El espíritu y la fragilidad.

    bibliaicon1 

     Meditar la palabra de Dios.

    En la biblia se ensalza a los personajes que practican la humidad. Ella esta unida a la figura de Dios. El hombre descubre su indigencia ante la divinidad. Esta carencia hace que uno descubra la fragilidad de la vida y el deseo de una duradera seguridad. Jesús conocía muy bien las necesidades de las personas. Veía con los ojos de la misericordia el sufrimiento de los demás. En el dolor encontró como los corazones de las personas necesitaban sentirse amadas. En este domingo nos invita hacer lo mismo. Para ello San Pablo nos enseña en su carta que debemos vivir desde el espíritu y no desde las pasiones. La vida en el espíritu es parte de la necesidad y la fragilidad de que llevamos nuestra fe en “vasijas de barro”. La conciencia de nuestra debilidad nos hace estar preparados para entrar en el camino de Dios. Y en esta senda el prójimo sale a nuestro encuentro. En el uno encuentra como nos necesitamos y lo valioso que somos delante Dios.

    Para la reflexión:

    • ¿Soy consciente del dolor de los demás? ¿Cuál es mi postura?
    • El encuentro con el prójimo ¿Es desde el camino del espíritu o de las pasiones?