Perdonar – XIV domingo de tiempo ordinario -ciclo A

    bibliaicon1Leer la palabra de Dios

     

    “Recuerda los mandamientos”. El recuerdo tiene que ver con la experiencia. Ella nos enseña el camino seguro por el que andar. Las lecturas nos rememoran como vive el pecador que no es capaz de perdonar. El furor y la cólera son sus acciones. Su destino la condenación.

    Jesús nos dice que se puede vivir de otra manera. Nuestros instintos nos llevan a escoger siempre el camino fácil. Pero, podemos decidir lo bueno. Hacer lo correcto. El perdón tiene una dirección de ida y de vuelta. Cuando perdonamos somos perdonados. Como tratemos al prójimo así seremos tratados en el cielo.

    No es fácil el camino del perdón. Uno que no ha perdonado nunca será capaz de darlo. Pero ¿Quién no ha perdonado alguna vez o ha sentido su fuerza? Uno de sus frutos es el sentirse libres y en paz. Lo contrario, el rencor que es como la enfermedad que se va apoderando del cuerpo hasta destruirlo. Cuando a uno le lastiman la ira surge en su interior, se apodera de él y pierde la armonía.

    El recuerdo de lo correcto y lo bueno es la mejor medicina. La memoria impresa del evangelio en las acciones hace que uno reviva el poder de la redención. Santa Rita de Casia vivió en una época donde las familias luchaban por su hegemonía en la Italia del siglo XIV. Estos enfrentamientos terminaban en violencias que tenían que ser respondidas. En estos acontecimientos perdió a su marido. Como cabía de esperar había que responder con la misma moneda. Ella pone la otra mejilla. Perdona a los asesinos e incluso reza por que sus hijos no busquen la venganza. Su cercanía y vivencia de Dios la hacen experimentar un amor tan intenso que se ve reflejado en sus acciones.

    Vivamos esta semana y siempre para el Señor. Escojamos lo bueno desde el recuerdo impreso del evangelio a fuego en nuestro corazón. Perdonemos siempre, sabiendo que nosotros somos también perdonados por Dios. Feliz semana.