Dic 22

    “—Como lo había prometido a “nuestros padres”— en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.”

    El evangelio de hoy

     

    Lectura del santo evangelio según san Lucas (1,46-56):

    bibliaicon1En aquel tiempo, María dijo:

    «Proclama mi alma la grandeza del Señor,

    “se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
    porque ha mirado la humildad de su esclava”.
    Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
    porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:
    “su nombre es santo,
    y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación”.
    Él hace proezas con su brazo:
    dispersa a los soberbios de corazón,
    “derriba del trono a los poderosos
    y enaltece a los humildes,
    a los hambrientos los colma de bienes
    y a los ricos los despide vacíos.
    Auxilia a Israel, su siervo,
    acordándose de la misericordia”
    —como lo había prometido a “nuestros padres”—
    en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».
    María se quedó con Isabel unos tres meses y volvió a su casa.

    Palabra del Señor

    paloma

    candleLa promesa de Dios se realiza en los humildes. Los valores terrenales son puestos en juicio: “derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos”. María se convierte en ejemplo del actuar de Dios. Su humildad y fe hacen que se obren maravillas.

    ¿En quien se fija Dios? Hoy tenemos la respuesta. Los poderosos y soberbios difícilmente podrán entrar en el Reino de los Cielos. Las generaciones hallan en María la llave. El tiempo que nos ha tocado vivir nos muestran otras llaves. Muchas de ellas falsas. El compararlas con el actuar de Dios en María es una manera de desecharlas de nuestra vida.

    • ¿Tengo a la Virgen María como ejemplo seguro de como vivir mi vida cristiana?
    Dic 21

    “Se llenó Isabel del Espíritu Santo y, levantando la voz exclamó: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!”

    El evangelio de hoy

     

    Lectura del santo evangelio según san Lucas (1,39-45):

    bibliaicon1En aquellos días, María se levantó y puso en camino de prisa hacia la montaña, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Aconteció que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y, levantando la voz exclamó: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Pues, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá». Palabra del Señor

    paloma

    El Espíritu Santo le hace exclamar a Isabel el gran regalo que Dios hace a la humanidad por medio de María. Reconoce en ella su gran fe y la fidelidad del altísimo. El Paráclito enciende el entendimiento para valorar y comprender la voluntad y la obra divina.

    Isabel movida por el Espíritu comprende los signos de los tiempos que están por venir. Hoy lo necesitamos también. Encontrar la presencia de Dios y su actuar. Debemos pedir su ayuda en la realidad que vivimos y dejarnos guiar. Isabel y María tenían la presencia del Espíritu y Dios podía actuar en Ellas. Hagamos lo mismo.

    • ¿Siento y pido la ya ayuda del Espíritu Santo?
    Dic 20

    María, portadora de la alianza.

    bibliaicon1Leer la Palabra de Dios.

     

     

    candleMaría se convirtió en la portadora de la alianza entre Dios y el hombre. En su afirmación “hágase en mi según tu palabra” se empieza a cumplir la promesa que leemos hoy en la primera lectura. La dinastía de David reinara eternamente. Pero hay una particularidad, el pueblo esperaba un nuevo mesías, un David, guerrero que les libraría de todas sus opresiones. El nuevo Rey viene sin espada, trayendo un reino que se instaura con sus palabras y acciones. San Pablo nos recuerda la importancia de que Dios se manifieste por medio de su Hijo. Lo que estaba mantenido en secreto sale a la luz y todas las naciones están llamadas a participar de este gran acontecimiento.

    Falta muy poco para la navidad. Otro año más celebraremos y recordaremos que Dios habita en nosotros. ¿Pero eso que implica? ¿Qué repercusión puede tener en nuestra vida? La respuesta dependerá de nosotros, como le sucedió a María en la cual vemos un verdadero ejemplo de confianza y humildad a la voluntad de Dios. Dos grandes cartas surgen en nuestro horizonte. Confianza y humildad, creer en la Buena Noticia y someterse a ella. Aceptar la buena noticia es conocer al Hijo de Dios por medio de su palabra. No se puede creer lo que no se conoce. De ahí que la contemplación sea esencial. Sin ella no es posible el encuentro con el Altísimo. En muchas meditaciones, reflexiones y libros llegan a la misma conclusión que no se puede ser feliz sin ella. Uno de los males de nuestro tiempo es el ritmo de vida tan acelerado y con tantas distracciones a nuestro alcance. Fue muy llamativo un post que visione donde en una imagen salía un niño Jesús y una pregunta con su respuesta: “¿Qué le pides estas navidades? silencio.” Si uno piensa cuanto tiempo esta sin distracciones llegara a la conclusión lo mucho que está ausente. Si queremos que en este tiempo repercuta la verdadera navidad en nuestra existencia deberemos tener esos momentos para descubrir y sentir la presencia de Dios que nos llevan a la segunda carta. Hacer la voluntad de Dios. Entramos en el campo de la práctica. En su biografía, Santa Teresa de Calcuta escribía que dedicaba más de tres horas diarias a la oración para luego poder trabajar. Sin la contemplación no puede haber verdadero actuar de Dios en nosotros. El motor y la fuerza del Espíritu Santo reside en la oración. Por lo tanto, oración y actuar van unidas. No se puede separar la una de la otra. Si una de ellas no esta la otra desaparece. Por ello cuando uno entra en su cuarto, cierra la puerta y ora a su Padre Dios se encendiende en el corazón él deseo.

