“Se oyó una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto.»” - Bautismo del Señor -

    bibliaicon1

     Leer la palabra de Dios.

     

    navidad

    Jesús es el camino, la verdad y la vida. En el se cumplen todas las promesas. Quien pone su vida en sus enseñanzas y las pone en práctica halla la luz que necesita para su vida. Para ello se necesita la conversión. Mostrar un verdadero arrepentimiento. El sacramento del Bautismo es el comienzo del camino.

    Hoy recordamos el Bautismo de Jesús. Dios se manifiesta en Él. Para los cristianos esta fiesta nos debe recordar que nuestro cambio debe partir de la voluntad de Dios: “Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto”. Escuchar a su hijo. El poder de su palabra nos lo enseña en la parábola del sembrador. La palabra es la semilla que se siembra en cada corazón. Pero como toda semilla se necesita unas condiciones para que crezca y florezca. En ese proceso dependerá mucho del lazo que se tenga con el origen. Y esto es muy importante. Como la raíz busca el agua y los nutrientes, así debe ser nuestra vida cristiana con la Palabra de Dios.

    El Sacramento del Bautismo es el soporte que nos ayuda a vivir dicha vida. En el se recibe la gracia de Dios, pero también el formar parte de una comunidad. En la parroquia uno encuentra el mejor espacio para vivir la conversión. La ayuda de la comunidad a los padres para que sus hijos crezcan en la fe, el compartir la cena del Señor todos los domingos, los distinto grupos...

    Hoy se nos invita a recordar nuestro bautismo. Entrar en el camino de la verdadera conversión que se sustenta en la Palabra del Señor Jesús sabiendo que se forma parte de una comunidad en la que se vive una fe sincera y llena de la gracia de Dios.