Tomar la cruz

      bibliaicon1Leer las lecturas del domingo. Haz clic aquí.

     

    ¿Cómo podemos recibir a Dios en nuestras vidas? Este domingo podríamos comenzar la reflexión con esta pregunta. Durante estos meses hemos vivido momentos muy difíciles. Tiempo donde ha surgido el miedo, la incertidumbre, la enfermedad, el dolor e incluso la perdida de algún ser querido. Jesús nos llama a que en estos acontecimientos de nuestra vida tomemos nuestra cruz y le sigamos.

    El cristiano en el bautismo hace un compromiso de por vida con Dios. La responsabilidad de vivir una vida acorde a ello se debería fundamentar primeramente en la familia. Si analizamos la situación de las familias nos encontramos con la triste realidad que muchas de ellas celebran el sacramento por un compromiso social. Esto hace que la parroquia se convierta en un espacio vital por medio de sus actividades pastorales y sacramentales. En ellas la persona puede tomar conciencia de su compromiso de seguimiento.

    Tomar la cruz implica entrar en la dimensión de la caridad fraterna. En ella el hombre experimenta los valores del reino de Dios. San Pablo en la segunda lectura nos recuerda que compartir la muerte de Cristo es morir para el pecado y vivir para Dios. Este vivir nos debe llevar a reflexionar nuestras acciones. Cambiar aquellas que nos alejan de Dios y del prójimo.

    La vida está llena de decisiones. En ellas nos moldeamos para el bien o para el mal. Hoy Domingo Jesús nos invita a tomar su cruz. Elegir los valores del evangelio. La implicación de la decisión es elegir a Dios y con ello la verdadera vida. La parroquia se convierte en un espacio propicio para ello. Tomemos la decisión correcta.