Necesidad

     

    bibliaicon1 Leer la palabra de Dios.

     

    Tengo hambre, sed, frio... me siento enfermo, triste, depresivo... NECESIDAD. Los hombres somos seres que siempre necesitamos. ¿quién puede satisfacernos? Y esta es la pregunta que nos hacen las lecturas de este domingo. Primero Dios se fija en nuestras carencias y entabla un dialogo. El AMOR que nos profesa hace que satisfaga nuestra pobreza y por último nos restaure. De ahí que el apóstol Pablo exprese que nadie nos podrá separar del amor de Dios.

    Ahora vallamos a la cotidianidad de nuestras vidas. Dentro de nosotros somos como un mar en calma pero que en sus profundidades esta revuelto por las corrientes submarinas. Estamos llenos de pensamientos positivos y negativos, de instintos satisfechos e insatisfechos, de sentimientos tristes y alegres. Como lidiemos con lo escrito depende mucho nuestra estabilidad emocional y física. El evangelio nos dice que Jesús siente lastima y compasión. Con su actuar solventa la precariedad de los que la necesitan. El ejemplo que da abre el camino del Reino de los Cielos. Aprendemos una lección bien valiosa, en la medida que practiquemos con el prójimo lo que la buena noticia más cerca estaremos de Dios.

    Esta proximidad nos lleva a sentir que no estamos solos y por tanto tener las fuerzas necesarias para afrontar las contrariedades de la vida con armonía.

    ¿Quién nos separar del amor de Dios? ¿Quién nos quitara la estabilidad física y emocional? Todo lo podemos en Cristo Jesús. Que este domingo vivamos desde la tranquilidad de sentirnos amados y satisfechos por Dios.