan acogedoras, como en todos los sitios que he estado, ahora sigo aprendiendo el porqué de muchas maneras de actuar. La religiosidad en general, completamente distinta a España, tienen a Dios en su día a día... y el lugar donde me destinaron... Santa Rita de Castilla. Cuando vi el río Amazonas y el Marañón el corazón se me encogió. Inmenso, majestuoso, grandioso y terrible a la vez. Y en el río marañón se encuentra la parroquia en la que llevo seis años. En estos años me encontré con unas hermanas religiosas que en su actuar mostraron el celo de la misión y el amor por estas tierras. Doloroso fue cuando decidieron cambiar de lugar. También descubrí sesenta comunidades que se visitan asiduamente y en ellas a dos pueblos originarios: Los Kukamas y los Urarinas. Los Kukamas en el río Marañón y los Urarinas en el río Urituyacu. Cada pueblo bien distinto. Los derrames de petróleo, el asalto a la lancha que tiene la parroquia, las visitas a las comunidades, la transición del cambio de nuevos párrocos y sobretodo la presencia de Dios en cada acontecimiento memorias que se convertirán en palabras y palabras que expresarán vivencias.


    Calendario

    June 2020
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    1 2 3 4 5 6 7
    8 9 10 11 12 13 14
    15 16 17 18 19 20 21
    22 23 24 25 26 27 28
    29 30 1 2 3 4 5

    Bienvenido

    Hasta pronto