Santa Rita de Casia

     

    La vida de Santa Rita de Casia

    Antonio y Amanda eran muy queridos en el pequeño pueblo italiano de Roccaporena. El carácter tranquilo y amigable les hacía ser reconciliadores ante los conflictos de sus vecinos. Eran muy piadosos y todas las noches pedían un hijo a Dios, pues se estaban haciendo mayores. Dios oyó sus plegarias y les concedió una niña.


    Rita nació el 22 de mayo del año 1831. Desde muy pequeña empezó a disfrutar de la naturaleza. Sus padres cristianos le enseñan que Dios es el creador de tanta hermosura. La contemplación la acompañara a lo largo de su vida.


    Los años los va pasando en compañía de sus padres: Asisten a misa, a los sermones de los frailes agustinos y al monasterio de las monjas agustinas del monasterio de Santa Magdalena de Casia. El ejemplo tanto de los frailes como de las monjas hacen que se le inflame el corazón de devoción y práctica por las buenas obras. Siente deseos de seguir la misma vida que las monjas.


    Sus padres tienen otros planes. Le piden que se case con un joven, perteneciente a una familia acomodada, llamado Fernando Pablo. Rita que ha aprendido a obedecer acepta y se casa. Los años de casada no son fáciles. Su marido es violento y la maltrata. Ella ante el maltrato reza por que su marido cambie y ante la violencia pone el amor.


    La familia crece con su primer hijo. El ejemplo de amor y cariño de Rita, la llegada del niño hace que su marido reflexione y cambie. Con su segundo hijo la familia consolida sus lazos y viven momentos de felicidad. Pero la vida pasada de violencia de Fernando Pablo, los conflictos políticos entre familias desencadenan en su asesinato. Rita en vez de pedir venganza, perdona a sus asesinos. Sus hijos, en cambio, piden venganza. Ella ora a Dios por que sus hijos cambien. La enfermedad se lleva a sus hijos.


    Rita siente deseos de entrar al convento de las Agustinas. La madre superiora le dice que no esta preparada. Ella ora a Dios y le pide que quiere consagrarse. Rita al final es admitida en el convento. Los siguientes años hasta su muerte son de oración, convivencia cordial con las hermanas y de obras de caridad. La felicidad que ella realiza hace que se expanda y coja fama de santidad. Fallece el 22 de mayo de 1457 en olor de santidad.