Silencio

* Para encontrarse con Dios es necesario el silencio. (In Ioan. 17)