La autoridad viene de Dios y de la fidelidad a su palabra.

“Jesús enseñaba con autoridad” nos dice el evangelio. La seguridad de las palabras que salen de su boca están acordes con su estilo de vida y ellas vienen directamente de Dios. Domingo IV del Tiempo Ordinario. Ciclo b.

5 vistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 − nueve =