    Último domingo de adviento. María se nos muestra como ejemplo de cómo Dios puede actuar y transformar la vida.

    Dic 19

    “Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías”

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Lucas (1,5-25):

    En los días de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote de nombre Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón, cuyo nombre era Isabel. Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada. Una vez que Zacarías oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según la costumbre de los sacerdotes, le tocó en suerte a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso. Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor. Pero el ángel le dijo: «No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría y gozo, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; estará lleno del Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos hijos de Israel al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, “para convertir los corazones de los padres hacía los hijos”, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto». Zacarías replicó al ángel: «¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada». Respondiendo el ángel, le dijo: «Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado para hablarte y comunicarte esta buena noticia. Pero te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento oportuno». El pueblo, que estaba aguardando a Zacarías, se sorprendía de que tardase tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el santuario. Él les hablaba por señas, porque seguía mudo. Al cumplirse los días de su servicio en el templo, volvió a casa. Días después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir de casa cinco meses, diciendo: «Esto es lo que ha hecho por mí el Señor, cuando se ha fijado en mi para quitar mi oprobio ante la gente».

    Palabra del Señor

    paloma

    candleA Dios le agradan las personas que son justas e intentan cumplir su voluntad. Se fija en Zacarias, sacerdote del templo, para que sea el padre del que preparara el camino al Señor. Una vez más se demuestra el poder de Dios, pues Zacarias e Isabel son de avanzada edad y recuerdan a Sara y Abrahán al engendrar a Jacob. El plan trazado por el altísimo sigue su curso. Pero a diferencia de Abrahán, Zacarias no cree las palabras del Ángel. Lo que propicia que se quede sin voz. Jesús fue muy crítico con los sacerdotes del templo y su falta de fe. Ello los llevaba a no ver la voluntad de Dios. Es de suponer que Zacarias tenía bien definido como sería el actuar de Dios y ahí su desconcierto y duda.

    Hay una tentación muy fuerte que tenemos todos. Encasillar a Dios y moldearlo según nuestro pensamiento. Esto lleva al fanatismo y por ende a una religiosidad pobre. Pero Dios esta por encima de nuestro entendimiento y pensamiento. En Zacarias vemos como el actuar de Dios no es como el pensar del hombre. Nos pone una condición fundamental confiar plenamente en Él.

    • ¿En quién confió? ¿Qué dudas tengo de Dios?
    Dic 18

    «Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”».

    El evangelio de hoy

    Lectura del santo evangelio según san Mateo (1,18-24):

    bibliaicon1La generación de Jesucristo fue de esta manera:
    María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por medio del profeta: «Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”». Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.

    Palabra del Señor

    paloma

    candleJosé tiene dudas y piensa repudiar a su mujer. Su buen corazón hace no cometer lo que estaba mandado por la ley de Moisés: Lapidar púbicamente a su mujer. La intervención de Dios propicia a que sepa la verdad y acoja a María. El plan de Dios sigue su curso. En la acogida de José y María hace que el hijo de Dios se encarne.

    Nos acercamos al gran acontecimiento. Se nos presenta hoy a José con dudas, solo la intervención de Dios hace que se disipen. Nosotros a veces nos sentimos igual. Necesitamos también la ayuda de Dios. Y parte de saber escuchar su voz. José la descubrió en un sueño y supo obedecer. Él se manifiesta de muchas maneras en cada uno de nosotros: Por medio de la Palabra, oración, consejo de un amigo... misión nuestra es hacer su voluntad como la hizo José y con ello que el plan de salvación siga su curso.

    • En la palabra, la oración, en los amigos... ¿Veo la presencia de Dios y su voluntad? ¿Soy capaz de cumplirla?

    Calendario

    January 2021
    Mo Tu We Th Fr Sa Su
    28 29 30 31 1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30 31

    Bienvenido

    Hasta pronto