Llamados a una nueva vida.

    Jesús nos invita a vivir desde la condición de hijos de Dios.