Abr 9

    ¿Cómo está la semilla de la fe?

    Comenzamos el tiempo más fuerte. El triduo pascual se convierte para los cristianos en oración, vivencia y sobretodo esperanza. Hoy la palabra Coronavirus evoca confinamiento, enfermedad, dolor y muerte. La fe se nos pone a prueba, y nos lleva a reflexiones que nuestro Señor Jesús nos recuerda: ¿Cómo esta la semilla de la fe? ¿Seca, pisada, ahogada o floreciendo? Es curioso que celebremos los momentos más duros de la vida de Jesús para luego encontrar el verdadero significado a esos acontecimientos. Y esto nos puede ayudar a nosotros en estos tiempos.

    La cruz está presente en la vida del que quiere ser discípulo de Jesús. Quien quiera seguirlo que se niegue a si mismo nos dice. Y aquí está la llave y lo que podemos ofrecer los cristianos en tiempos de enfermedad, incertidumbre y miedo. Negarse es poner en nuestro corazón y mente el amor convertido en servicio. Cuando uno se ofrece al otro da esperanza, seguridad y sobretodo dignidad. Dios ha creado al hombre para amar y ser amado. Da igual que profesión tengas o el lugar donde te toque pasar este aislamiento social. Siempre habrá a tu alrededor personas a las que te tengas que ofrecer.

    La resurrección es la meta de la esperanza para el creyente. Si el Señor Jesús no hubiera resucitado vana seria nuestra fe nos recuerda San Pablo en sus cartas. El cristiano sabe muy bien que toda cruz es un camino, pero no la meta. Vivir con esperanza es el segundo aporte que podemos ofrecer. Esta enfermedad pasara. Pero lo que no pasara es la fundamentación de nuestra esperanza. Enseñarles que, en la soledad, en el dolor y en la muerte hay alguien que los acompaña. Leemos en el Jueves Santo como Dios acompaño al pueblo de Israel por el desierto, en Viernes Santo a su hijo en el dolor y en el sábado de Gloria lo acompaño en el paso de la muerte a la vida eterna.

    ¿Cómo esta la semilla de nuestra fe? Hagámosla que germine, mostremos al Dios de Jesús en nuestras obras y pongamos a la luz que nadie tiene porque estar solo y con miedo. Que nuestra luz brille Como el Señor Jesús nos enseñó.

    Mar 14

    Nuevos caminos.

    bibliaicon1

     

    (Leer la palabra de Dios. Haz clic aquí.)

    Jesús hoy se encuentra con la Samaritana. Ella no reconoce el templo como lugar esencial donde habita Dios. Los judíos repudian a los samaritanos. El contacto de los Samaritanos con pueblos paganos a lo largo de la historia hacia que se les repudiara. En este contexto Jesús abre nuevos caminos: Rompe con el repudio y el rechazo de los dos pueblos y reconoce que Dios también habita en el pueblo Samaritano.

    ¿Qué nuevos caminos podemos abrir como iglesia? Los nuevos caminos deben partir siempre de las necesidades. Conocer el sufrimiento del prójimo se convierte como norma primera. Jesús no se queda en los estereotipos, ve un pueblo que es repudiado y rechazado y les da la dignidad que merecen como hijos de Dios. La palabra de Dios debe ser nuestro camino, en ella encontramos a Dios. Moisés acude a Él ante las dificultades de su pueblo. La Samaritana quiere conocer al Dios verdadero. A ambos Dios les ayuda. Una iglesia orante, atenta y en escucha.

    ¿Cuáles son las necesidades de nuestra sociedad? ¿Estamos la iglesia con los que más nos necesitan? ¿Somos ejemplo y testimonio de esperanza? Cada iglesia local debemos responder a estas preguntas. Las respuestas que demos serán testimonio de que Dios sigue estando en medio de nosotros.

