Dic 3

    “No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”.

    El evangelio de hoy:

    Lectura del santo evangelio según san Mateo (7,21.24-27):

    bibliaicon1En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se derrumbó. Y su ruina fue grande».

     

    paloma

     

    candleJesús viene a instaurar el Reino de Dios. Las palabras que salen de su boca son el germen que fructifica en los corazones de las personas. Algunos aceptan su palabra, pero desisten a la hora de las tribulaciones. En cambio, otros permanecen fieles y son como los que edifican su casa sobre cimientos sólidos.

    ¿En que valores edificamos nuestra vida? Cuando lo hacemos acorde al Evangelio sentimos la cercanía de Dios y por tanto la fuerza del Espíritu Santo. Entre más practiquemos lo que nos enseña Jesús más fuerte seremos ante las adversidades. El necio es aquel que aun conociendo el evangelio que le lleva a la salvación desoye sus enseñanzas y no las lleva a la práctica. Que nuestra vida sea permanecer alerta a las palabras de nuestro Señor y llevarlas a la práctica.

    • ¿En qué valores edificamos nuestra vida?
    Dic 2

    “La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y daban gloria al Dios de Israel”.

    Evangelio del día

    Lectura del santo evangelio según san Mateo 15, 29-37

    Ebibliaicon1n aquel tiempo, Jesús, se dirigió al mar de Galilea, subió al monte y se sentó en él.Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los ponían a sus pies, y él los curaba. La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y daban gloria al Dios de Israel. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Siento compasión de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino». Los discípulos le dijeron: «¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?». Jesús les dijo: «¿Cuántos panes tenéis?». Ellos contestaron: «Siete y algunos peces». Él mandó a la gente que se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, pronunció la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete canastos llenos.

     

    paloma

     

    Qucandlee gran dicha tiene el que es capaz de ver a Dios en el día a día: Contemplar las maravillas que realiza en la naturaleza, la gracia que le ofrece a los hermanos y la presencia en la oración y la eucaristía. Hoy el evangelio nos muestra como la gente veía en Jesús a Dios. Su admiración los llevaba a la oración.

    Vivimos tiempos de actualizaciones, modas que se van tan rápido como vienen, el frenesí de la noche por agotar el último trago... Todo esto lleva a que la interioridad, la contemplación ya no tienen cabida en este mundo. Y llega el sinsentido de una vida que se refleja en la tristeza y la depresión. Jesús hoy nos pide un alto en el camino de la vida. Nos invita a dialogar para descubrir a Dios que nos llama a liberarnos de la esclavitud.

    • ¿Estoy dispuesto?

     

    Dic 1

    “Jesús se llenó de la alegría en el Espíritu Santo”

    Evangelio del día

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 10, 21-24

     Enbibliaicon1 aquella hora Jesús se lleno de la alegría en el Espíritu Santo y dijo:
    «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar». Y, volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: «¡Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que vosotros oís, y no lo oyeron».

     

    paloma

     

    Tcandleuvo que ser maravilloso ver a Jesús lleno del Espíritu Santo. La fuerza que sale hoy de las letras del evangelio demuestra la grandeza de un Dios que se manifiesta a los más humildes. Este suceso implica muchas connotaciones. Los valores que rigen este mundo son puestos en entredicho. Los poderosos no son los llamados a ver la verdad, sino los humildes y pequeños. Pues el Reino de los Cielos se contrapone a los reinos del mundo.

    Muchos no quieren ver ni reconocer la verdad. Se han acomodado a los estándares de la sociedad. En el adviento las calles se adornan, los escaparates, las casas... todo invita a no pensar a dejarse embriagar por lo mundano y pasajero. Pero Jesús lleno del Espíritu Santo en su época grito con jubilo que Dios esta delante de ellos. Y hoy sigue estando delante de nosotros. En tiempos pasados los humildes esperaban su liberación y los ricos seguir en su estatus. Hoy nos toca decidir. Seguir siendo ciegos y dejarnos embriagar por lo mundano o abrir los ojos y descubrir que Jesús, el Hijo de Dios, está con nosotros.

    • ¿Soy capaz de abrir los ojos y descubrir que Jesús, el Hijo de Dios, ¿está conmigo?

     

     

    Nov 30

    “En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe”

    Evangelio del día

    Lectura del santo evangelio según san Mateo (8,5-11):

    Enbibliaicon1 aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole:«Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho». Le contestó: «Voy yo a curarlo». Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; a mi criado: "Haz esto", y lo hace». Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos».

     paloma

     

    Lcandlea verdadera fe lleva a la confianza total. Hoy el evangelio nos pone como debería ser. Imaginémoslo, un soldado Romano acude a Jesús por que sabe que lo va a sanar. Tiene plena confianza en Él. El por experiencia sabe que según en la posición de poder en la que esta recibe órdenes. Siguiendo esta lógica, el centurión pone a Jesús por encima. Lo reconoce como un hombre que tiene más poder. Damos un paso más, la salvación ya no solo es para el pueblo de Israel. También es para los paganos que se sentarán en el trono de Abraham, Isaac y Jacob en el Reino de los Cielos.

    Hay personas que no se sienten escuchadas por Dios. Experimentan sentimientos de vergüenza por los hechos que han realizado. Alégrense, Dios les esta esperando con los brazos abiertos. La salvación no es solo para los justos sino también para aquellos que quieren volver otra vez a casa. Dejen su vergüenza, el Altísimo las escucha y las espera. El tiempo de adviento es un momento propicio para retornar. La salvación vino para todos.

    • Si me siento con vergüenza, sin sentirme que no soy digno de ser escuchado por Dios ¿Estoy dispuesto acoger el abrazo que Dios me tiende?

     

    Nov 29

    Vivamos la presencia de Dios desde el presente.

    “Estén despiertos y vigilantes” con estas palabras Jesús nos invita a vivir en el presente. Aquí y ahora es cuando tenemos que tomar decisiones. Esas decisiones deben estar acompañadas de los valores del evangelio. El testimonio que demos en nuestra vida nos hace ser conscientes de la cercanía de Dios.

    Hay personas que no viven el presente. Están siempre pensando lo que va a suceder y piensan y sienten como si hubiera sucedido. Esto les crea angustia y temor.

    Dios nos invita a vivir el momento actual. Él es el eterno que se ha hecho hombre en un hoy, de ahí que Jesús nos llame a que estemos despiertos y vigilantes. En la conciencia del aquí y ahora es cuando surge nuestra historia de salvación.

    Estamos en tiempo de adviento. Tenemos que prepararnos. Ponernos a bien con nuestro presente y con Dios. El profeta Isaías nos invita a ver a Dios como un Padre. Un Padre que nos ha creado y nos ha moldeado como la arcilla. El no se olvida de nosotros, aunque nos alejemos de Él. Este tiempo es propicio para que vivamos el presente desde la presencia amorosa de Dios. Dedicar al día un momento para tener un encuentro en la oración y la contemplación con nuestro Creador. Nos hablara a nuestro corazón y lo ira moldeando para que nuestra vida viva en constante alerta y se convierta en una luz que por medio del testimonio cree en los demás las ganas de vivir “Despiertos y vigilantes”.

    Primer Domingo de adviento, estamos en camino. Sigamos vigilantes y de la mano de nuestro Padre Dios para disponer nuestra vida a la venida de Nuestro Señor Jesucristo.

    bibliaicon1

     

    Calendario

    January 2021
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    28 29 30 31 1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30 31

    Bienvenido

    Hasta pronto