    Mar 8

    La iglesia siempre esta atenta...

    bibliaicon1 (Leer la palabra de Dios. Haz clic aquí)

     

    La iglesia siempre está atenta a la escucha de la palabra que viene de la boca de Dios. Hacer la voluntad de Dios es un mandato que ya el Patriarca de la fe, Abraham aprendió y cumplió.

    La iglesia siempre esta en continuo cambio. No se encierra en esquemas pasados, sino que se abre a la acción del Espíritu y busca nuevos caminos. Abraham rompe con su vida pasada y comienza una nueva vida guiada por la palabra de Dios.

    La iglesia siempre esta en camino. Dispuesta a cumplir la misión encomendada de llevar su palabra a todos los confines del mundo. Abraham se convierte en el mediador para crear un pueblo numeroso en una tierra próspera.

    El Papa Francisco en la exhortación apostólica “Querida Amazonía” comienza la reflexión con el “sueño...”, el deseo de una iglesia viva para esas tierras. En este segundo domingo de cuaresma podríamos decir “La iglesia siempre esta...” Esto nos lleva en relación al libro del Génesis que leemos hoy en la primera lectura, a una iglesia dinámica, viva, que siempre esta en camino por obedecer como Abraham los mandatos de Dios. Hoy celebramos el día internacional de la mujer. En varios puntos del mundo las mujeres cristianas se concentran en manifestaciones para exigir una iglesia más igualitaria donde ellas tengan mayor participación en la toma de decisiones. Reflexionar y buscar una iglesia más sinodal, asamblearia es constitutivo de la iglesia como nos muestra la Palabra de Dios:

    “Jesús en Mt 18, 15-18, corresponde a la comunidad el deber de juzgar en última instancia algunos comportamientos graves de sus miembros. En este pasaje, la palabra que se ha traducido como comunidad es “κκλησία, asamblea, Iglesia. También podemos recordar el pasaje en el que Pedro somete a juicio de la asamblea, reunida a tal efecto, el problema de la sustitución del apóstol Judas (Hch 1, 14-15)”. (LA SINODALIDAD EN LA ACTUALIDAD, A LA LUZ DEL CONCILIO VATICANO II, Emile Kouveglo Pontificia Università Lateranense (Stato della Città del Vaticano))

    Una iglesia más dinámica, más participativa ya está presente en el Concilio Vaticano II, en la Exhortación apostólica Envangelii Gaudium nos dice que todos con la ayuda del Espíritu Santo nos da una sabiduría para discernir la voluntad de Dios. El Papa Francisco comenta el número 12 en estos términos:

    En todos los bautizados, desde el primero hasta el último, actúa la fuerza santificadora del Espíritu que impulsa a evangelizar. El Pueblo de Dios es santo por esta unción que lo hace infalible «in credendo». Esto significa que cuando cree no se equivoca, aunque no encuentre palabras para explicar su fe. El Espíritu lo guía en la verdad y lo conduce a la salvación. Como parte de su misterio de amor hacia la humanidad, Dios dota a la totalidad de los fieles de un instinto de la fe -el sensus fidei- que los ayuda a discernir lo que viene realmente de Dios. La presencia del Espíritu otorga a los cristianos una cierta connaturalidad con las realidades divinas y una sabiduría que los permite captarlas intuitivamente, aunque no tengan el instrumental adecuado para expresarlas con precisión”.

    Abraham se pone en camino por que esta abierto a la escucha de la Palabra de Dios. Hoy la iglesia debe estar dispuesta a escuchar el clamor del “pueblo de Dios” para que realmente obedezca la voluntad de Dios.

    El evangelio de hoy Jesús se presenta tal como es. El Hijo de Dios. Pedro en su asombro siente bienestar, pero también espantó. La iglesia hoy también siente bienestar, pero un bienestar que hace que quiera acomodarse y no adaptarse a las nuevos retos y necesidades que hoy la sociedad demanda. Esta tentación esta presente. En nuestras parroquias debemos buscar nuevos caminos, estar siempre atentos a las necesidades de nuestros hermanos parroquianos, siempre dispuestos con la ayuda del Espíritu en asamblea a buscar la voluntad de Dios. Es una tarea de todos como iglesia a ser dinámicos, estar en continuo cambio y obedecer lo que el “Señor nos ordena”.

    Al oír la voz que salía de la nube los discípulos sienten espanto. ¿Qué espanto sentimos hoy la iglesia? ¿Nos espantamos por que las mujeres quieran participar de una manera más activa y participativa? ¿Nos espantamos de que ciertos ministerios eclesiales se habrán a las mujeres? ¿Nos espantamos de que los estados nos quiten privilegios ganados en siglos pasados?... Y cada uno podríamos poner un sinfín de espantos que surgen en varios sectores de nuestra querida iglesia. Una cosa es clara, que el evangelio hoy nos enseña: “Levántense, no teman” Jesús siempre dio confianza a sus discípulos. Hoy también sigue dando confianza. Y la da cuando permanecemos fieles al evangelio a la tradición y al soplo renovador del Espíritu Santo. Aclaremos la tradición como dinámica y no estática. Jesús habla con Moisés y Elías que representan la tradición. Jesús continua esa tradición, pero le da un nuevo camino a la luz de su resurrección.

    En conclusión “La iglesia siempre esta...” atenta a la palabra de Dios, en camino y en continuo cambio. Este “estar” parte del pueblo de Dios como asamblea que guiada por el espíritu Santo busca encarnar la voluntad de Dios en sus parroquias sin acomodarse ni espantarse.

    Feb 29

    “Se les abrieron los ojos...”

         bibliaicon1 Leer la palabra de Dios (Haz clic aquí)

       

             “Se les abrieron los ojos...” La conciencia de saber el bien y el mal. De discernir lo bueno de lo malo, de ser conscientes de nuestra existencia. Una vida frágil, llena de tentaciones, enfermedades, pasiones, pero una vida que surge del aliento de Dios y sin ese aliento se vuelve otra vez arcilla, absurdo, vacío.

             El absurdo de vivir dormidos, anestesiados ante el dolor del prójimo y el grito del agonizante. Guiados por las tentaciones y aceptándolas como sentido de la vida: El dinero, el poder y el placer que se erigen como dioses del olimpo a los que hay que poseer y agradar.

             “Y Dios soplo su aliento...” Ese aliento que se transforma en Espíritu y le hace ir al “Hombre Dios” al desierto. A demostrar que esos dioses no son nada en comparación con su soplo suave que inunda el espacio y el tiempo y hace sentir a la creación su llamada a la verdad y a la libertad.

             Jesús, nos enseña a vivir la vida en profundidad, con el verdadero sentido que nos hace ser dueños de nuestros actos y de nuestra existencia. Las mentiras en las que se cimenta el mundo han sido ya puestas a la luz de la verdad. Satanás, el padre de la mentira, ya no tiene poder. El poder ha sido dado a Jesús, el hijo de Dios y lo ha mostrado al mundo venciendo al mal.

             Cuarenta días nos ofrece nuestra madre la iglesia para darnos cuenta que nosotros como Jesús podemos vencer al mal y discernir por medio de nuestras obras la verdadera libertad que nos asemeja a la Santidad de nuestro Padre Dios.

     

    Abr 12

    Tiempo de gracia...

    La semana santa es un tiempo para acompañar al Señor. Jesús culmina su vida como la vivió. Es una oportunidad para que en esta semana reflexionemos sobre nuestra vida. La Pascua nos muestra que Jesús venció a la muerte y sigue entre entre nosotros.

    Calendario

    July 2020
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    29 30 1 2 3 4 5
    6 7 8 9 10 11 12
    13 14 15 16 17 18 19
    20 21 22 23 24 25 26
    27 28 29 30 31 1 2

    Bienvenido

    Hasta pronto